• Apple iPad: análisis
  • Panasonic Lumix DMC-FZ100: toma de contacto y muestras
Prueba de producto
CAMBIAR ALGO PARA QUE NADA CAMBIE

Panasonic Lumix DMC-LX5: toma de contacto

 
21
JUL 2010
Iker Morán   |  Estocolmo / Barcelona

Tanto se ha hablado de ella antes incluso de existir -y de que se filtraran todos sus datos- que ya parece una vieja conocida. La Lumix DMC-LX5 ha visto por fin la luz tras meses de rumores y alguna filtración de última hora, y después de que su predecesora, la LX3, haya sido una referencia en el segmento de las compactas durante los dos últimos años. Con sutiles novedades pero la misma filosofía, centrada en un angular luminoso y un sensor que prima la calidad sobre la resolución, llega el momento de colocar esta LX5 bajo la lupa y comprobar si será capaz de elevar -o al menos mantener- el listón de su predecesora.

Posiblemente nadie en Panasonic imaginaba hace dos años que una cámara de 500 euros como la Lumix DMC-LX3 iba a tener la excelente acogida que durante este tiempo ha recolectado. Pero cuando el éxito llega de forma un tanto inesperada, lo difícil es mantenerlo.

Ésa es la misión de la ya oficial Lumix DMC-LX5, que tendrá que enfrentarse al duro reto de mantener las elevadas expectativas que muchos han depositado en ella como heredera de una de las mejores compactas de los últimos años.

Aunque hace menos de un par de meses andábamos tras su pista por tierras niponas, finalmente fue a principios de julio en Estocolmo cuando Panasonic desveló por adelantado sus nuevos modelos a la prensa técnica europea.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Durante unas horas pudimos trastear con la recién nacida LX5, descubrir al detalle sus novedades e incluso compararla con una LX3 que, precavidamente, nos habíamos llevado de viaje. El resultado es una libreta repleta de anotaciones y unas decenas de fotos y vídeos que, desgraciadamente, no estamos autorizados a publicar.

Por ahora, habrá que conformarse con la parte más literaria de este primer encuentro y con algunas imágenes a baja resolución para ir abriendo boca.

Parecidos más que razonables
¿Qué cambiar en una cámara que ha demostrado funcionar estupendamente -dentro de sus límites, claro- y que responde a un tipo de usuario que anda buscando una compacta de calidad?

Ésa es la pregunta del millón. Una pregunta que posiblemente habrá costado más de una noche de desvelo a los ingenieros de Panasonic. Retoques sutiles, pequeñas mejoras... pero sin salirse jamás de los parámetros de la LX3. Basta con echar un vistazo a la LX5 y sujetarla con las manos para comprobar que ése ha sido el lema a la hora concebir la nueva versión.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El diseño de la nueva LX5 es muy similar al de su predecesora, la LX3, situada aquí a la derecha.

Casi idénticas en diseño, líneas y tamaño, si nos fijamos con detalle descubriremos algún cambio en la LX5 que pretende mejorar el manejo de la cámara. Y como hemos podido comprobar, lo consigue en algunos puntos.

Empezamos por la rueda de control trasera, el mando que más echábamos de menos en la LX3 y que ahora asume el papel del anterior joystick. No es sólo una cuestión estética, que también, sino que al trabajar con los modos manuales esta rueda resulta mucho más práctica gracias -entre otras cosas- a su pulsador integrado, que permite pasar rápidamente del control del diafragma a la velocidad de obturación.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero no todo son flores para este nuevo mando: la rueda es demasiado pequeña y dura en su giro y pulsación, y está tan hundida en el cuerpo que no resulta precisamente cómoda de accionar.

Es interesante la aparición de nuevos accesos directos, en lugar de integrarlos todos en el clásico menú rápido ("Q.Menu") de Panasonic. Así, el parámetro de la sensibilidad cuenta ahora con su propio botón.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También ha pasado a mejor vida otra de las manías de Panasonic que menos nos gusta: el interruptor para alternar entre la toma de fotos y su revisión. Con un botón normal y corriente como el de la LX5 ya nos apañamos.

El resto de cambios no afectan tanto al día a día con la cámara, pero también merecen ser mencionados. Por ejemplo, en el interruptor integrado en la parte superior del barril de la óptica aparece un nuevo formato cuadrado de imagen (1:1) que se suma a los ya existentes en la LX3 (4:3, 3:3 y el panorámico 16:9).

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Desgraciadamente, Panasonic ha optado por seguir su propia senda en lugar de homenajear el anillo de control usado por Canon en su PowerShot S90, y que ha demostrado ser una de las soluciones más cómodas y prácticas para este tipo de compactas avanzadas. Una pena teniendo en cuenta que hay espacio de sobra en el citado barril del objetivo.

Hablando de homenajes, la posibilidad de usar un visor electrónico externo que ya abanderaba hace tiempo la Ricoh GX100llega ahora a esta saga con una LX5 que dispone de un puerto para conectar el mismo visor que emplea la Lumix DMC-GF1.

Menos suerte ha habido con el sistema de tapa rápida para la óptica que emplean -opcionalmente- estas Ricoh. En su lugar, la LX5 opta por el mismo e incómodo sistema que ya tenía su predecesora: una tapa externa y un cordel para no perderla.
Un poco más de zoom
Pero si hubiera que citar un solo cambio en esta LX5, sin duda el zoom acapararía todas la miradas. Entre otras cosas, porque la óptica Leica incorporada, con un angular de 24 milímetros y un diafragma de f2, es uno de los pilares de su predecesora.

Afortunadamente, este extremo no se ha tocado, pero sí se ha alargado un poco el alcance del zoom. De 2,5 aumentos se pasa ahora a 3,8 aumentos. Dicho de otro modo: de los escasos 60 milímetros de antes pasamos a unos más interesantes 90 milímetros. A cambio hay que renunciar al f2-2.8 de antes y sustituirlo por un f2-3.3.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La estructura de este Leica DC Vario-Summicron está formada por 10 elementos en 5 grupos e incluye 3 lentes asféricas. Con ello, Panasonic promete un aumento en la resolución de la óptica y un rendimiento mejorado en las esquinas.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sección trasnversal de la óptica de la LX5.

Externamente, el grosor de la nueva óptica es algo mayor, pero la longitud de sus dos segmentos incluso parece un poco recortada respecto a la LX3. El sistema de estabilización óptica también ha cambiado con la llegada del sistema Power O.I.S., que al menos en otros modelos ha demostrado una eficacia en torno a los 4 pasos respecto a la velocidad de disparo habitual.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La LX5 (sostenida en ambas imágenes con la mano derecha) junto a la LX3.

A falta de tener imágenes tomadas con un modelo de producción definitivo para poderlas analizar, la primera impresión es que la LX5 sigue la senda de su predecesora en cuanto a control -o corrección- de la distorsión y las aberraciones cromáticas. Ambas cuestiones están aquí muy bien resueltas.

Colocada junto a una LX3, no hemos podido apreciar diferencias en lo que respecta a la velocidad de encendido, la respuesta del zoom ni la agilidad del enfoque automático, tanto en escenas con luz de día como forzando un poco más la situación.

Un detalle que sí merece la pena destacar es la aparición de la función "resolución inteligente", y junto a ésta, del "zoom inteligente". Se trata de un sistema de optimización de la imagen que aplica un procesamiento diferente a las diferentes zonas y texturas de la fotografía para -en teoría- mejorar los resultados.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Una rápida prueba del alcance del nuevo zoom de 3,8 aumentos de la LX5 realizada hace semanas en Estocolmo con una cámara de preproducción. Las imágenes han sido redimensionadas y se publican con un fin puramente ilustrativo. Haz clic en la imagen para verla a mayor tamaño.

Lo que nos importa ahora es que gracias a este pequeño truco el zoom se amplía hasta los 120 milímetros. Efectivamente, no se trata de un zoom óptico real, sino de una especie de versión mejorada del horrible zoom digital al que nos tienen acostumbradas las firmas del sector. La Lumix DMC-TZ10, por ejemplo, ya lo incorpora, y los resultados son bastante decentes.

Aún es pronto -insistimos- para sacar conclusiones, pero por lo que estamos observando en las imágenes de muestra que nos hemos traído de Estocolmo, el uso de esta función no parece conllevar una gran pérdida de calidad, por lo que puede resultar interesante si esos 90 milímetros se nos quedan pequeños.

10 megapíxeles reestructurados
El sensor es el segundo de los pilares de esta sutil renovación y el mejor ejemplo de que Panasonic no ha querido arriesgarse demasiado. Se mantienen la comedida resolución de 10 megapíxeles -lo celebramos- y un CCD relativamente grande de 1/1,63 de pulgada que permite usar fotocélulas de 2,05 micrones.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque sobre el papel todo es idéntico, los datos oficiales hablan de una nueva versión optimizada para mejorar los resultados en cuanto a rango dinámico y control del ruido. Para ello, la firma ha optado por remodelar ligeramente la estructura del captor y -sin entrar en grandes tecnicismos- ampliar la capacidad de carga vinculada a cada uno de los fotodiodos. Se supone que ahora será posible registrar una mayor cantidad de información con todas las ventajas que de ello deberían derivarse.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Gráficos con la nueva estructura del CCD de 10 megapíxeles mostrados por Panasonic durante la presentación de la cámara ante la prensa europea, realizada hace varias semanas en Suecia.

La teoría habla de una mejora del 30% respecto a la versión anterior, pero, como siempre, hasta no poder contrastar resultados habrá que activar el modo escéptico. En cualquier caso, la LX5 se atreve ahora con ajustes de sensibilidad calibrados entre 80 y 3.200 ISO y sendos valores forzados de 6.400 y 12.8000 ISO que obligan a reducir la resolución y cuyos resultados -al menos los que hemos podido ver- no invitan a usarlos muy a menudo.

Pero, ¿se nota algún cambio con respecto a la LX3? Toca esperar para pronunciarse en voz alta, pero según las pruebas preliminares realizadas con un modelo de preproducción (firmware 0.2), la LX5 se defiende un poco mejor que su predecesora con sensibilidades altas, aunque también hemos percibido una procesamiento algo más duro de las imágenes.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Imágenes tomadas a 1600 ISO con la LX3 (izquierda) y un modelo de preproducción de la LX5 (derecha). Fotografías redimensionadas y publicadas con un fin meramente ilustrativo. Haz clic en la imagen para verla a un mayor tamaño.

Comparando una foto a 1.600 ISO tomada con la LX3 y con el nuevo modelo, se aprecia con bastante claridad -incluso en estas imágenes reducidas que publicamos con fines meramente ilustrativos- cómo el ruido cromático está mejor controlado. Algo que nos hace pensar que las promesas de Panasonic de un 800 ISO perfectamente utilizable no andarán muy desencaminadas a la hora de la verdad.

Vídeo HD potenciado
Aunque la vertiente puramente fotográfica de la LX3 a veces nos hace olvidarlo, este modelo ya ofrecía grabación de secuencias de vídeo de 1280 x 720 puntos. La nueva LX5 retoma esta función, pero le añade interesantes complementos: códec AVCHD en su versión Lite, botón propio para iniciar la grabación y controles manuales para el vídeo.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si bien estamos convencidos de que el vídeo no será en ningún caso el argumento de compra principal de esta LX5, bienvenidas sean todas las prestaciones que lo mejoren.

Veremos qué tal se comporta la LX5 en este terreno del vídeo, pero más allá de las mejoras en escenas oscuras que pueda ofrecer su sensor, después de probar unas cuantas Lumix con similares prestaciones de vídeo no cabe esperar grandes sorpresas.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Por ahora, hemos podido comprobar que el inicio de la grabación de las secuencias de vídeo tiene un ligero retardo de un par de segundos desde que pulsamos el botón. Tampoco las ráfagas fotográficas son el punto fuerte de este modelo, y de hecho, no hemos sido capaces de apreciar ningún cambio respecto a la LX3 en este terreno.
¿Todos contentos?
Objetivo algo más largo, sensor mejorado, ligeros retoques en el diseño para pulir algún detalle y vídeo HD potenciado. Sobre estas cuatro patas se sostiene la nueva LX5, aunque no cabe ninguna duda de que el pilar básico de esta compacta será el éxito de su predecesora.

Un éxito que, lógicamente, despierta muchas expectativas y pone muy alto el listón de esta renovación. Pero a la vista queda que se trata de un relevo de perfil bajo, con menos novedades de las que seguramente algunos hubieran deseado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Lumix DMC-LX5 junto a la que será una de sus principales competidoras, la Canon PowerShot S90.

Mientras esperamos impacientes a que la primera LX5 operativa llegue a QUESABESDE.COM, ¿qué más se le podía añadir a la LX3? Evidentemente, un sensor mágico que borde los 3.2000 ISO. Pero todos sabemos que en este segmento y con estos tamaños los milagros no existen.

En su lugar, Panasonic ha optado por no salirse de una senda que ha demostrado funcionar. La LX5 se presenta, por tanto, con suficientes retoques como para poder presumir de flamante relevo, pero retoques de una sutileza tal que posiblemente quienes se compraron ayer una LX3 no estarán arrepentidos por haberse precipitado.

Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero está claro que las cosas han cambiado en estos dos años y que la competencia ya se ha subido al tren pilotado por la LX3, comenzando por la citada S90 de Canon o -apuntando más alto- la Canon PowerShot G11, a la que esta LX5 quiere retar sin complejos. Así mismo nos lo dijeron los responsables de Panasonic en Estocolmo.

Y seguro que no son Panasonic y Canon las únicas compañías que incluyen este tipo de compactas de gama alta entre sus planes a corto y medio plazo. La Lumix DMC-LX5 tendrá que demostrar que no vive sólo de las rentas de su predecesora.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar