• Panasonic HDC-SD100: toma de contacto
  • HP iPAQ 614c Business Navigator: de un vistazo
Prueba de producto
REINVENCIóN ANGULAR

Panasonic Lumix DMC-LX3: toma de contacto

 
21
JUL 2008

Tal y como había pronosticado la siempre atenta agenda de la rumorología, Panasonic ha desvelado finalmente su nueva Lumix DMC-LX3. Nuevo buque insignia de la saga compacta más selecta de la firma, la LX3 ahonda en su exclusividad con un espectacular 24 mm f2 y un diseño repleto de guiños clásicos. Unas horas bajo el sol de Mónaco con los primeros prototipos nos permiten ahondar en algunas de sus características.

Las denominadas "compactas serias" están viviendo una segunda juventud. Cuando el formato RAW parecía replegarse ya definitivamente al mundo SLR, diversas marcas han decidido seguir apostando por él y combinarlo con ajustes manuales para configurar modelos pensados para un público bastante exigente.

La Lumix DMC-LX3 es un claro ejemplo de esta tendencia. Cierto que no inventa nada que la veterana Lumix DMC-LX2 no propusiera ya, pero a sus controles avanzados se les suma ahora una nueva óptica que apuesta por un zoom 24-60 milímetros con una luminosidad de f2-2.8.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un órdago más que claro de esta nueva compacta a la reciente Ricoh GX200 o a la Canon PowerShot G9, que pese a sus carencias angulares, mantiene una buena posición en este selecto escaparate.

Puesto que la LX3 probada no es una unidad de producción final, las primeras imágenes obtenidas a orillas del Mediterráneo no pueden publicarse. Aun así, esta toma de contacto sí permite hacerse una primera idea no sólo de la ergonomía y el manejo de la cámara, sino de cuestiones tan vitales como el enfoque o la distorsión de la nueva óptica.

"Volver a la esencia"
La LX3 se mantiene fiel a las líneas generales de su predecesora, pero salpica su cuerpo con nuevos e interesantes detalles que pretenden remarcar esa apuesta por el clasicismo, o como explicaron los portavoces de Panasonic, por "volver a la esencia de la fotografía".

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic suple la ausencia de un visor en la LX3 con una unidad extraíble que podrá adquirirse por separado.

Pero más allá de la sobriedad del cuerpo, esta pretensión se materializa sobre todo en los accesorios de la cámara: el visor externo para el angular de 24 milímetros -anclado a una nueva zapata, por cierto- o la funda de piel son un buen ejemplo.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No obstante, echamos mucho de menos un visor óptico integrado en el cuerpo -el gesto natural al coger esta cámara es acercársela al ojo para encuadrar-, y nos preguntamos si la ocasión no merecía un rediseño más drástico del conjunto.

Y es que detalles como el interruptor de encendido o el que permite alternar entre el modo de captura y el de revisión no acaban de cuajar con esta búsqueda de la esencia. Lo mismo ocurre con el joystick de la zona trasera. Su utilidad es incuestionable, pero a la LX3 le sentarían mucho mejor las clásicas ruedas de control.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Detalles al margen, la cámara cuenta con un nuevo monitor de 3 pulgadas y -lo que es más importante- 460.000 píxeles de resolución. Su visibilidad es excelente, e incluso a pleno sol se defiende, aunque sí es cierto que muestra fuertes aberrraciones al enfrentarse a situaciones de mucho contraste.

24 milímetros
Qué mejor camino para una de las compañías que con más empeño ha defendido los angulares que subir el listón con un Leica DC Vario-Summicron de 24 milímetros y f2. Como suele ocurrir, esta extrema cobertura angular implica renunciar a las focales más largas.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Más aún cuando, como es el caso, no se quiere sacrificar las dimensiones de la cámara y se opta por un conjunto óptico de tamaño muy comedido que a duras penas alcanza los 60 milímetros.

¿Que sería mejor llegar a un teleobjetivo estándar? Sin duda, pero estamos convencidos de que, puestos a elegir, los potenciales usuarios de la LX3 darán prioridad al angular sobre cualquier otra cuestión.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La lente de conversión angular, también opcional, convierte los 24 milímetros de la LX3 en unos más acentuados 17 milímetros.

Sin datos aún concluyentes sobre el rendimiento del objetivo, sí podemos dar fe del buen funcionamiento de su enfoque automático. Un aspecto que, de entrada, sitúa la LX3 en una posición más cómoda que su competidora más directa, la GX200 de Ricoh.

Con una espectacular luminosidad de f2 (un paso más rápida que el habitual diafragma de f2.8, recuerda Panasonic), la óptica Leica lidia bastante bien con los principales problemas de un objetivo de este tipo: la distorsión de barril de sus 24 milímetros, las aberraciones cromáticas -algún halo púrpura sí se nos ha colado en las primeras muestras obtenidas- y la pérdida de nitidez en los bordes.

Promesas
El tercer pilar de la LX3, junto al diseño y su óptica angular, es el CCD de 10 megapíxeles que presume de una mayor superficie sensible gracias a una nueva estructura. Esto debería traducirse -asegura Panasonic- en un mayor rango dinámico y un mejor rendimiento al trabajar con sensibilidades altas.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Todo ello acompañado, según los datos oficiales, de un nuevo sistema de eliminación de los ruidos de luminancia y crominancia de la mano del procesador Venus Engine de cuarta generación y de la separación en dos canales de la alimentación del CCD y del conversor analógico.

El objetivo es que la LX3 lidie con el ruido con mayor éxito que sus predecesoras y buena parte de sus compañeras de escaparate. Una pretensión que, durante el acto de presentación en Mónaco, Panasonic escenificó colocando copias impresas de esta Lumix junto a otras obtenidas con la PowerShot G9 de Canon.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Escépticos tras haber escuchado similares promesas cientos de veces, habrá que esperar a poder exprimir las posibilidades reales de la LX3.

No obstante, observando de cerca las citadas impresiones y tomando como temprana referencia las muestras obtenidas, mucho nos tememos que, una vez más, la eliminación del ruido se realiza -incluso a 80 ISO y en las zonas de sombra- a costa de un procesamiento demasiado agresivo que se lleva por delante parte de la nitidez y textura de la fotografía.

Sector en auge
Mientras los rumores sobre una supuesta Nikon Coolpix P6000 (con captura en formato RAW y un gran angular) o de una Canon PowerShot G10 (equipada con un sensor CMOS) dan aún más cancha a este segmento de compactas avanzadas, Panasonic ya ha puesto sus cartas sobre la mesa con la Lumix DMC-LX3.

Aun a riesgo de volver a caer en esa delicada trampa de las cámaras de diseño y prestaciones exquisitas que tropiezan irrevocablemente con los problemas de un sensor pequeño, la LX3 se nos antoja ya como un modelo de referencia en este particular segmento.

Panasonic Lumix DMC-LX3
Panasonic Lumix DMC-LX3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Prestaciones nunca le han faltado a esta saga, pero ese luminoso objetivo de 24 milímetros seguramente pondrá las cosas aún más difíciles a la competencia.

Fe de erratas: el objetivo de la Panasonic Lumix DMC-LX3 es un Leica DC Vario-Summicron y no un Leica DC Vario-Elmarit, como aparecía indicado en la noticia.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar