• Sony A77: primeras impresiones y muestras
  • Fujifilm X10: toma de contacto
Prueba de producto
Sí QUE SE PODíA

Panasonic Lumix G3: análisis

 
30
AGO 2011

Abonado desde hacía demasiado tiempo a un CMOS de 12 megapíxeles que había ido perdiendo fuelle respecto a la competencia, el estándar Micro Cuatro Tercios recibe un soplo de aire fresco con la llegada de la Panasonic Lumix DMC-G3. No es una cuestión de resolución, sino de demostrar que el sistema no está encorsetado y puede competir casi de igual a igual con el resto en cuanto a ruido y rango dinámico. Más pequeña, estilizada y completa que la generación anterior, damos la bienvenida al vídeo Full HD en esta Lumix, pero seguimos mirando de reojo una pantalla táctil que sigue dando algún que otro quebradero de cabeza.

Aunque primero la Lumix DMC-GH1 y después la GH2 habían dejado patente que Panasonic era capaz de fabricar un captor superior al empleado por el resto de cámaras del estándar Micro Cuatro Tercios, parecía que esta tecnología estaba reservada a los modelos más caros de la familia.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al menos hasta ahora, porque la Lumix DMC-G3 se presenta abanderando un CMOS de 16 megapíxeles que, más allá del aumento de resolución -a estas alturas ya no hace falta explicar que eso es casi lo de menos- promete mejoras en el control del ruido.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a que estas renovadas entrañas amenazan con eclipsar el resto de prestaciones, en realidad la G3 llega también con un diseño más estilizado y un enfoque automático suficientemente rápido como para plantar cara a las SLR de iniciación sin ningún complejo.

Más fina

Si bien la reciente oleada de cámaras diminutas (Sony NEX-C3, Panasonic Lumix DMC-GF3 y Olympus E-PM1) obliga a reajustar los baremos a la hora de hablar de una cámara pequeña, lo cierto es que la G3 sí ha sido sometida a un evidente proceso de adelgazamiento respecto a la anterior Lumix DMC-G2.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque en realidad la diferencia no es abismal, una empuñadura mucho menos prominente y un cuerpo más fino -gracias al rediseño de la caja que alberga el obturador y la bayoneta- consiguen remarcar esta sensación más allá de lo que prometen los números.

Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Cómo afectan estos cambios a la ergonomía? Teniendo en cuenta que el peso es bastante ligero, es cierto que tampoco se echa mucho de menos la empuñadura de la G2. Si bien el agarre no es tan firme, la G3 se asienta cómodamente en las manos.

Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque el zoom de 14-42 milímetros que Panasonic suministra de serie aumenta el volumen del conjunto, lo cierto es que, junto a un objetivo de tipo "pancake" (el Lumix G 20 mm f2, por ejemplo), forman una pareja perfecta para llevar siempre encima.

Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Panasonic Lumix DMC-G2 y G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Puesto que las imágenes hablan por sí solas, nos ahorraremos la enumeración detallada de cada uno de los mandos que han cambiado de posición respecto a la citada G2. En líneas generales desaparecen algunos controles, el dial principal reduce su tamaño y el botón de grabación de vídeo salta a la parte posterior.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es sólo cuestión de acostumbrarse a la nueva ubicación, pero sí hay un detalle que no nos ha convencido: la rueda trasera es ahora tan pequeña que no resulta demasiado cómoda de accionar o pulsar.

Siempre táctil

Como era de esperar, y pese a la reducción del tamaño, la G3 se mantiene fiel a la pantalla articulada de su predecesora. Tampoco es ninguna sorpresa toparnos con un monitor táctil que mantiene tanto la diagonal de 3 pulgadas como la resolución de 460.000 puntos del modelo anterior.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a estas coincidencias, el manejo táctil de la cámara sí ha sido sometido a un lavado de cara para incorporar algunas de las funciones vistas en la Lumix DMC-GF2. Destaca, por ejemplo, la posibilidad de personalizar el menú de acceso rápido ("Q.Menu"), eligiendo las funciones y el orden en el que éstas aparecerán. Merece la pena invertir unos minutos en esta configuración que nos permitirá ahorrar bastante tiempo más adelante.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con el control táctil nos ha ocurrido lo de siempre: resulta muy útil en algunas circunstancias, pero en ocasiones puede llegar a ser muy poco práctico y entorpecer el manejo de la cámara.

Sin ir más lejos, la posibilidad de enfocar una zona tocando la pantalla puede resultar práctico para muchos usuarios, pero supondrá un problema si llevamos la cámara colgada sin apagar y con la pantalla mirando hacia fuera: a la hora de ir a disparar, descubriremos que la configuración de foco anterior ha sido modificada.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por eso, después de haber probado la reciente Olympus E-P3 (dotada también de pantalla táctil), se nos ocurre que una opción muy sencilla sería ofrecer la posibilidad de desactivar totalmente -con un icono en pantalla, por ejemplo- este tipo de control. Simple, sí, pero eficaz.

En cualquier caso, los usuarios más conservadores descubrirán aliviados que la filosofía de Panasonic no ha cambiado: pese al creciente protagonismo de los controles táctiles, la cámara dispone de suficientes botones y accesos directos como para que su manejo sea cómodo.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, además de los accesos de la cruceta trasera, también disponemos de un par de botones que pueden configurarse para llegar de manera rápida a las funciones más utilizadas.

El visor electrónico, por su parte, tampoco sufre cambios en su carta de presentación. Con una resolución de 1,4 megapíxeles, su rendimiento sigue siendo de los mejores del momento. Sólo en condiciones de poca luz echaremos de menos un visor óptico convencional.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El ocular, eso sí, pierde el sensor automático en esta G3, con lo que el cambio de la pantalla al visor habrá que hacerlo siempre de forma manual mediante el botón situado a su izquierda.

Rápida

Los nuevos sensor y procesador también repercuten directamente en la agilidad de la cámara, tanto a la hora de ponerse en funcionamiento como en el disparo en ráfaga o durante el enfoque automático.

Aunque en líneas generales podríamos decir que la G3 mejora en todos los aspectos a su predecesora, al hablar del disparo en ráfaga hay que matizar que la mejora en la velocidad también afecta al aguante del "buffer" de la cámara.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, en la modalidad más veloz la cámara anula la previsualización Live View para ofrecer una cadencia de 4 disparos por segundo. Esta velocidad se mantiene durante una docena de disparos en JPEG y no llega a la decena en RAW.

El ajuste de velocidad media, por su parte, reduce la cadencia de disparo y mantiene esta duración, pero a cambio no sacrifica el Live View. Para las escenas con más movimiento también se ofrece una opción de alta velocidad que reduce el tamaño de la imagen a 4 megapíxeles pero opera a 20 fotogramas por segundo hasta completar unas 40 tomas.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Menos pegas cabe ponerle al enfoque automático de la cámara, sin duda una de sus prestaciones más espectaculares. Si hasta ahora las Lumix G ya podían presumir del sistema de autofoco por contraste más veloz del mercado, la nueva G3 mejora este hito.

Pese a que los resultados varían según la óptica utilizada, con el zoom Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6 de serie la cámara puede competir sin ningún problema con las SLR más sencillas y posiblemente imponerse en muchas ocasiones en lo que a velocidad de reacción se refiere.

Para optimizar aún más los resultados se puede recurrir al denominado modo "AF rápido", que mantiene siempre activo el enfoque automático incluso sin que toquemos el disparador.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El sistema de enfoque dispone de un buen surtido de modalidades de trabajo, que van desde el clásico sistema central y puntual hasta uno de selección de 23 zonas o de detección facial.

El modo de seguimiento funciona bastante bien, aunque si lo que pretendemos es seguir una acción en movimiento con el enfoque continuo descubriremos que, aquí sí, las cámaras sin espejo siguen estando por detrás de la mayoría de cuerpos réflex.

Igual que el resto de modelos Micro Cuatro Tercios de Panasonic, la G3 no incorpora estabilizador en el cuerpo, por lo que, a diferencia de lo que ocurre en el caso de Olympus, dependeremos de que el objetivo disponga o no de esta función. A su favor hay que decir que muchos lo integran -incluido este zoom- y que su rendimiento es excepcional.

Más resolución, menos ruido

Después de años haciendo apología de la resolución moderada -sobre todo cuando nos enfrentamos a sensores no especialmente grandes- puede sonar bastante incoherente alabar el salto de Panasonic de los 12 a los 16 megapíxeles. Pero, como hemos dicho, no se trata de una simple cuestión de tamaño de imagen, sino de situar a las cámaras Micro Cuatro Tercios al mismo nivel que la competencia en lo que respecta a ruido y rango dinámico.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ésa es precisamente la arriesgada apuesta de Panasonic con este nuevo Live Mos que, fiel a las dimensiones del estándar Cuatro Tercios, no sólo eleva los megapíxeles, sino que promete una mejora teórica del 66% en el control del ruido gracias al uso de nuevas tecnologías.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G3 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
160 ISO
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
6.400 ISO

¿Qué hay de verdad en esta sugerente promesa? Pues bastante, porque efectivamente la G3 muestra un comportamiento visiblemente mejorado con las sensibilidades altas, siendo capaz de equilibrar con mucho acierto el nivel de ruido y detalle para que trabajar hasta 3.200 ISO no sea un problema.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G3 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.

De hecho, tal y como ya pudimos comprobar al enfrentar esta cámara a la citada Olympus E-P3 (que usa un CMOS de 12 megapíxeles con un procesador mejorado), la Lumix se impone con claridad en lo que respecta a los niveles de ruido.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G3 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Silkypix Developer Studio 3.1. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.

Sin embargo, también es cierto que a nivel de detalle y resolución ese plus de megapíxeles tampoco aporta demasiado a lo visto en los captores de 12 millones de puntos. Más aún si enfrentamos un JPEG de esta cámara con uno salido de la E-P3.

Muestras: filtros creativos
Las fotografías se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G3 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6.
"dinámica alta"
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6.
"expresivo"
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6.
"retro"
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6.
"sepia"
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6.
"tonalidad alta"

Y es que, si bien los resultados admiten pocos "peros", es cierto que los usuarios más exigentes deberían probar con el RAW para ver el potencial real de la cámara. Los JPEG de Panasonic, una vez más, no apuran al máximo las posibilidades: aunque en general el procesamiento es bastante agresivo, hay ciertas imágenes o zonas que mejoran notablemente con algo más de nitidez.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Recortes de varias tomas realizadas con la Panasonix Lumic DMC-G3 y el zoom Lumix G 14-42 mm f2.5-5.6 con diferentes ajustes de la función "resolución inteligente". Haz clic en la imagen para ver el cuadro comparativo a mayor tamaño.

En este sentido, la función "resolución inteligente" resulta bastante interesante, puesto que permite aplicar diferentes grados de procesamiento a la imagen según el tipo de zona o textura. Detalles teóricos al margen, hemos comprobado que el nivel estándar de esta herramienta ofrece cierta mejora en lo tocante al detalle, sobre todo en las esquinas de la foto.

Muestras: rango dinámico
Las fotografías se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G3 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6 utilizando diversos ajustes de la función "exposición inteligente".
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 utilizando diversos ajustes de la función exposición inteligente.
expo. int. apagada
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 utilizando diversos ajustes de la función exposición inteligente.
expo. int. baja
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 utilizando diversos ajustes de la función exposición inteligente.
expo. int. estándar
las fotografías se han realizado con una panasonic lumix dmc-g3 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 utilizando diversos ajustes de la función exposición inteligente.
expo. int. alta

Por otro lado, la función de optimización del rango dinámico también se muestra capaz de recuperar algo de detalle en las sombras, aunque con las luces altas no hay tanta suerte. De hecho, en este punto la G3 sí sigue siendo algo más limitada que las cámaras que emplean un sensor de mayor tamaño.

Vídeo Full HD, pero sin controles manuales

Las novedades de la G3 no quedan restringidas al ámbito de la fotografía: también la función de grabación de vídeo ha dado un notable paso adelante, saltando de los clips de 720p de la G2 a la grabación Full HD.

De esta forma, la G3 sigue la senda de la GF2, de la que, de hecho, calca sus prestaciones en este apartado: clips de 1920 x 1080 a 50 fotogramas entrelazados por segundo, con un flujo de datos de 17 Mbps. El códec AVCHD, por su parte, da lugar a archivos con extensión MTS de excelente relación calidad-peso, pero difíciles de gestionar si no disponemos de un ordenador bastante potente.

Muestras: vídeo

Varias secuencias de vídeo grabadas con una Panasonic Lumix DMC-G3 y los objetivos Lumix G 14-45 mm f3.5-5.6 ASPH Vario Mega O.I.S y G 8 mm f3.5. Las imágenes han sido editadas y sometidas a un proceso optimizado de compresión. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición haciendo clic en el rótulo "HD".

Los resultados son realmente buenos en cuanto a fluidez, detalle y color, aunque evidentemente el uso de un zoom optimizado para vídeo (el Lumix G 14-140 mm f4.5-8) supondrá una gran ventaja respecto al zoom estándar de 14-42 milímetros.

¿Está entonces Panasonic tirando piedras contra su propia GH2? Suponemos que precisamente para marcar distancias entre uno y otro modelo, esta G3 no dispone de controles manuales del vídeo. Una decisión comprensible desde el punto de vista del mercado, pero frustrante para el usuario.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo que sí podemos hacer es aprovechar los filtros y efectos disponibles en el modo de "control creativo". Basta con seleccionarlo en el dial y presionar después el botón de grabación.

Adiós a los complejos

Aunque las cámaras sin espejo son todavía un segmento joven que busca su propio espacio en el mercado de ópticas intercambiables -y parece que lo están encontrando-, la Lumix DMC-G3 viene a ser algo así como la mayoría de edad del sistema más veterano de este grupo.

Perteneciente a esa estirpe de cámaras que se mantiene fiel a las líneas más convencionales de las SLR, hasta ahora era difícil no preguntarse sobre sus ventajas reales respecto a aquéllas. De acuerdo, no tienen espejo réflex, pero ni son mucho más pequeñas -al menos las de esta gama- ni tampoco más rápidas o baratas.

Panasonic Lumix DMC-G3
Panasonic Lumix DMC-G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este contexto es donde la G3 adquiere una especial importancia. Es, como decíamos al principio, una bocanada de aire fresco que elimina falsas barreras del estándar Micro Cuatro Tercios, potencia algunos de los mejores argumentos de las cámaras sin espejo (la grabación de vídeo, por ejemplo) y mejora su rendimiento en cuanto a velocidad y calidad.

Si dejamos a un lado la presencia o ausencia de espejo y nos detenemos a contemplar las cámaras de óptica intercambiable en su conjunto, esta Panasonic Lumix DMC-G3 merece figurar entre las mejores opciones del momento para quienes anden buscando un modelo de tamaño y precio ajustados.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar