• Digital Harinezumi 2: de un vistazo
  • Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S: prueba de campo
Prueba de producto
UN TOQUE DE RENOVACIóN

Panasonic Lumix DMC-G2: primeras muestras

 
6
ABR 2010

La primera cámara con ópticas intercambiables y pantalla táctil o una actualización más ligera de lo esperado para la Lumix DMC-G1. Sea cual sea la descripción elegida, el caso es que la nueva Panasonic Lumix DMC-G2 ya está aquí, con la grabación de vídeo y el citado monitor táctil como principales bazas. Aunque habrá que esperar todavía para verla en los escaparates, QUESABESDE.COM ya ha podido pasar unos días con una unidad de preproducción de esta Micro Cuatro Tercios.

La primera cámara Micro Cuatro Tercios del mercado, la Lumix DMC-G1, ya tiene sucesora. Tras algo más de 18 meses de vida, este modelo de ópticas intercambiables sin espejo de Panasonic ya ha dado el relevo a la nueva Lumix DMC-G2, que aún no se ha estrenado en las tiendas.

Aunque su precio y el de la algo más sencilla Lumix DMC-G10 siguen siendo una incógnita, todo parece indicar que serán dos modelos bastante asequibles. Y es que por delante tienen una doble tarea: confirmarse como alternativa real a las cámaras réflex más sencillas y pararle los pies a la creciente competencia. Samsung ya ha puesto su NX10 sobre la mesa y Sony no tardará mucho en mostrar sus cartas.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que nada mejor para amenizar la espera hasta que la G2 salga a la venta que repasar su funcionamiento. No cabe esperar grandes sorpresas de su ya conocido Live MOS de 12 megapíxeles, pero los más impacientes también podrán echar aquí un vistazo a una primera galería de muestras.

Muestras: máxima resolución
Las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la Panasonic Lumix DMC-G2 y el objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6 Vario Mega O.I.S: f3-5.6
las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la panasonic lumix dmc-g2 y el objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 vario mega o.i.s: f3-5.6
las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la panasonic lumix dmc-g2 y el objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 vario mega o.i.s: f3-5.6
las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la panasonic lumix dmc-g2 y el objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 vario mega o.i.s: f3-5.6
las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la panasonic lumix dmc-g2 y el objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 vario mega o.i.s: f3-5.6
las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la panasonic lumix dmc-g2 y el objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 vario mega o.i.s: f3-5.6
las capturas se han realizado con unidades de preproducción de la panasonic lumix dmc-g2 y el objetivo lumix g 14-42 mm f3.5-5.6 vario mega o.i.s: f3-5.6
Se trata, eso sí, de un cuerpo y un objetivo (el renovado Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6 Vario Mega O.I.S.) de preproducción. Por tanto, no hay que tomar las muestras obtenidas como referencia definitiva de lo que esta cámara es capaz.
Mínimos retoques
La esencia de la G2 es la misma que la de la G1, y por extensión, que la Lumix DMC-GH1: una cámara de ópticas intercambiables sin espejo réflex que respeta el aspecto tradicional de las SLR.

Su tamaño es comedido, aunque si la comparamos con la NX10 de Samsung (cuya prueba de campo publicábamos recientemente) la verdad es que el grosor de la G2 es bastante mayor. Además, sus dimensiones a primera vista tampoco distan de las de cualquier pequeña réflex de iniciación.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La empuñadura es muy cómoda y los mandos son abundantes, y en bastantes casos están duplicados gracias a los controles táctiles, como luego veremos. La textura exterior gustará a algunos, aunque seguro que no convencerá a muchos otros.

Disponible en varios colores, a nosotros nos ha tocado la versión roja (granate-teja-tierra, corrige el sector femenino). En cualquier caso, parece que en general gusta, aunque si nos ponemos sibaritas con la cosa cromática, el objetivo gris y negro no acaba de sentarle bien al conjunto.

Pero, ¿qué ha cambiado externamente respecto a la G1? Algunos detalles menores, como el mando encargado de controlar el modo de enfoque de la zona superior izquierda. Ahora, además del tipo de enfoque (manual, simple o continuo), también podemos elegir entre los modos puntual, automático, facial o de seguimiento.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al otro lado nos encontramos con dos nuevos botones: uno para iniciar la grabación de vídeo en cualquier momento (buena idea) y otro que permite activar el denominado modo automático inteligente, independientemente de la posición en que se encuentre el dial principal.

Por último, la rueda de control frontal pasa ahora a la parte trasera. Perfectamente situada al alcance del pulgar, mantiene también la capacidad de pulsación que tanto nos gustó en el modelo anterior y que vuelve a hacer de este pequeño mando una pieza fundamental, sobre todo a la hora de trabajar con los modos manuales.

Control táctil (o no)
Uno de los aspectos más curiosos de la G2 es su pantalla táctil. Cada vez más habitual en las cámaras compactas, ésta es la primera vez que se deja ver en una cámara de ópticas intercambiables.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero, ¿aporta algo? De entrada, hay que tener presente que el manejo táctil de la cámara es sólo una opción. Es decir, si queremos, podemos desactivar todos estos controles y manejarla exactamente igual que cualquier otra cámara. Es, por tanto, una alternativa, no un camino obligatorio.

De hecho, si por algo destaca la G2 es por ofrecer tantas posibilidades de manejo que, a la larga, incluso podemos acabar un poco mareados. Necesitaremos unos cuantos días para dar con todas sus posibilidades y decantarnos por las que más se adecuen a nuestro uso de la cámara.

Aunque todo esto se ve con más detalle en el vídeo que hemos preparado explicando el funcionamiento de la G2, a modo de resumen podríamos decir que tenemos tres opciones: trabajar con la pantalla táctil; manejarla como si de una compacta convencional se tratase, o ser más puristas y simular el modo de control clásico de las SLR.
Tocar y disparar
Si bien puede parecer arriesgado, lo cierto es que la G2 permite controlar la mayoría de sus funciones a través de su pantalla, con los dedos o con el pequeño puntero incluido. Sólo el menú principal de opciones se escapa del control táctil.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La configuración de los menús invita a empezar a tocar los ajustes vinculados a la función "Q.Menu" (menú rápido), que aparece siempre en el lateral del monitor. También podemos presionar, por ejemplo, el botón para modificar la sensibilidad y luego seleccionar el valor pulsando en la pantalla, o trabajar de este modo sobre el menú que centraliza todas las opciones en el monitor pulsando varias veces la tecla "display".

Aunque cuesta hacerse a la idea de compensar la exposición o ajustar el diafragma deslizando el dedo por la pantalla, una vez que nos hacemos con el control de la cámara es cierto que hay algunos cambios rápidos (el balance de blancos, por ejemplo) que pueden llegar a resultar más cómodos con este sistema.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si, por ejemplo, usamos siempre el visor electrónico y dejamos en el menú principal los controles, es posible que acabemos por encontrarle cierto encanto a la propuesta de Panasonic. Si no, la solución ya la hemos comentado: desactivar todas las opciones y olvidarnos del control táctil.

También a la hora de reproducir las imágenes la pantalla luce su esplendor táctil. Básicamente podemos pasar de una a otra imagen deslizando el dedo -que siempre queda muy vistoso- o ampliar una zona de la foto golpeando ligeramente la pantalla.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Desgraciadamente, parece que Panasonic no ha aprovechado estas virtudes táctiles para que sea posible también realizar ajustes sobre la imagen a través de la pantalla (al menos en este cuerpo de preproducción).

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo que sí se puede hacer -y ésta es una de sus funciones estrella- es enfocar sobre cualquier punto de la escena señalándolo con el dedo en la pantalla y disparar dándole un toque un poco más fuerte al monitor. Evidentemente, esta opción también la podemos desactivar con un icono que siempre está disponible en el lateral del LCD.

Vídeo recortado
Con el permiso de la pantalla táctil, la gran novedad de la G2 es la grabación de vídeo. Una función de la que carecía la G1 y que Panasonic ha implementado en esta cámara, aunque lo ha hecho con recortes para no pisar el terreno de su hermana mayor, la GH1.

Así, esta Lumix ofrece grabación de vídeo HD, pero sólo de 1280 x 720 puntos. Utiliza para ello los códigos de compresión AVCHD Lite (a 25 fotogramas por segundo) y Motion JPEG (a 30p). Aunque menos eficiente en lo que respecta al tamaño de los archivos, la verdad es que esta segunda opción puede ahorrarnos algún que otro dolor de cabeza si queremos editar nuestras grabaciones.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata, por tanto, de una especie de adaptación del vídeo visto en algunas compactas de la firma, pero con las ventajas de un sensor notablemente más grande. El vídeo Full HD, eso sí, queda reservado para los modelos de gama superior y para quienes estén dispuestos a pagar unos cuantos cientos de euros más.

Aunque el vídeo de 720p puede saber a poco teniendo en cuenta que la G2 emplea el mismo captor de 12 megapíxeles que el modelo anterior (aunque con otro procesador, eso sí), es de justicia reconocerle algunas virtudes en este terreno.

Y entre ellas nos quedamos, sin duda, con el enfoque. La cámara no sólo vuelve a presumir del enfoque por contraste más rápido del momento -por delante del de Samsung y Olympus-, sino que el nuevo objetivo Lumix G de 14-42 milímetros muestra un comportamiento excelente a la hora de enfocar durante la grabación de las secuencias de vídeo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Panasonic Lumix DMC-G2 con el renovado objetivo Lumix G 14-42 mm f3.5-5.6 Vario Mega O.I.S.

Salvando las distancias, su sigiloso y suave enfoque continuo en este modo nos ha recordado mucho al del Lumix G 14-140 mm f3.5-5.6 HD, concebido específicamente para la grabación de clips de vídeo con la GH1.

En este caso, no disponemos de un modo totalmente manual. De hecho, si presionamos el botón de grabación directa situado en la parte superior de la cámara, los ajustes serán totalmente automáticos, aunque el dial principal esté en modo A, S o M.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La única opción es seleccionar el modo específico en el dial principal y escoger el modo de prioridad al diafragma, que viene acompañado de un gráfico muy sencillo para entender los efectos que sobre la imagen tendrá el cambio del número f.

Igual que ocurría en el capítulo fotográfico, también aquí podemos combinar los mandos tradicionales con los ajustes táctiles sobre la pantalla para -por ejemplo- escoger el punto de la escena que queremos enfocar.

¿Futuro táctil?
Pese a que pertenecemos a esa mayoría de escépticos ante el uso de pantallas táctiles en cámaras de cierta entidad, hay que reconocer que la Lumix DMC-G2 sí puede aportar algún detalle interesante en esta línea para algunos usuarios. O al menos curioso.

Requiere, eso sí, de ciertas dosis de paciencia hasta hacerse con sus muchas posibilidades y combinaciones de control. Suponiendo, claro, que no queramos desistir y optar por el manejo mediante los botones y diales de toda la vida.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si el futuro pasa por aquí, está claro que necesitaremos un periodo de adaptación para ir haciéndonos a la idea poco a poco.

Menos dudas tenemos a la hora de aplaudir la llegada del vídeo. Más limitado en tamaño y controles de lo esperado -sobre todo si lo comparamos con el que ofrece la Canon EOS 550D, por ejemplo-, la suavidad del enfoque automático durante la grabación de los clips es uno de los detalles que más nos han gustado.

Panasonic Lumix DMC-G2
Panasonic Lumix DMC-G2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, la velocidad de su enfoque por contraste, la versátil pantalla móvil y el excelente visor electrónico siguen figurando en la lista de los mejores argumentos de esta cámara.

Un trío de ases que, directamente heredados de su predecesora, sitúan a esta G2 en un buen lugar. No es la renovación que muchos esperábamos, pero a quienes busquen un modelo diferente para iniciarse en el mundo de las ópticas intercambiables eso les dará absolutamente igual.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar