• Nikon 85 mm f1.4 G AF-S: análisis
  • Apple iPad 2: análisis
Prueba de producto
EVOLUCIóN EN MINIATURA

Panasonic Lumix GF2: análisis

 
14
ABR 2011

¿Cómo mejorar la Panasonic GF1? Estamos convencidos de que pocos usuarios de este modelo habrían incluido en su respuesta una pantalla táctil o un cuerpo más pequeño. Pese a ello, el mercado se rige por sus propias reglas, y éstas dos son precisamente las novedades más destacadas de la Lumix DMC-GF2. Fiel a su archiconocido CMOS de 12 megapíxeles, el vídeo Full HD y el diminuto conjunto que forma con el 14 mm f2.8 son dos de los mejores argumentos para fijar la vista en esta cámara. Pero hay que tener bien clara una cosa: la miniaturización también ha afectado a la filosofía del modelo, más orientado ahora a los usuarios noveles que a los fotógrafos experimentados.

Hasta ahora el catálogo Micro Cuatro Tercios de Panasonic era uno de los más fáciles de entender: las Lumix G (a secas) constituyen la línea de modelos más sencillos; las GH son una suerte de híbrido entre foto y vídeo con aspiraciones más ambiciosas, y las GF apuestan por un diseño más clásico y se orientan al fotógrafo algo más avanzado.

Sin embargo, la reciente Lumix DMC-GF2 obliga a remodelar este árbol genealógico. Lejos de ser una mera sucesora de la GF1, ahora la idea es acercarse a los aficionados noveles que buscan una cámara de ópticas intercambiables realmente pequeña. Una especie de respuesta a las diminutas Sony NEX, si se nos permite la comparación.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque pueda parecer un detalle menor, entender este nuevo planteamiento de la cámara es básico para acercarse a ella teniendo muy claro lo que vamos a encontrar. La GF1 y su talante más serio son cosa del pasado. Borrón y cuenta nueva.

Muy pequeña
Llevamos tanto tiempo hablando de cámaras de óptica intercambiable de dimensiones reducidas que el calificativo "pequeña" ya no es suficiente. En ese caso, diremos que la GF2 es realmente pequeña. Tanto, que entre las manos y en la bolsa nos ha recordado más a una especie de Lumix DMC-LX5 con objetivo intercambiable que a cualquier otro modelo de la familia.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Confirmen o no las cifras esta apreciación (la cámara pesa sólo 265 gramos, sin batería ni tarjeta), su diseño contribuye a reforzar esta idea: la empuñadura se aligera para ser poco más que un saliente en el frontal de la cámara, los mandos tienden a desaparecer empujados por una pantalla de control táctil, e incluso el dial de modos se ha esfumado.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque ya veremos que la factura de todos estos cambios no es gratuita, la verdad es que el agarre y la ergonomía general de la cámara mantienen el tipo. No obstante, es a la hora de llevarla encima (sobre todo si optamos por el objetivo Lumix G 14 mm f2.5, de 55 gramos de peso y con el que Panasonic muestra siempre esta cámara) cuando se agradece el cambio.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Colocar en su lugar el zoom estándar 14-42 mm f3.5-5.6 descompensa un poco la ecuación y nos lleva a cuestionar -una vez más- la reducción continua del tamaño de los cuerpos de cámara cuando las ópticas no pueden seguirles el ritmo.

Menos mandos, más rodeos
La desaparición del dial de modos es casi una declaración de intenciones de esta GF2 y su nueva filosofía, basada sobre todo en la facilidad de uso. La pantalla es ahora el centro de control de la cámara y la idea es que a través de ese monitor táctil manejemos todos sus ajustes.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos, la firma ha sido bastante considerada, y pese a la desaparición de algunos mandos, ha conservado otros básicos. Empezando por la rueda trasera con un pulsador integrado, que en realidad nos permitirá controlar la exposición de forma bastante sencilla: basta apretarla para pasar de la velocidad al diafragma en modo manual o de cualquiera de ellos a la compensación de la exposición en los modos de prioridad.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco faltan accesos directos en la cruceta trasera que permiten controlar de forma rápida la sensibilidad o el balance de blancos, entre otros. De hecho, incluso el botón "AEL" para bloquear la exposición está ahí, aunque un poco escondido, la verdad: a través del menú principal hay que elegir que el botón "Q.Menu" ejerza de mando de función configurable y después asignarle la susodicha tarea de bloqueo de la exposición.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mucho más fácil es, sin duda, caer en la tentación de apretar el botón "iA" (situado muy cerca del disparador principal y del mando del vídeo) y dejar que la cámara se ocupe de todo a través del llamado modo "automático inteligente".

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como ya hemos visto en otros modelos de la familia, además de activar todos los automatismos (exposición, "ISO inteligente", "resolución inteligente"...) y de mostrar un comportamiento muy correcto, lo más interesante es que, independientemente del modo en el que estemos trabajando, basta con presionar este botón para pasar al sistema totalmente automático.

Filosofía táctil
Pero por mucho que nos empeñemos en hablar de controles manuales y accesos directos, la facilidad de uso y el manejo a través de la pantalla táctil son los auténticos pilares del manejo de este nuevo modelo.

Respecto al manejo táctil, nos ha ocurrido lo de siempre: al principio renegamos de él, pero poco a poco vamos descubriendo sus ventajas en algunas operaciones. Puede que seleccionar la sensibilidad mediante los menús táctiles no sea lo más sencillo del mundo -al menos hasta que le cogemos el truco-, pero elegir un punto de enfoque directamente en la pantalla resulta bastante cómodo.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más reticencias tenemos con el llamado obturador táctil, puesto que, si no estamos trabajando con la cámara colocada en un trípode, resulta bastante fácil que la imagen se vea afectada por la trepidación provocada al golpear en la pantalla.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las novedades introducidas en este modelo merece la pena destacar la posibilidad de configurar las funciones y su orden de aparición en la versión táctil del ya citado "Q.Menu". A partir de una lista con todas las herramientas, basta con ir arrastrando las que deseemos que aparezcan, ordenándolas según su importancia o frecuencia de uso.

Lumix G 14 mm f2.5
Aunque la pareja natural de esta Micro Cuatro Tercios será el zoom estándar 14-42 mm f3.5-5.6 Mega O.I.S. de la firma, Panasonic ha optado por jugar la baza del tamaño mostrando la cámara junto al diminuto Lumix G 14 mm f2.5. ¿Una respuesta al tándem formado por las Sony NEX y el 16 mm f2.8? Tal vez.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado las comparaciones, tal y como ocurría en ese caso hay que tener claro que, pese a lo tentador del conjunto (ligero, pequeño, ideal para llevar a todas partes), esta óptica fija con una focal equivalente a 28 milímetros puede quedarse algo corta y ser un tanto decepcionante para los usuarios acostumbrados a los zooms.

Panasonic Lumix G 14 mm f2.5
Panasonic Lumix G 14 mm f2.5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix G 14 mm f2.5
Panasonic Lumix G 14 mm f2.5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dicho de otro modo, como complemento de un objetivo más polivalente para los días que queramos ir ligeros, perfecto. Pero como único objetivo de nuestro equipo, complicado.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hechas las pertinentes advertencias, el rendimiento de este luminoso objetivo fijo (cuyo precio oficial ronda los 400 euros) es correcto, pero no excelente o tan bueno como esperábamos de una óptica fija. Aunque no tenemos quejas en cuanto a contraste, resolución ni control de las aberraciones, la distorsión y sobre todo el viñeteo cuando usamos la máxima apertura resultan un tanto excesivos.

Muestras: Lumix G 14 mm f2.5
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-GF2 y un objetivo Panasonic Lumix G 14 mm f2.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 14 mm f2.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 14 mm f2.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 14 mm f2.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 14 mm f2.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 14 mm f2.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 14 mm f2.5
La ausencia de estabilizador óptico también es otro de los puntos de este angular, que parece haber sacrificado un considerable porcentaje de su potencial a cambio de un tamaño diminuto.
Muestras: Lumix G 8 mm f3.5
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-GF2 y un objetivo Panasonic Lumix G 8 mm f3.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 8 mm f3.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 8 mm f3.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 8 mm f3.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 8 mm f3.5
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf2 y un objetivo panasonic lumix g 8 mm f3.5
También hemos aprovechado la prueba de esta cámara para hincarle el diente al ojo de pez Lumix G 8 mm f3.5. Con una cobertura equivalente a 16 milímetros, con este angular extremo ocurre lo mismo que con todos los ojos de pez: no es barato (800 euros) y su radical efecto sobre la imagen limita mucho su uso, pero empleado de forma puntual ofrece un punto de vista realmente original y muy dramático para dar un toque especial a cualquier fotografía.
Ráfaga con o sin Live View
Pese a la profunda remodelación estética, en realidad los cambios internos de la GF2 son más bien escasos. Por ejemplo, la velocidad de disparo se mantiene en torno a los 3 fotogramas por segundo si se escoge la modalidad de alta velocidad sin Live View.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este caso, la cadencia de disparo se mantiene de forma ilimitada trabajando en formato JPEG (al menos así lo hemos constatado en nuestras pruebas, realizadas con una tarjeta SanDisk Extreme Pro), pero queda reducida a media docena de disparos si se opta por el formato RAW o se combinan archivos RAW y JPEG.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En ambos casos, eso sí, el tiempo necesario para volcar las imágenes del buffer a la tarjeta de memoria es muy rápido, con lo que la recuperación de la cámara es casi instantánea incluso después de una ráfaga prolongada.

De todos modos, si no se quiere renunciar a la previsualización de la imagen en pantalla, la velocidad se reduce ligeramente a unos 2,6 disparos por segundo.

Con una puesta en marcha y un funcionamiento muy ágiles en líneas generales, Panasonic vuelve a echar mano de su experiencia en este campo para dotar a la GF2 de un veloz y preciso sistema de enfoque automático por contraste.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque ya hemos mencionado que en muchas ocasiones la pantalla táctil nos podrá ser de ayuda para escoger un punto de enfoque, quienes estén acostumbrados a trabajar siempre con el punto central puede que tengan algún que otro quebradero de cabeza al ver cómo cualquier toque en el LCD modifica esta posición. Puesto que las novedades en la hoja de especificaciones de la cámara no abundan demasiado, merece la pena dedicar un capítulo aparte a la grabación de vídeo. Y es que, a diferencia de la GF1 y de la G2, esta GF2 se atreve ya con los clips Full HD de 1920 x 1080 píxeles.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En concreto, se trata de archivos con un flujo de datos máximo de 17 Mbps a 50 fotogramas por segundo entrelazados. Como siempre, la firma recurre a su códec AVCHD, que da lugar a ficheros con extensión MTS de excelente relación entre calidad y tamaño, pero de compatibilidad bastante limitada cuando llega el momento de reproducirlos en equipos informáticos que no sean bastante potentes o actuales.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara, por cierto, también ofrece un modo de grabación con 720 líneas y 50 fotogramas por segundo, una opción que, como ya hemos comentado otras veces, permite obtener vídeo a cámara lenta en posproducción.

En cuanto a los resultados, esta GF2 mejora con creces a su predecesora, la GF1, y también a la G2. Y eso se debe sin duda al abandono definitivo del formato AVCHD Lite, que pese a acercar en su momento el vídeo HD a las compactas de la firma japonesa, ha demostrado tener un rendimiento bastante pobre. Así, nos encontramos con una calidad de imagen muy similar a la que obteníamos con la pionera GH1 y algo por debajo de la que nos ofrece la más puntera GH2.

Aunque disponemos de un micrófono estéreo incorporado, en este caso no hay un conector para usar micrófonos externos. También se echan de menos los controles manuales, puesto que el único ajuste posible es compensar la exposición antes de comenzar a grabar el clip.

Vídeo
Secuencias de vídeo de 1920 x 1080 puntos y 50 cuadros por segundo grabadas con una Panasonic Lumix DMC-GF2 ylos objetivos Lumix G 8 mm f3.5 y G 14 mm f2.5. Haz clic en la imagen para descargar los archivos originales:
Gracias al botón de grabación dedicado de la cámara, no es necesario seleccionar ningún modo antes de comenzar a registrar un vídeo. El precio a pagar es que no dispondremos de una guía de encuadre en 16:9 hasta que haya comenzado la grabación.

A falta de controles manuales, las únicas opciones creativas consisten en recurrir a los ya mencionados filtros del menú "Mi color" o trabajar con un ajuste deslizante en pantalla (en el modo "Inteligente automático") que permite controlar el grado de desenfoque del fondo. Tomémonoslo, pues, como una especie de prioridad al diafragma en su versión más simplificada y gráfica.

Más Micro Cuatro Tercios que nunca
En la propia denominación del estándar creado por Panasonic y Olympus queda bien claro que conseguir cámaras y ópticas más pequeñas es una de las razones de ser de este sistema. Aunque esa línea está presente en el catálogo Micro Cuatro Tercios desde sus albores, algo nos hace pensar que la llegada de las Sony NEX -extremadamente finas y pequeñas, pese a usar un sensor de mayor tamaño- ha actuado a modo de detonante.

Por ahora, el resultado es una Lumix DMC-GF2 que conserva las prestaciones de su predecesora pero remodela su diseño y filosofía. Una cámara más sencilla y pequeña no es lo que muchos esperábamos, pero hay que reconocer que su potencial -comercialmente hablando- puede ser mayor dirigiéndola a todos esos usuarios que dan el salto desde una compacta y buscan algo de mayor calidad pero no mucho más grande.

Rupturista en sus líneas y manejo (la pantalla táctil ya se ha convertido en un clásico de las Lumix G de Panasonic), peca de exceso de conservadurismo en su interior. Más allá del vídeo Full HD, el resto de prestaciones se mantienen casi intactas desde hace demasiado tiempo.

Panasonic Lumix DMC-GF2
Panasonic Lumix DMC-GF2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y no es que su sensor CMOS de 12 megapíxeles no sea suficiente, sino que simplemente se ha quedado un poco atrás respecto a la competencia. Y es que por los 600 euros que ahora mismo cuesta esta GF2 junto al zoom de 14-42 milímetros (el precio asciende a 650 euros con el 14 mm f2.5) las opciones en el escaparate son cada vez más numerosas.

Asumida la nueva orientación comercial de la cámara y superadas las reticencias de los usuarios más avanzados que esperaban algo diferente, ¿es la GF2 aconsejable para el usuario que se inicia en el mundo de las ópticas intercambiables? Sin duda. Es más, durante el tiempo que hemos pasado con esta cámara ha demostrado ser una excelente e inseparable compañera para esos días en que, sencillamente, da pereza cargar con todo el equipo.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar