Actualidad

El Parlamento Europeo aprueba una neutralidad de la red vaga e indefinida

 

Las normas introducidas incorporan agujeros legales que permitirán ofrecer conexiones a Internet con acceso a distinta velocidad dependiendo del contenido

La exministra Pilar del Castillo, miembro del Partido Popular Europeo, ha sido responsable de las negociaciones sobre el Reglamento del Mercado Único de las Telecomunicaciones. Foto: Parlamento Europeo
27
OCT 2015

Europa tendrá finalmente una serie de reglas que servirán para armonizar el mercado de las telecomunicaciones, pero los resultados de esta nueva legislación podrían ser impredecibles. Finalmente el Parlamento Europeo ha dado por bueno el nuevo paquete de telecomunicaciones negociado junto al Consejo Europeo, un documento que ha despertado importantes reticencias al ser aprobado sin ninguna enmienda que ayude a aclarar sus múltiples imprecisiones.

El texto posibilita que los operadores disminuyan la velocidad del tráfico de sus redes no solo durante momentos de sobrecarga

El texto, que fue acordado el pasado 30 de junio, fija también el fin del roaming en la Unión Europea. A partir del día 15 de junio de 2017, los consumidores europeos podrán llamar a cualquier país de la Unión sin incurrir en sobrecostes, evitando así los sustos que más de un ciudadano se ha llevado a fin de mes tras regresar de las vacaciones o un largo viaje de trabajo.

La supresión del roaming tiene sin embargo matices, puesto que la nueva legislación no contempla la posibilidad de firmar un contrato más económico en el extranjero para su uso permanente en otro país, y los operadores podrán cobrar más a los usuarios una vez que sobrepasen el "uso justo" establecido.

Todos los bits son iguales, pero unos más que otros

La polémica por la neutralidad de la red es larga y compleja. La definición de tan singular concepto explica que todo el tráfico de una red es igual, y por tanto los proveedores de servicios no pueden bloquear o reducir la velocidad de determinadas páginas, contenidos o servicios de Internet de forma arbitraria.

Una pobre labor de redacción deja abierta la puerta a la manipulación arbitraria de las telecomunicaciones

Explicado de forma más sencilla, en un país con neutralidad en la red una operadora no podría bloquear o ralentizar el acceso a YouTube para favorecer su propia plataforma digital ni poner trabas a tecnologías alternativas como WhatsApp o Skype.

Las normas adoptadas por la Unión Europea con la aprobación del acuerdo alcanzado en junio intentan evitar este tipo de situaciones. A pesar de que el espíritu de la ley era positivo, la vaguedad del texto presentaba una serie de lagunas que algunos partidos han intentado resolver. El Parlamento Europeo, sin embargo, ha votado hoy en contra de todas las enmiendas presentadas, aprobando el documento en su estado original.

Como resultado, la indefinición del texto deja vía libre a determinados comportamientos que podrían ser dañinos para los usuarios y las pequeñas empresas.

Más trabas en potencia para el cifrado y el P2P

Más concretamente, la legislación adoptada permite la creación de carriles de alta velocidad para garantizar el buen rendimiento de "servicios especializados". De esta forma, tecnologías emergentes como las plataformas de conducción automatizada y de telemedicina podrían disfrutar de una calidad de funcionamiento adecuada, pero la falta de definición podría permitir a los operadores introducir otros servicios bajo esta categoría para priorizarlos frente a otros.

Puesto que es imposible analizar el contenido de las comunicaciones cifradas, se teme que los operadores puedan reducir automáticamente su velocidad

Igualmente, el texto hace posible que los operadores disminuyan la velocidad del tráfico de sus redes de forma discriminatoria no solo en momentos de sobrecarga, sino cuando prevean que así lo precisa la estabilidad de su infraestructura. De esta forma, un operador podría establecer limitaciones selectivas al tráfico de aplicaciones P2P como BitTorrent, que consumen un gran ancho de banda.

La discriminación de tráfico es también un tema candente por motivos de seguridad. Puesto que es imposible analizar el contenido de las comunicaciones cifradas para clasificarlas, se teme que los operadores puedan reducir automáticamente la velocidad de cualquier tipo de dato cifrado. Esta misma característica podría poner en peligro las comunicaciones mediante redes privadas virtuales o VPN, comunes en numerosas empresas.

Armoniza, pero no dicta

El Organismo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas (ORECE) deberá ahora clarificar algunos términos y crear los marcos de referencia para la aplicación de la ley en cada país. Como es el caso en este tipo de medidas armonizadoras, los estados miembros de la Unión Europea podrán crear leyes propias ajustadas a las necesidades y circunstancias locales, por lo que es difícil predecir el resultado final del documento aprobado hoy.

Estados como Eslovenia, Finlandia y los Países Bajos, que ya poseen leyes muy estrictas para regular la neutralidad en la red, deberán reformar sus normativas para amoldarlas a la aprobada por el Parlamento, considerablemente más laxa de cara a los proveedores de acceso a Internet.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar