• Samsung GX-1S y GX-1L: toma de contacto y muestras
  • Canon EOS 30D: toma de contacto y muestras
Prueba de producto
LA APUESTA RéFLEX DE PANASONIC

Panasonic Lumix DMC-L1: primeras impresiones

 
27
FEB 2006
Iker Morán   |  Orlando

Si hace años nos hubieran dicho que la reina de la PMA iba a ser una réflex digital de Panasonic no nos lo hubiéramos creído. Sin embargo, así ha sido, y serán pocos los que se atrevan a cuestionar que el prototipo de la Lumix DMC-L1 es la gran noticia de esta edición de la feria estadounidense. Exquisito y contundente diseño y reminiscencias clásicas resumen el primer y breve contacto que QUESABESDE.COM ha podido tener con su prototipo.

Después de ver lo que será la nueva Lumix DMC-L1 bajo un cristal en la multitudinaria rueda de prensa ofrecida por Panasonic este pasado domingo, hemos podido tener acceso directo a un prototipo operativo de la joven réflex digital, que la compañía acaba de desvelar.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El interés despertado por este modelo no responde tanto a sus especificaciones (muy similares a las de la Olympus E-330), sino a la equilibrada combinación de diversos ingredientes que, sin duda, van a animar el mercado réflex digital durante los próximos meses. Basta mezclar el sistema Cuatro Tercios con una óptica intercambiable de Leica, un diseño clásico y previsualización en tiempo real a través del LCD para entender el porqué de tanto revuelo.

Líneas clásicas
Un evidente parecido con la Lumix DMC-LC1 es la primera idea que a uno le viene a la cabeza al sostener en las manos el prototipo de la primera SLR de Panasonic. Sus responsables nos confirman que, efectivamente, el diseño de aquel cuerpo ha servido en gran medida para marcar las líneas definitorias de este cuerpo.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Parece, por tanto, que las reminiscencias de las Leica telemétricas -todo un icono- no son algo casual, más aún si se tiene en cuenta quién firma la lente que acompañará a esta cámara. Una sensación que se acrecienta aún más cuando se observa el cuerpo desprovisto del objetivo o se echa un vistazo a través del visor réflex, situado en un lateral y no en la zona central.

Obturador y diafragma
Puesto que el control de la velocidad de obturación y la abertura del diafragma son los mecanismos fundamentales para determinar la exposición, Panasonic ha decidido concederles toda la importancia que merecen, convirtiéndolos en una referencia obligada en la cámara.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así, la L1 está coronada por un gran dial con las velocidades de obturación (de 30 a 1/4000 segundos), cuyo manejo requiere hacer cierto ejercicio de memoria. Del diafragma se encarga la lente, puesto que el flamante objetivo Leica llega provisto de su propio anillo de diafragmado.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero, ¿qué ocurre si decidimos montar en la bayoneta Cuatro Tercios una óptica Zuiko o una de Sigma compatible con la cámara y carente del citado anillo? Para esos casos, la L1 dispone de otro pequeño dial situado al alcance del dedo pulgar, aunque alejado de la posición habitual en otros modelos réflex.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Junto a esta rueda de velocidades, el prototipo de la nueva réflex dispone otros mandos que permiten seleccionar el tipo de medición y el disparo simple o en ráfaga. Cuenta también con dos botones identificados como "func", que están pensados -presumiblemente- para que el usuario los convierta en atajos a las funciones más habituales.

Clasicismo e innovación
Todo este alarde de diseño tradicional no está reñido con algunas de las innovaciones tecnológicas de más reciente incorporación. Como ya es sabido, la L1 comparte con su compañera del sistema Cuatro Tercios, la Olympus E-330, el sistema de visor de porro y, lo que es más importante, el sensor MOS Live View.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por tanto, se da la paradoja de que la que sin duda es o será la cámara digital réflex más clásica presentada hasta el momento permitirá encuadrar a través de la pantalla LCD posterior.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un monitor que, a diferencia de lo que ocurre con la E-330, no es abatible. Preguntados por esta cuestión, los responsables de la marca han comentado a QUESABESDE.COM que Panasonic no ha querido sacrificar el grosor y las dimensiones de la cámara para poder incorporar este tipo de pantalla.

En torno a este LCD de 2,5 pulgadas de diagonal se concentran los mandos relacionados con la parte digital de la cámara, entre los que no faltan accesos directos a la sensibilidad -cuyos valores aún no se han concretado- y el balance de blancos.

La batería de la LC1
El interruptor principal de encendido asume la forma de una palanca lateral, situado en el extremo superior derecho de la parte trasera, en ángulo recto con la citada rueda de velocidades. Justo en el centro de ésta se localiza el disparador de la cámara.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Continuando con la parte superior, la zapata para flashes externos compatibles con el sistema Cuatro Tercios no está sola. La L1 dispone de un flash retráctil incorporado, que, pese a su elevada posición, consigue esconderse a la perfección en el cuerpo gracias a un mecanismo de dos movimientos en forma de siete. De nuevo, una característica ya vista en la E-300 y, posteriormente, en la E-330.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El almacenamiento de las imágenes corre a cargo de una tarjeta SD Card, cuya ranura se encuentra en el lateral de la cámara. En este sentido, durante la presentación del modelo se comentó que la L1 será compatible con el formato SDHC de Panasonic, una variante de las conocidas tarjetas SD Card en la que la firma está trabajando para alcanzar pronto -aseguran- los 4 GB.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En la base del cuerpo se alberga la batería, que se encarga de la alimentación de la cámara. Según los portavoces de Panasonic, se trata del mismo modelo de batería empleado por la LC1.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
A esperar
Con interesantes datos, una agradable y prometedora toma de contacto con el prototipo y unas cuantas incertidumbres por resolver -sensibilidad, incidencia del ruido, precio-, ahora sólo toca esperar a que Panasonic presente el modelo final de su Lumix DMC-L1. Por ahora, tendremos que conformarnos con este aperitivo.

Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Panasonic Lumix DMC-L1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo cierto es que el interés despertado alrededor de esta presentación y el bautizo de Panasonic y Leica en el mundo de las réflex y ópticas digitales no pueden sino ser un anuncio de unos cuantos meses en los que el mercado estará al rojo vivo.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar