• Panasonic Lumix TZ70: prueba de campo
  • Sony PXW-FS7: análisis
Prueba de producto
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Panasonic Lumix GM5: análisis

11

12
ENE 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Tras la sorpresa que en su día supuso la llegada de la diminuta Lumix DMC-GM1 por ser capaz de integrar un sensor Micro Cuatro Tercios en un cuerpo de óptica intercambiable realmente pequeño, lo cierto es que la nueva Lumix DMC-GM5 llega sin un titular tan llamativo bajo el brazo. Fue presentada además junto a la LX100, la primera cámara de óptica integrada de Panasonic con un sensor de este tamaño, con lo cual está claro que esta vez el protagonismo está mucho más reñido.

Panasonic Lumix DMC-GM5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y a priori esta situación no parece muy justa teniendo en cuenta que estamos ante esa cámara con la que muchos llevaban soñando durante años: es pequeña y de óptica intercambiable; cuenta con un visor integrado y controles mejorados; ofrece una notable calidad de imagen… Es decir, todo lo necesario en un cuerpo que entra en la palma de la mano. Y no es una forma de hablar.

Así que durante unos días hemos estado probando esta GM5, cuyo precio ahora mismo ronda los 800 euros, junto al zoom de 12-32 milímetros que la acompaña de serie. Un precio de compacta de lujo para una cámara que promete ser más que eso.

Ahora con visor

Siguiendo la tendencia de algunas compactas de Panasonic (incluida la citada LX100) con visor electrónico integrado, la GM5 se presenta con esta prestación como principal novedad. Un visor de dimensiones reducidas, tal y como obliga el tamaño contenido del cuerpo de la cámara.

Y es que pese a que la GM5 ha crecido ligeramente respecto a la GM1, en la práctica la diferencia apenas es perceptible entre las manos. Sigue siendo, para entendernos, una cámara realmente pequeña fruto de un brillante ejercicio de ingeniería por parte de la firma japonesa, tal y como ya dijimos al hablar de la GM1 y su obturador.

panasonic lumix dmc-gm5panasonic lumix dmc-gm5panasonic lumix dmc-gm5panasonic lumix dmc-gm5panasonic lumix dmc-gm5panasonic lumix dmc-gm5
Pequeñísima

Pese a un ligero aumento de tamaño respecto a la GM1, la nueva Micro Cuatro Tercios sigue siendo un modelo que cabe en la palma de la mano, incluso cuando forma tándem con el zoom de 35-100 milímetros (en la cuarta foto)

panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a que acercamos el ojo al ocular (que cuenta con un sensor automático para activarlo) con algo de desconfianza por el tamaño, lo cierto es que la resolución (1,16 millones de puntos) y el buen rendimiento en cuanto a color y refresco hacen que el visor sea mucho más que un adorno, como nos temíamos inicialmente.

Es verdad que no lo podemos comparar en usabilidad con el de las Lumix DMC-GX7 o GH4, por citar dos cámaras de la compañía que lucen un excelente visor. Pero dadas las limitaciones de espacio, y pese a que tampoco lo hemos usado tanto como igual pensábamos (algo que ocurre muchas veces con los visores en este tipo de modelos), insistimos en reconocerle cierta utilidad.

Aunque más pequeño y con la mitad de resolución (1,16 megapíxeles) que el de la GH4, buque insignia de la compañía, el visor integrado es una novedad que se agradece

panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El precio a pagar por incluir esta prestación se nota algo en el precio, pero sobre todo en la desaparición del flash integrado que sí ofrecía la GM1. ¿Una mala noticia? No tanto, porque a cambio de ello la GM5 cuenta con una zapata que nos parece mucho más útil y llega en la caja con un pequeño flash extraíble.

Más pequeños cambios

Pero el visor no es la única novedad en el diseño de esta GM5, que parece elevar un poco el listón respecto a la generación anterior para ser algo más que una pieza de diseño. Así, además de la citada zapata, los mandos también han mejorado notablemente. Al menos teniendo en cuenta las limitaciones que impone tan pequeño cuerpo.

En este sentido es muy bienvenido el nuevo dial trasero, que supone un notable paso adelante en cuanto a manejabilidad si vamos a trabajar con ajustes manuales. Se supone que para eso nos hemos comprado una cámara así, ¿verdad?

panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte posterior también aparecen nuevos botones con funciones configurables que resultarán de gran ayuda a la hora de adaptar los controles y el manejo de la cámara a nuestro gusto. Originalmente aparecen asignados al visor (que dispone de sensor automático, no lo olvidemos) y a la conexión Wi-Fi (sin NFC, por cierto), pero se pueden dedicar a otras funciones.

A cambio desaparece el botón de función que en la GM1 aparecía estratégicamente situado junto al dial para cambiar el modo de enfoque. Ese mando sigue ahí, con un protagonismo que nos sigue pareciendo excesivo para una cámara tan pequeña y en la que la economía de mandos físicos es vital.

Es muy bienvenido el nuevo dial trasero, que supone un notable paso adelante en cuanto a manejabilidad a la hora de trabajar con ajustes manuales

panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablando del enfoque, el sistema de autofoco funciona a la perfección en cuanto a precisión y velocidad. Algo que a estas alturas tampoco es ninguna novedad en una Lumix G de Panasonic. La selección del punto de foco, como siempre, resulta extremadamente sencilla gracias a la pantalla táctil que incorpora la cámara.

Respecto a la velocidad de disparo, tampoco podemos tener quejas. En las pruebas realizadas los prometidos 5 fotogramas por segundo con el enfoque continuo (casi 6 con el enfoque fijo) han cumplido con creces lo esperado. Además, y como ya ocurre desde hace tiempo en muchos modelos de la firma, también se ofrece un modo de alta velocidad con el que, gracias al obturador electrónico, es posible llegar hasta los 40 fotogramas por segundo.

Buenos resultados

Sin cambios en su sensor Micro Cuatro Tercios de 16 megapíxeles, los resultados de la cámara no decepcionan. Es verdad que no está a la cabeza del mercado en cuanto a calidad de imagen, control de ruido o rango dinámico, pero como se puede apreciar en la galería de muestras, las imágenes pasan el examen con nota. ¿Nos hubiera gustado ver en esta cámara el captor de la GH4 de última generación? Sin duda.

Pero dentro de su terreno hay que reconocer que la GM5 puede imponerse sin demasiados problemas a las compactas de gama alta con las que compite. Excepto a la LX100, claro, con la que comparte un sensor parecido. Hay que tener en cuenta que, como siempre, la óptica será un factor determinante en esta ecuación, y que el 12-32 mm f3.5-5.6 que trae de serie la GM5 es decente pero no excelente.

Muestras: 16 MP
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-GM5 y un objetivo Lumix G 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gm5 y un objetivo lumix g 12-32 mm f3.5-5.6

No está a la cabeza del mercado en cuanto a calidad de imagen, control de ruido o rango dinámico, pero las imágenes pasan el examen con nota

De ahí que resulte interesante comprobar que Panasonic ha extendido la gama de ópticas disponibles para la más pequeña de la familia con un zoom 35-100 mm f4-5.6 y un 30 mm f2.8 mucho más interesante.

Desgraciadamente no ha sido posible echarles el guante para esta prueba, pero en cualquier caso no habría que perder de vista que la GM5, igual que la anterior GM1, tiene sentido utilizarla con estas ópticas de tamaño muy reducido. Y es que un objetivo Micro Cuatro Tercios convencional –no hablemos ya de otra óptica con adaptador- diluiría uno de los principales argumentos de la cámara: poder llevarla siempre encima sin casi darnos cuenta.

Muestras: RAW
IFotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-GM5 y un objetivo Lumix G 12-32 mm f3.5-5.6

La autonomía (apenas 200 disparos) y la ausencia de vídeo 4K (presente en la LX100) enturbian un poco el expediente de la GM5

Tras tantos piropos, dejamos para el final dos de los aspectos que menos nos han convencido de esta GM5: la autonomía –apenas es posible llegar a los 200 disparos- y la ausencia de vídeo 4K que ya ofrece, por ejemplo, la citada LX100.

¿Cuestión de precio, procesador o segmentación comercial? Independientemente de la razón, el 4K podría haber sido un buen argumento. Sobre todo si hubiera ido acompañado de una conexión para micrófonos externos y pensáramos en la GM5 como una excelente segunda cámara para la grabación de vídeo. En su favor hay que decir que los clips de 1920 x 1080 píxeles y a 60p que es capaz de grabar son de una calidad excelente.

Una cámara diferente

La segunda generación de las Lumix GM llega con los deberes hechos. Y es que Panasonic parece haber tomado buena nota de las críticas vertidas en su día sobre la GM1 original para configurar una GM5 que, sin muchas novedades, remata estos pequeños detalles para poner sobre la mesa una pequeña gran cámara. Si se nos permite el topicazo.

De todos modos, es verdad que la esencia es la misma y que el sensor de 16 megapíxeles no registra cambios respecto al modelo antecesor, por lo que no cabe esperar novedades en cuanto a la calidad de imagen. Así que, si el visor integrado no es nuestra prioridad, echar un vistazo al precio de la GM1 y valorar si merece la pena apostar por ella no sería una mala idea.

panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es pequeña, tiene casi todo lo que esperábamos de ella y cabe prácticamente en el bolsillo

Volviendo a la GM5, lo cierto es que resulta complicado valorarla más allá de lo evidente: es pequeña, tiene todo lo que esperábamos de ella –excepto vídeo 4K y una mayor autonomía- y cabe casi en el bolsillo.

Hasta ahí lo fácil, porque lo que ya no es tan sencillo es decidir si por esos 800 euros queremos una cámara de óptica intercambiable o una compacta de altos vuelos como la LX100 o la Sony Cyber-shot DSC-RX100 III, que son capaces de competir con ella en calidad (sobre todo la primera, que usa un sensor del mismo tamaño que la GM5) y cuentan con una óptica notablemente mejor que el zoom de serie con el que llega esta Micro Cuatro Tercios.

Pese a que la presencia de una bayoneta abre la puerta a infinitas posibilidades gracias a la amplia gama de ópticas Micro Cuatro Tercios y a los adaptadores disponibles, no hay que perder de vista que ponerle a esta cámara un objetivo que no esté concebido para sus dimensiones hace que el conjunto pierda gran parte del encanto y la mayoría de su lógica. Si queremos algo grande, por 800 euros hay opciones más potentes, así que aquí el tamaño es lo que prima.

La GM5 junto al zoom de 12-32 milímetros del kit básico y el también pequeño 35-100 mm f4-5.6. Ponerle a esta cámara un objetivo que no esté concebido para sus dimensiones hace que el conjunto pierda gran parte del encanto

panasonic lumix dmc-gm5
Panasonic Lumix DMC-GM5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero pese a estas reticencias y dudas existenciales (que tienen más que ver con las preferencias de cada uno que con las capacidades de la cámara), la GM5 nos parece una de esas propuestas diferentes que, sin contar con un público potencialmente mayoritario, merecen tener su espacio en el mercado. Nosotros hemos estamos un par de semanas con ella, y la verdad es que después nos ha costado volver a algo más grande y pesado.

Artículos relacionados (1)
Vídeos relacionados (1)
11
Comentarios
Cargando comentarios