• Fujifilm FinePix Z300: de un vistazo
  • Sony A550 y A500: primer acercamiento y muestras
Prueba de producto
NEOCLASICISMO DIGITAL

Panasonic Lumix DMC-GF1: toma de contacto y muestras

 
2
SEP 2009
Iker Morán   |  Berlín

La tercera cámara Micro Cuatro Tercios es ya una realidad tangible, y con el permiso de los modelos de la competencia, uno de los estrenos estrella de esta edición de la feria IFA. Aunque internamente no aporta grandes cambios a lo visto en modelos anteriores de la saga Lumix G, la nueva Lumix DMC-GF1 llega tocada con ese halo divino que rodea a los modelos de diseño clásico. Sus reducidas dimensiones, las cuidadas líneas y algunas mejoras respecto a lo visto en la Olympus E-P1 son la carta de presentación de una cámara con la que QUESABESDE.COM ya ha podido pasar unas cuantas horas.

La misma ciudad, el mismo sistema de ópticas intercambiables y una cámara con parecidos más que razonables. Coincidencia o una de estas curiosidades impuestas por el ritmo de la fotografía digital, dos meses después de asistir al estreno mundial de la Olympus E-P1 en Berlín, volvemos a la ciudad alemana para conocer a la que desde ya mismo es su principal competidora: la Panasonic Lumix DMC-GF1.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No aparece en ninguna de las notas de prensa distribuidas por Panasonic ni se ha mencionado en los discursos oficiales. Aun así, la primera Micro Cuatro Tercios de Olympus es el evidente espejo donde esta GF1 va a mirarse.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, la pregunta no es si es o no una buena cámara -nada parece indicar que no lo sea-, sino si consigue suplir alguna de las carencias detectadas en el modelo de la competencia.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La GF1 y la E-P1 de Olympus (a su izquierda) compiten en un mismo nicho de mercado.

Para averiguarlo, hemos podido pasar unas cuantas horas con un cuerpo de preproducción de esta cámara. Aunque las muestras obtenidas no son representativas de la calidad final que puede llegar a ofrecer, a estas alturas no es ningún secreto cuáles son los pros y los contras del sensor Live MOS de 12 megapíxeles.

La clave reside -sobre todo- en su manejo, su velocidad de reacción y en esos pequeños detalles que sí hemos podido analizar durante esta breve pero intensa convivencia en Berlín.

Entre las manos
Las filtraciones ya habían anulado cualquier posibilidad de sorpresa, pero incluso sin ellas la GF1 no nos hubiera pillados desprevenidos. Es, como suponíamos y deseábamos, una especie de Lumix DMC-LX3 reconvertida a cámara de ópticas intercambiables.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La nueva Micro Cuatro Tercios recuerda en cierto modo a la compacta estrella de Panasonic, la Lumix DMC-LX3 (a la derecha).

Si las líneas de aquélla han triunfado entre un selecto grupo de usuarios de compactas, tiene sentido pensar que la fórmula también triunfará ahora con un sensor más grande, una bayoneta de por medio y, lógicamente, una calidad de imagen muy superior.

Entre las manos, el volumen de la cámara es bastante similar al de la E-P1, aunque es cierto que resulta algo más ligera. ¿Más plástico en su construcción? Tal vez, aunque el resultado final es un cuerpo de aspecto y tacto firmes que para nada transmiten una sensación de debilidad.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La mínima empuñadura del lateral es suficiente para facilitar un buen agarre, aunque nos preguntamos si estéticamente a la cámara no le sentaría mejor un acabado un poco más rugoso o texturizado en algunas zonas.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Puestos a sacar punta a los detalles estéticos, un interruptor menos tosco y un frontal más limpio de inscripciones -la del vídeo, por ejemplo, sobra- daría un aspecto aún más serio y clásico a esta cámara.

Enfoque más rápido
Nos centraremos por ahora en ciertos rasgos de la cámara que definen su idiosincrasia respecto a lo visto en sus compañeras de la seria Lumix G. El manejo es bastante sencillo, con unos menús que, aunque no nos convencen del todo para un modelo de este nivel, es cierto que resultan sencillos de manejar.

Como es habitual, el botón "Q.Menu" centraliza los ajustes principales, que además ahora pueden controlarse mediante una nueva rueda lateral, situada al alcance del pulgar derecho. Sus reducidas dimensiones y su escaso volumen hacen que no resulte tan cómoda como debería, más aún teniendo en cuenta que es una pieza clave del manejo.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como detalle, basta decir que sólo tras un buen rato de uso descubrimos que también disponía de una función de pulsador. Importante saberlo, porque de ello depende el manejo de la cámara si optamos por la vía totalmente manual.

El funcionamiento del enfoque por contraste es una de las cuestiones que más nos preocupaba, habida cuenta de que éste es uno de los puntos débiles de la E-P1 de Olympus. Según los datos oficiales, la GF1 es capaz de enfocar en sólo 0,3 segundos frente al segundo que necesitan otros modelos.

La práctica demuestra -sin un cronómetro en la mano- que efectivamente se ha progresado mucho en este terreno. La GF1 es notablemente más rápida a la hora de enfocar, lo que permite que el disparo de la cámara también resulte mucho más ágil. Al menos -claro- con el nuevo objetivo Lumix 20 mm f1.7 G probado.

El sonido de la obturación también ha variado ligeramente respecto a las Lumix DMC-G1 y GH1. Sigue sin ser el paradigma del silencio, pero esa sensación de que la cámara va a desmontarse después de cada disparo es ahora más difusa.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Respecto a la velocidad de las ráfagas, según las pruebas realizadas en formato JPEG es posible obtener una secuencia de más de una veintena de fotos consecutivas sin que la cámara muestre signos de debilidad. Si optamos por combinar RAW y JPEG, la cosa empeora notablemente: a partir del cuarto disparo, la cadencia es mucho más lenta.

Resulta interesante, eso sí, que en los dos casos la velocidad de grabación en la tarjeta y de recuperación del búffer ha sido bastante espectacular. No hubo que esperar apenas para que, después de una ráfaga, la cámara nos permitiera volver a respirar. Cierto también que Panasonic se cuidó mucho de que todas las tarjetas empleadas para la prueba fueran SD Card pertenecientes a la veloz Clase 10.

Cuestión de estilo
El flash integrado en el lateral de la cámara es otro de los rasgos distintivos de esta GF1 frente al modelo de Olympus. Aunque esperábamos que heredara algo de la ligereza y elegancia de la LX3, en este apartado las necesidades del estándar Micro Cuatro Tercios obligan a una solución poco más aparatosa y a recurrir a una estructura que eleve el flash lo suficiente.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Es totalmente necesario el flash? Digamos que su presencia no molesta y puede sernos útil en más de una ocasión. Si no, nada impide mantenerlo oculto e ignorarlo.

Algo parecido ocurre con otra de las bazas de esta Lumix: su visor electrónico extraíble, que deberá adquirirse por separado. Evidentemente, se puede sobrevivir sin él, pero saber que existe esa posibilidad anula cualquier crítica en este terreno.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De naturaleza similar al empleado por Ricoh en su GX200, resulta muy práctico en ciertas circunstancias, sobre todo a la hora de encuadrar usándolo como visor de cintura o cuando la excesiva luz pone en jaque la visibilidad de la pantalla, de 3 pulgadas y 460.000 píxeles.

Además, reconozcámoslo: la GF1 es una de esas cámaras con las que poder encuadrar sin tener que separar nuestro rostro de ellas para ver la pantalla les sienta muy bien.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Claro que nos hubiera gustado ver trasladado a este accesorio el visor electrónico de la G1 o la GH1, pero por ahora hay que conformarse con una resolución de poco más de 200.000 puntos. Suficientes para que el refresco sea bastante decente, incluso en condiciones de poca luz. El capricho, eso sí, no es barato: 200 euros más que sumar a la factura.

Vídeo manual
Puesto que -según Panasonic- las unidades de la GF1 probadas no incorporan el firmware final y su calidad no debe ser tomada como referencia, por ahora nos limitaremos a echar un vistazo a una escueta galería de muestras en JPEG y a una improvisada prueba de sensibilidad.
Muestras: 12 MP
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC_GF1 de preproducción y un objetivo Lumix G 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
No obstante, no es de extrañar que los resultados se adecuen perfectamente al rendimiento ya conocido del CMOS de 12 megapíxeles utilizado. En última instancia, será la óptica utilizada la que marque diferencias en este sentido.
Muestras: 12 MP
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC_GF1 de preproducción y un objetivo Lumix G 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc_gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7:
El citado Lumix de 20 milímetros y f1.7 utilizado para esta prueba muestra un comportamiento notable en cuanto al control de la distorsión y las aberraciones. No sería de extrañar que la ya conocida corrección por software que se aplica a las ópticas de este sistema tenga algo que ver en ello, pero en cualquier caso ahí están los resultados.

Panasonic Lumix 20 mm f1.7 G ASPH
Panasonic Lumix 20 mm f1.7 G ASPH
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Dotado de un cómodo anillo de enfoque manual, la única pega criticable a este primer "pancake" de Panasonic es la ausencia de estabilizador Mega O.I.S. Un detalle que, a falta de estabilización mecánica en el cuerpo, deja al conjunto en manos -nunca mejor dicho- del pulso del usuario.

Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-GF1 de preproducción y un objetivo Lumix G 20 mm f1.7. Haz clic en la imagen para ver un recorte:
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7. haz clic en la imagen para ver un recorte:
100 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7. haz clic en la imagen para ver un recorte:
200 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7. haz clic en la imagen para ver un recorte:
400 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7. haz clic en la imagen para ver un recorte:
800 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7. haz clic en la imagen para ver un recorte:
1600 ISO
las capturas se han realizado con una panasonic lumix dmc-gf1 de preproducción y un objetivo lumix g 20 mm f1.7. haz clic en la imagen para ver un recorte:
3200 ISO
Es en este tipo de situaciones cuando el sistema empleado por la E-P1 de OIympus deja clara su ventaja. Cierto que no es capaz de corregir tanto como los mecanismos ópticos, pero siempre está ahí.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Respecto al vídeo, la GF1 ha logrado crear un interesante cóctel entre lo visto en las últimas compactas de la firma (vídeo a 720p con el códec AVCH Lite) y los controles manuales de la GH1.

Vídeo
Los vídeos se han grabado con una Panasonic Lumix DMC-GF1 a 1280 x 720 píxeles y 30 fps, en formato AVCHD Lite y con extensión MTS. Pulsa en la imagen para descargártelos al ordenador y visualizarlos con el programa adecuado. QUESABESDE.COM recomienda para ello el software gratuito VLC media player
Ha sido grato comprobar, por cierto, que a diferencia de lo visto en algunas Lumix compactas, en este caso el inicio de la grabación del vídeo es casi inmediato al pulsar el botón dedicado exclusivamente a esta función. Su posición en la zona superior de la cámara, eso sí, no nos parece la más cómoda.
Asperezas limadas
El análisis preliminar de la Lumix DMC-GF1 puede ser bastante sencillo y escueto si, como decíamos al principio, no nos andamos con rodeos y enfrentamos la cámara a su principal competidora e innegable referencia: la Olympus E-P1.

Teniendo en cuenta que internamente las diferencias no serán abismales y que, por tanto, las diferencias en la calidad de imagen dependerán más de la óptica que del cuerpo de la cámara, basta con repasar los puntos débiles de la Olympus y ver si Panasonic ha hecho los deberes.

¿Cuáles eran estas asignaturas pendientes? La falta de un flash integrado, la imposibilidad de usar un visor electrónico y, sobre todo, la falta de agilidad de la cámara debido a un sistema de enfoque un tanto lento.

Precisamente estos tres puntos son, a grandes rasgos, las grandes bazas que de entrada esgrime esta Lumix G. La velocidad del enfoque y -por tanto- del disparo la sitúan un paso por delante de la citada E-P1.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y tampoco nos olvidamos de otro detalle que para algunos será importante: la GF1 estará disponible en negro, un acabado que sienta muy bien a este tipo de modelos.

Claro que tampoco es ningún secreto que Olympus ya está trabajando en una versión superior a esta primera Pen digital en la que, precisamente, estas tres cuestiones serán un punto clave. Además, el estabilizador integrado en el cuerpo es también un argumento a favor de la E-P1.

Pero recurrentes batallas al margen, no hay que olvidar que disponer de una nutrida gama de ópticas compatibles y acercar este tipo de cámaras al gran público a través de modelos asequibles serán, posiblemente, los pasos clave para que una de las dos compañías se convierta en referente de esta nueva categoría.

Hasta entonces, anotado queda en nuestra lista de deberes pendientes para la vuelta un duelo frente a frente entre la Olympus E-P1 y esta nueva Lumix.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar