• Samsung NX1: primeras impresiones y muestras
  • Canon PowerShot G7 X: primeras impresiones
Prueba de producto
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Panasonic Lumix LX100: primeras impresiones y muestras

20
18
SEP 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez   |  Colonia

Llevábamos años esperando una compacta así. O mejor dicho: hacía mucho que nos preguntábamos por qué ni Olympus ni Panasonic se habían atrevido todavía a concebir una cámara de óptica integrada con un sensor Micro Cuatro Tercios. Al final ha sido la segunda la que se ha animado con la nueva Lumix DMC-LX100, que se ha convertido en una de las estrellas de esta edición de Photokina.

Suena a tópico repetido una docena de veces a lo largo de esta intensa semana, pero lo cierto es que sus prestaciones y su filosofía convencen a primera vista. O tal vez sea que llevábamos tiempo esperando algo así y que las LX anteriores (véase por ejemplo la Lumix DMC-LX7), pese a ser una gran opción, ya se nos habían quedado pequeñas.

Con Sony pegando fuerte con sus Cyber-shot DSC-RX con sensor de una pulgada y ahora la Canon PowerShot G7 X en esa misma línea, la LX100 llega justo a tiempo para recuperar el terreno perdido y volver a ser –o al menos intentarlo- un referente entre las compactas de gama alta.

Sensor y óptica

Y es que estamos ante uno de esos movimientos lógicos dentro de la evolución del mercado, que apuesta cada vez más por sensores más grandes que proporcionan una calidad de imagen mayor sin sacrificar demasiado el tamaño del conjunto. Ahí está la clave de la LX100, que aunque crece, no se convierte en una cámara enorme de esas que puede dar un poco de pereza llevar siempre encima.

panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hacía mucho que nos preguntábamos por qué ni Olympus ni Panasonic se atrevían a concebir una cámara compacta con sensor Micro Cuatro Tercios

Según nos explican los ingenieros de Panasonic, la clave está en la óptica y en la nueva tecnología usada para miniaturizar un zoom que, de usar el mismo planteamiento que la anteriormente mencionada LX7, convertiría esta cámara en un modelo enorme. Y es que no hay que perder de vista que un sensor más grande implica una óptica más grande que sea capaz de llenar esa superficie.

Teniendo en cuenta que el CMOS de la LX100 es cinco veces mayor que el de la LX7, está claro que el tamaño de la óptica ha sido clave para conseguir que un modelo así sea posible.

Muestras: 12 MP
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-LX100 de preproducción

El zoom es moderado (equivalente a 24-75 milímetros), pero su luminosidad (f1.7-2.8) es bastante sorprendente si tenemos en cuenta el considerable tamaño del sensor y las comedidas dimensiones de la cámara. A fin de cuentas, se trata de buscar un equilibrio entre estos componentes, y a la vista está que se ha conseguido.

Hablando del sensor, desde Panasonic nos confirman que se trata del mismo que usa la Lumix DMC-GX7 y otras cámaras como la también nueva Lumix DMC-GM5. En este caso, eso sí, de los 16 megapíxeles solo se aprovechan 12 millones de puntos para ofrecer diferentes formatos de imagen: 3:2, 4:3, 16:9 y 1:1.

Diseño clásico

A las interesantes especificaciones de la LX100 hay que sumar un diseño que, en línea con las LX, apunta a los fotógrafos avanzados. El anillo para la apertura del diafragma y la rueda de velocidades son detalles de esos que dan clase a una cámara, aunque es posible que la falta de un dial de modos descoloque un poco a más de un usuario.

Además de los diferentes accesos directos en la zona trasera, la fórmula se remata con un anillo frontal cuyas funciones se pueden configurar. Dicho de otro modo: tras unos minutos con la LX100 entre las manos, pocas quejas podemos tener sobre su diseño y ergonomía.

panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La LX100 encuentra el necesario equilibrio entre tamaño del sensor, luminosidad de la óptica y dimensiones del conjunto

En realidad, solo un par: se echan en falta una pantalla táctil a la hora de elegir un punto de enfoque de forma rápida y un filtro de densidad neutra. La ausencia de este último componente hace que las posibilidades de usar la máxima apertura de f1.7 para desenfocar el fondo se reduzcan en escenas de día.

También es verdad que, si la velocidad de obturación de 1/4.000 segundos se nos queda corta en estos casos, siempre se puede recurrir al obturador electrónico para llegar a nada menos que 1/16.000 de segundo. Además, el disparo con este mecanismo activado es totalmente silencioso, aunque es cierto que el obturador central (leaf shutter) proporciona en general un sonido mucho más suave que un obturador de cortinilla.

panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle que hemos descubierto en esta breve convivencia con la LX100 y que nos ha gustado: ahora los filtros de imagen –que incluso disponen de un botón propio- se pueden combinar con los modos de trabajo manuales.

El visor electrónico integrado, por su parte, presume de un tamaño decente y eleva aún más el listón de esta compacta. Cuenta con una resolución de más de 2,7 millones de puntos y un sensor automático para activarlo cuando acercamos el ojo.

La LX100 es rápida en general, tanto en lo tocante al sistema de enfoque como a su puesta en marcha o el disparo en ráfaga (hasta 11 fotos por segundo y 6,5 con el enfoque de seguimiento activado). El vídeo 4K completa una carta de presentación de lujo a la que solo faltaría añadir una conexión para micrófonos externos -no se puede tener todo- para completar un producto redondo.

panasonic lumix dmc-lx100
Panasonic Lumix DMC-LX100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
900 euros

Estamos ante una compacta prometedora y que se perfila como esa opción de bolsillo –o casi de bolsillo- perfecta para los que quieran la mayor calidad de imagen y prestaciones avanzadas sin ir muy cargados.

Habrá que probarla con más tiempo para emitir cualquier veredicto, pero todo hace pensar que la receta propuesta por Panasonic funcionará. Eso sí, no es una receta barata, pues esta Lumix costará nada menos que 900 euros. Un precio elevado para una compacta y algo más alto que el de sus principales competidoras (Sony Cyber-shot DSC-RX100 III y Canon PowerShot G1 X Mark II) en el momento de su lanzamiento.

Decir que la compacta definitiva existe es muy arriesgado y un comentario condenado a caducar en poco tiempo. Pero, de existir, la pregunta que todos nos estamos haciendo es si se llama LX100. Esperemos poder salir pronto de dudas.

Productos relacionados (1)
20
Comentarios
Cargando comentarios