• Papyre 6.2: análisis
  • Sigma 8-16 mm f4.5-5.6 DC: análisis
ACTUALIZACIóN MENOR (PERO TáCTIL)

Panasonic Lumix G2: análisis 1

19
ENE 2011

Dos son las delicadas preguntas a las que uno ha de enfrentarse tras pasar unas cuantas semanas con la Panasonic Lumix DMC-G2. Para empezar, ¿justifican el vídeo en alta definición y la pantalla táctil el salto de la G1 primogénita a este nuevo modelo? Y sobre todo, ¿qué ventajas aporta la desaparición del espejo frente a una SLR convencional? Interrogantes a un lado, los mejores argumentos de esta Micro Cuatro Tercios son su facilidad de uso, su completa hoja de especificaciones y un sistema de enfoque que poco tiene que envidiar al de las réflex más sencillas. Incluso el monitor táctil que a priori nos parecía un recurso bastante prescindible puede acabar siendo un elemento interesante para algunos usuarios.

Casi olvidada entre la avalancha de novedades que ha sacudido el mercado fotográfico desde el pasado verano, la Lumix DMC-G2 es uno de los cuatro modelos de ópticas intercambiables que Panasonic aún conserva en el escaparate.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque las más recientes Lumix DMC-GF2 y DMC-GH2 centran ahora mismo la atención dentro del catálogo Micro Cuatro Tercios de la firma japonesa, la G2 merece también figurar en la lista de opciones de cualquier aficionado que tantee el mundo de las ópticas intercambiables. Así que, como suele decirse, más vale tarde que nunca.

Réflex miniaturizada
El aspecto externo de esta G2 es muy similar al de una SLR convencional, pero sometida a un proceso de miniaturización. Aunque no muy extremo, la verdad, porque el volumen del modelo no dista demasiado del que calzan algunas de las réflex más pequeñas que han llegado al mercado en los últimos tiempos.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como ya nos ocurría con la G1, cualquiera que haya trabajado con una Lumix FZ -las compactas de zoom largo de la compañía- no tardará en familiarizarse con esta Micro Cuatro Tercios.

De hecho, ni la distribución de los controles ni la ergonomía sufren grandes cambios respecto al modelo anterior. La estética se mantiene básicamente fiel a la de la Lumix G1, aunque con pequeños matices, como ese único dial ubicado ahora en la parte trasera.

En todo caso, la ergonomía y la distribución de los mandos están bien conseguidas y todo lo importante queda al alcance de un pequeño movimiento con los dedos.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero no debemos equivocarnos: esto no es una compacta. Cierto que es ligera, pero su volumen requiere una pequeña bolsa de transporte. El peso ha aumentado ligeramente respecto la Lumix G1, situándose en unos 430 gramos que se aproximan de forma peligrosa a una réflex digital. El pequeño y ligero objetivo, eso sí, compensa en parte la jugada.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La construcción y los acabados están al nivel de lo acostumbrado, aunque no hubiese estado de más dotar a la empuñadura de un agarre algo más rugoso para mejorar la sensación de seguridad entre las manos. Pese a que los materiales empleados son en su inmensa mayoría plásticos, están suficientemente bien ensamblados y rematados como para que no haya ningún molesto crujido al coger la cámara con un poco de fuerza.

Abaratando costes
El objetivo que acompaña esta Panasonic es el nuevo Lumix G Vario 14-42mm F3.5-5.6. Se trata de una versión simplificada del clásico 14-45 milímetros que, además de reducir ligeramente su tamaño, prescinde del interruptor dedicado a la estabilización óptica. Cabe suponer que con ello no sólo se ha aligerado el volumen el conjunto, sino también el presupuesto de su construcción.

Panasonic Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6
Panasonic Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lástima que ópticamente esta puesta al día empañe un poco los resultados. Así, la nueva versión es bastante suave en las esquinas de la imagen y también padece de una abultada distorsión, problemas de viñeteado, aberraciones cromáticas más visibles de la cuenta y una resistencia a la luz directa ampliamente mejorable.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La buena noticia es que tampoco hay que preocuparse en exceso por estas manchas en su hoja de servicio. Trabajando en JPEG la cámara se ocupará de compensar automáticamente la mayoría de todos esos defectos que no se hayan podido corregir de forma óptica.

Ciertamente rápida
Pese a esta pequeña regañina, hay dos aspectos en los que el nuevo zoom -o, mejor dicho, el conjunto formado por la G2 y este objetivo- no admite discusión: su velocidad de enfoque y el buen rendimiento del estabilizador.

En realidad se trata de dos asignaturas que Panasonic aprueba con nota desde hace tiempo. La velocidad del sistema de enfoque automático por contraste de la firma sigue así liderando el ranking de todos los sistemas sin espejo, aunque hay que reconocer que tanto las Sony NEX como las Samsung NX no se quedan muy atrás. Mención especial también para Olympus, que con su reciente E-PL2 y la nueva versión del zoom 14-42 mm f3.5-5.6 II también se ha puesto al día en esta carrera.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En todo caso, este zoom Lumix G no sólo resulta veloz al enfocar, sino también muy suave y silencioso, siguiendo la pauta marcada por el 14-140 mm f3.5-5.6 de la compañía. Algo que, como veremos más adelante, resulta especialmente interesante a la hora de grabar secuencias de vídeo.

En situaciones de baja iluminación, la cámara incluye una práctica luz de ayuda que mejora la velocidad y precisión del enfoque.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a estos buenos resultados y las opciones de configuración y selección del enfoque automático -la pantalla táctil resulta aquí de gran ayuda-, nada como enfocar a mano usando el visor electrónico. El funcionamiento es muy simple: basta tocar el anillo del objetivo para mover el foco, ya que la imagen se amplía de tal manera que es casi imposible no dejar todas las fotos perfectamente enfocadas.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque el sistema de estabilización MEGA O.I.S. no supone ninguna novedad -es un clásico de las ópticas de Panasonic desde hace muchos años-, no podemos pasar por alto el buen rendimiento de este mecanismo, que ofrece una mejora media de 3 pasos, llegando puntualmente a 4 pasos en sus focales más largas.
¿Manejo táctil o tradicional?
Ya ocurría con las primeras compactas que apostaron por un monitor táctil, así que no es de extrañar que el efecto se multiplique al llegar a los modelos de ópticas intercambiables: este tipo de control suscita bastante escepticismo entre los usuarios medianamente experimentados.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La propuesta de Panasonic con esta G2 es muy sencilla: permitir el control de la mayoría de parámetros de la cámara e incluso enfocar y disparar tocando la pantalla con el dedo o con una especie de stylus incluido y que posiblemente no tardaremos en perder.

¿Resulta práctico? Lo cierto es que no demasiado. Al menos al principio y a no ser que estemos trabajando con la cámara en un trípode. En estos casos, el sistema de enfoque y disparador táctil unido a la pantalla móvil resultará de gran ayuda para todo tipo de bodegones y fotografías macro.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es cierto que acostumbrarse a este tipo de manejo requiere un poco de tiempo. Transcurridos los primeros días es posible que terminemos combinando los dos sistemas de control, basándonos en el de toda la vida a través de los controles de la cámara pero usando también la pantalla táctil a modo de atajo para algunas funciones.

Porque, afortunadamente, la G2 ofrece esta nueva vertiente táctil pero sin sacrificar los mandos, botones y accesos directos que pueden encontrarse en cualquier cámara de este tipo, y que la verdad es que nos siguen pareciendo más cómodos e intuitivos en la mayoría de situaciones.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, si el futuro va por aquí es importante que se trabaje para mejorar el tacto y la sensibilidad de estas pantallas, aún a mucha distancia de las que incorporan los teléfonos móviles de última generación.

El visor electrónico, por su parte, se mantiene invariable respecto a lo ya visto en la G1. Su cobertura del 100% y sus 1,4 millones de píxeles son una bendición comparados con los visores electrónicos que montan muchas compactas, acercándose -al menos en condiciones de buena luz- al visor de cualquier réflex de gama baja.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cantidad de información mostrada es realmente extensa, e incluso puede visualizarse el histograma en vivo. Como ya ocurría en el modelo original, sólo en escenas con un contraste muy acusado o con poca luz la aparición de ruido en la pantalla obliga a rebajar la nota del que puede presumir de ser uno de los mejores visores electrónicos vistos hasta la fecha.

Rentabilizando tecnología
Ya decíamos al principio que la Lumix DMC-G2 no es una de esas cámaras que llegan con una carta de presentación de infarto. De hecho, sus novedades apenas la afectan por dentro, empezando por ese Live MOS de 12,1 megapíxeles que podría pasar a la historia como el captor mejor rentabilizado de las factorías de la firma.

Y es que, salvo pequeñas modificaciones que haya podido sufrir a lo largo del tiempo, este CMOS Cuatro Tercios no difiere demasiado del que ya hemos visto en más de media docena de cámaras firmadas por Olympus y Panasonic.

12 MP
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G2 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6
Con unas dimensiones de 17,3 x 13 milímetros, su rendimiento no difiere, por tanto, del ya visto en la predecesora de esta G2. Los resultados son más que correctos en sensibilidades bajas y medias, aunque el control de ruido se sitúa por debajo de las cámaras con sensor APS-C cuando pasamos de 800 ISO.
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G2 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
100 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
200 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
400 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
800 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
1.600 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
3.200 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-g2 y un objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
6.400 ISO
El color y la gama tonal de los archivos resultantes tampoco admiten muchas pegas, aunque es cierto que el nivel de procesamiento aplicado por la G2 resulta a veces un poco alto. Sobre todo cuando se trata de controlar el ruido a sensibilidades altas, reduciendo para ello el nivel de detalle y nitidez de las imágenes.
RAW
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-G2 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6. Fotografías realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.3. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
Aunque para el segmento al que va dirigida esta cámara los resultados de la G2 son más que suficientes -sólo los adictos a las sensibilidades extremas tendrán quejas-, no deja de resultar curiosa la estrategia de Panasonic. Tanto con la Lumix DMC-GH1 como con la actual DMC-GH2 demostró que era capaz de fabricar sensores con un rendimiento optimizado dentro del estándar Cuatro Terciosm, y pese a ello, estos componentes -deducimos que más costosos- siguen estando reservados para sus modelos estrella.
También con vídeo
Por suerte, esta precisa segmentación a la que todos los fabricantes someten a su oferta no ha impedido que la Lumix DMC-G2 incluya entre sus novedades la grabación de vídeo. La G1 carecía de ella, con lo que se había convertido en una de las contadas cámaras de ópticas intercambiables del mercado con este vacío en su hoja de especificaciones.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De nuevo, eso sí, las secuencias de 1080 líneas quedan reservadas para la gama superior, y esta G2 se estrena con clips de vídeo de 1280 x 720 puntos a 30 o 25 fotogramas por segundo. Para ello recurre al ya conocido AVCHD Lite que Panasonic también emplea en muchas de sus cámaras compactas.

En realidad, el vídeo juega un papel bastante secundario, puesto que sus funciones son un tanto limitadas. Además del tamaño de cuadro, no hay que olvidar que la G2 no ofrece controles manuales en este modo, con lo que su versatilidad para proyectos medianamente serios queda bastante tocada. Dispone, eso sí, de un conector para utilizar micrófonos auxiliares (con un conector de 2,5 milímetros) en lugar del micrófono monoaural incorporado en la cámara.

Vídeo
Secuencias de vídeo (1280 x 720 puntos) grabadas con una Panasonic Lumix DMC-G2 y un objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imágenes para descargar el archivo de vídeo:
Entre los aspectos positivos más destacables hay que citar de nuevo el enfoque automático. Su velocidad y su suavidad de movimiento, unidas a la escasa sonoridad del mecanismo, suponen un punto a favor de este modelo respecto a lo visto en la mayoría de alternativas de la competencia y, sobre todo, en las cámaras SLR.

El comportamiento del flash integrado se ha mostrado efectivo y rápido, aunque con cierta tendencia a la subexposición y sin posibilidad de controlar otros flashes externos directamente desde la cámara, como sí que ofrecen otros fabricantes.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto la batería como la ranura para tarjetas de memoria -compatible cohn las recientes SDXC- se han ubicado en la parte inferior de la cámara. La batería tiene una capacidad de 1250 mAh y ofrece una autonomía media de unos 300 disparos. Por cierto, no hay que olvidar que en sus últimos modelos Panasonic se ha encargado de impedir el uso de baterías clónicas, con lo que si esos 300 disparos nos parecen poco habrá que pasar por caja para adquirir otra batería original.

La sencillez, puesta al día
Reconozcámoslo: no somos especialmente fans de las cámaras de ópticas intercambiables que han eliminado el espejo de su estructura para mantener todo lo demás -incluido el diseño y el tamaño- prácticamente igual que en una SLR de toda la vida.

Si se trata de reinventar las cámaras de objetivo intercambiable, nos siguen pareciendo más atractivas propuestas como las de la reciente Panasonic Lumix DMC-GF2 o la Olympus E-PL2, por citar dos modelos dentro de este mismo sistema Micro Cuatro Tercios. O poner directamente toda la carne en el asador con una Lumix DMC-GH2 que puede presumir de ser un auténtico híbrido entre el vídeo y la fotografía.

Pero las medias tintas también tienen su espacio en el mercado (y su éxito comercial). Su aspecto más familiar, el precio comedido y sobre todo la extrema facilidad de uso juegan a favor de esta G2. Lo mismo ocurre con otros argumentos heredados del modelo anterior: un visor electrónico excelente, una pantalla articulada muy práctica y el sistema de enfoque por contraste más ágil del momento.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, la G2 pone al día la hoja de especificaciones del modelo anterior, sumándole la ya casi imprescindible grabación de vídeo y el primer monitor táctil que se asoma al escaparate de cámaras de objetivo intercambiable. Pese a las reticencias iniciales, merece la pena darle una oportunidad.

Sus resultados y prestaciones no decepcionan, aunque tampoco merecen un titular a doble página. Se sitúa dentro de lo habitual en estos precios, aunque es cierto que su facilidad de manejo, de la mano del modo "iA" (inteligente automático), convierten esta G2 en una puerta de acceso a la que los usuarios noveles deberían asomarse.

El precio, la verdad, no juega a su favor. Por los casi 600 euros que cuesta pueden encontrarse auténticas gangas entre las réflex más sencillas (Nikon D5000, Pentax K-r...). Precisamente pensando en los bolsillos más ajustados, Panasonic también lanzó junto a esta G2 la Lumix DMC-G10, idéntica por dentro pero recortando algunas de sus prestaciones, como la pantalla táctil y articulada.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
1
Comentarios
Cargando comentarios