• Nokia Lumia 610: análisis
  • Nokia 808 PureView: análisis
Prueba de producto
ZOOM PROFESIONAL BUSCA CáMARA

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8: análisis

 
10
JUL 2012

Por si quedaba alguna duda de que el más veterano de los sistemas sin espejo estaba ya preparado para insinuarse sin disimulo a los fotógrafos profesionales y avanzados, el nuevo Lumix G X 12-35 mm f2.8 es la prueba definitiva. Con unas focales equivalentes al clásico 24-70 milímetros, una excelente construcción y unos resultados que dejan poco margen a las críticas, los 1.000 euros que cuesta es la única pega que puede ponérsele a un zoom que pide a gritos una cámara que esté a la altura de las circunstancias.

Equipos cada vez más diminutos y de calidad. Ése podría ser el lema que desde el primer momento asumió el sistema Micro Cuatro Tercios, aunque también es cierto que en esa balanza muchas veces ha pesado más el criterio del tamaño que el de concebir equipos de gama alta.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, parece que ha llegado el momento de dar un salto adelante. Primero con ópticas fijas y muy luminosas, y ahora con un zoom de 12-35 milímetros y f2.8 dispuesto a reeditar el clásico 24-70 milímetros que nunca falta en la bolsa de los fotógrafos profesionales y avanzados.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que el nuevo Lumix G X 12-35 mm f2.8 ASPH Vario Power O.I.S. de Panasonic parece apuntar directamente a ese nicho, con una carta de presentación que al menos sobre el papel cumple con todo lo que podría esperarse de él, incluido el sellado contra el agua y el polvo, el tratamiento antirreflejos y la estabilización óptica. El elevado precio mucho nos tememos que es también parte del guión esperado.

A primera vista

Contrariamente a lo que pudiera sugerir su interminable nombre oficial, el diseño de este objetivo es espartano y funcional. Así, en el barrilete tan sólo encontramos dos aros, un interruptor y diversas inscripciones.

El aro de enfoque, de plástico pero correcto, es el más estrecho de los dos y está situado en la parte delantera. Cuando enfocamos manualmente hacen falta tres cuartos de vuelta para ir de infinito a la mínima distancia de foco: 25 centímetros desde el sensor al sujeto, esto es, unos 7 centímetros desde el extremo delantero del objetivo usando la focal más corta.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El anillo del zoom es más ancho y está hecho de goma estriada. Presenta marcas para 12, 14, 18, 25 y 35 milímetros, distancias que aparecen exactamente iguales cuando revisamos los datos EXIF de las fotos tomadas.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Basta realizar un cuarto de vuelta para pasar de la focal más corta a la más larga, con una dureza justa que no ha disminuido durante más de una semana de intenso uso y que nos invita a ser optimistas y pensar que no acabará por coger holgura y desplegarse (este mecanismo está desprovisto de bloqueo) con el paso del tiempo.

Cabe mencionar también la presencia de un interruptor para activar o desactivar el sistema de estabilización Mega O.I.S. integrado en la óptica.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a las buenas sensaciones que transmiten la justa dureza de los mecanismos y los correctos acabados del conjunto, es probable que a muchos fotógrafos les parezca que tantos colorines e inscripciones están de más en una óptica de este nivel.

Y es que no podemos olvidar que se trata de un zoom de más de 900 euros, más caro por tanto que cualquiera de las cámaras que Panasonic tiene actualmente en su catálogo y sólo un peldaño por detrás del anhelado zoom angular de 7-14 milímetros de la firma japonesa para este mismo estándar.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como nos recuerda toda esta literatura grabada en su barril, el zoom cuenta con un recubrimiento antirreflejos de última generación para las lentes. Su estructura interna, por otro lado, está formada por 14 elementos que se organizan en 9 grupos, con 4 lentes asféricas y 2 de vidrios especiales.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La bayoneta metálica es de impecable factura, y en su parte exterior apreciamos una diminuta junta de goma que evita el paso de agua y polvo una vez montado el objetivo en el cuerpo. Una lente posterior fija impide también el paso de suciedad y la formación de pequeñas corrientes de aire hacia el sensor cuando accionamos el zoom. Una buena ayuda para mantener limpio el captor de la cámara y que puede ahorrarnos trabajo de edición para borrar las molestas motitas de polvo en las imágenes.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Junto con el objetivo se entrega un parasol de plástico en forma de pétalo con estrías mates en el interior para evitar reflejos, una bolsa de transporte no acolchada, la tapa trasera y una tapa delantera con la leyenda Lumix G X que se ajusta en la rosca para filtros de 58 milímetros.

Con la Lumix GX1

Pese a ser, con el permiso de la veterana Lumix DMC-GH2, la cámara estrella de Panasonic y una de las más potentes del sistema Micro Cuatro Tercios, lo cierto es que la Lumix DMC-GX1 usada para probar esta óptica se nos ha ido quedando corta con el paso de los días.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero más allá de este pequeño desequilibrio (resulta extraño trabajar con una óptica de semejante nivel sin un visor que llevarse al ojo), el sistema de enfoque automático de este zoom en combinación con el citado cuerpo no nos ha dado ningún problema.

El sistema es rápido, preciso y sin titubeos ni falsas confirmaciones de enfoque. El modo "AF de precisión" resulta muy adecuado con esta óptica, que permite reajustar con atino el punto de foco mediante el anillo para enfocar manualmente. Por cierto, el elemento frontal no gira al enfocar, lo que facilita el uso de filtros de todo tipo.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto al enfoque de seguimiento, en nuestras pruebas no hemos perdido el foco en ninguna ocasión una vez lo conseguíamos fijar en el sujeto en movimiento. Pasar de enfocar desde la mínima distancia de enfoque hasta el infinito es casi instantáneo incluso en condiciones de luz complejas. Dicho de otro modo, esta pareja aguantaría sin mayores problemas la comparación con casi todos los modelos SLR de gama baja y media del mercado actual.

El estabilizador cumple bien con su cometido. Teniendo en cuenta que no hemos utilizado el visor extraíble de la GX1 (que debe adquirirse por separado) y que nos ha tocado sostener la cámara a pulso sin tan siquiera poder apoyarla en la cara, hemos obtenido imágenes sin trepidar a 1/10 de segundo con la focal de 35 milímetros y a 1/5 de segundo trabajando con el angular. Unos valores que, combinados con la luminosidad de f2.8, permiten fotografiar a pulso en condiciones de luz muy pobre.

Calidad sin peros

Tras pasar unos cuantos días con este objetivo entre las manos y revisar minuciosamente decenas de fotografías realizadas con él, no nos cabe ninguna duda de que estamos ante el mejor zoom fabricado hasta el momento para la bayoneta Micro Cuatro Tercios.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La resolución que ofrece es muy alta incluso si utilizamos la máxima apertura de f2.8 y en todas las distancias focales, tanto en el centro de la imagen como en las esquinas. En el otro extremo, es cierto que la difracción sí pasa factura e incide en el rendimiento de la óptica cuando disparamos a f16 y f22.

Quizá no sería necesario que el objetivo cerrara hasta f22 para disfrutar de una calidad de imagen homogénea entre f2.8 y f16, pero suponemos que la tradición se ha impuesto en este caso.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con un Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8 montado en una Panasonic Lumix GX1 utilizando diferentes aperturas de diafragma con la focal más corta (12 mm) y más larga (35 mm). En ambos casos el sistema de reducción del efecto de viñeteo de la cámara estaba desconectado.

El viñeteo está presente en la focal de 12 milímetros si abrimos el diafragma a f2.8 o f4, pasando después a ser casi inapreciable. Tampoco hay que olvidar que, si se trabaja en JPEG, el sistema automático de corrección de la cámara también hace muy buen trabajo, por lo que es aconsejable dejarlo activado.

Muestras: Lumix G X 12-35 mm f2.8
Las fotografías se han realizado con un objetivo Panasonic Lumix G 12-35 mm f2.8 montado en una Panasonic Lumix GX1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.

La deformación geométrica es leve en forma de barrilete a los 12 milímetros, y menor incluso la de cojín en la focal más larga. El resto de focales, por su parte, están libres de distorsiones. Lo mismo ocurre con las aberraciones cromáticas: mínimas en todo el rango de focales e incluso en las zonas de la imagen más alejadas del centro.

Muestras: Lumix G X 12-35 mm f2.8 (RAW)
Las fotografías se han realizado con un objetivo Panasonic Lumix G 12-35 mm f2.8 montado en una Panasonic Lumix GX1. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.

Puestos a elegir unos diafragmas óptimos para disparar, f5.6 y f8 ofrecen los resultados más equilibrados en todos los puntos analizados. De todos modos, los más exigentes preferirán trabajar en RAW para extraer el máximo potencial que es capaz de ofrecer el excelente sensor de la GX1 junto a este zoom, evitando así el exceso de procesamiento que se aplica por defecto a las imágenes en JPEG.

Para cualquier escena

Este rendimiento hace que el objetivo resuelva satisfactoriamente casi cualquier situación fotográfica que se le presente con un plus de calidad y luminosidad. En los contraluces no aparecen artefactos extraños. Incluso con el sol dentro del encuadre y en fotos nocturnas con altas luces éstas tienen un aspecto natural. Todo ello se debe al tratamiento antirreflejos de las lentes y a los recubrimientos interiores, que hasta cierto punto justifican el elevado precio de esta pieza.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La combinación de luminosidad, precisión de enfoque -aun con poca luz- y estabilización de imagen hacen que tomar fotos en condiciones lumínicas deficientes sea fácil y rápido, permitiéndonos entrar en terrenos complicados que normalmente sólo resolveríamos bien con cámaras y objetivos de sistemas réflex de gama profesional.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con un objetivo Panasonic Lumix G 12-35 mm f2.8 montado en una Panasonic Lumix GX1.
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
12 mm
las fotografías se han realizado con un objetivo panasonic lumix g 12-35 mm f2.8 montado en una panasonic lumix gx1.
35 mm

Su factor de aumento de 0,34x (equivalente en 35 milímetros) abre la puerta a realizar algún que otro macro ayudados por la corta distancia mínima de enfoque del objetivo. Características que también nos permiten obtener imágenes impactantes en angular debido a la deformación del gran angular y la proximidad de la escena fotografiada.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El parasol es discreto y efectivo, y colocado en posición invertida apenas hace aumentar el tamaño del zoom. Un punto negativo es que con la GX1, al utilizar el flash integrado de la cámara con cualquier distancia focal, aparece una sombra en las imágenes causada por el parasol. En estos casos el uso de un flash externo se hace imprescindible.

Un clásico en versión Micro Cuatro Tercios

Es éste un objetivo que supone toda una declaración de intenciones respecto al futuro del estándar Micro Cuatro Tercios. Al menos en la parte que atañe a Panasonic. Su seriedad en cuanto a concepto, prestaciones, construcción y rendimiento deja la puerta abierta a una cámara de gama profesional (una GH3 o una GX1 con visor integrado, siguiendo la pauta de la OM-D E-M5 de Olympus).

Junto con el citado 7-14 milímetros y el futurible 35-100 milímetros f2.8, estamos ante el trío perfecto para cualquier fotógrafo avanzado o profesional.

Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las pequeñas deficiencias detectadas en cuanto a viñeteo y deformación en la posición angular son fácilmente corregibles al editar las capturas. A cambio, obtenemos una calidad de imagen superior en cualquier apertura y distancia focal.

Esto, unido al solvente sistema de enfoque de este sistema, convierte al Lumix G X 12-35 mm f2.8 en un objeto de deseo para cualquier fotógrafo que busque lo mejor y esté dispuesto a pagar por ello. Y es que está claro que hablar de sistemas con o sin espejo es cada vez un detalle de menor importancia cuando lo único que cuenta son los resultados.

Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
17 / SEP 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar