Crónica

Al fútbol con un 800 milímetros (y sin trípode)

33

Jugamos con el nuevo zoom 100-400 mm f4-6.3 de Panasonic en el Camp Nou

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
23
MAR 2016
Iker Morán | Barcelona

Es algo mil veces repetido desde que las cámaras sin espejo en general y el sistema Micro Cuatro Tercios en particular se estrenaron hace ya años: la reducción del tamaño de cuerpos y ópticas era una de sus principales ventajas. Desde entonces es un argumento de lo más recurrente, pero posiblemente ningún discurso impacta tanto como ver el nuevo zoom 100-400 mm f4-6.3 de Panasonic – en realidad lo firma Leica- junto a un Canon 800 mm f5.6 L.

Hay imágenes que no necesitan muchos más comentarios. No estamos comparando usos ni prestaciones, se adelantan a advertirnos desde Panasonic al vernos desenfundar rápidamente el móvil para tuitear la imagen comparativa y reírnos un rato en las redes sociales.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Dos teleobjetivos muy distintos con una cobertura máxima de 800 milímetros.

Efectivamente, estamos hablando de dos ópticas y sistemas muy diferentes, pero si simplificamos el asunto para que la comparación funcione, estamos ante dos ópticas con una cobertura de 800 milímetros, una luminosidad cercana (f5.6 y f6.3) y una abismal diferencia de tamaño y peso. Y de precio, por supuesto.

Pero no hemos venido al Camp Nou a hablar de las ópticas de Canon, sino a jugar con el zoom más potente disponible a día de hoy para el sistema Micro Cuatro Tercios. La mala noticia es que son unidades no finales, así que las muestras mejor usarlas solo para presumir de vistas desde uno de los palcos del estadio del Barça durante el partido que la semana pasada lo enfrentó al Arsenal en la Champions.

¿Más malas noticias? Estamos muy lejos del campo, y aunque la cosa tiene su gracia –de momento no nos mojamos bajo la lluvia como los fotógrafos que de verdad están trabajando sobre el terreno-, la luz es justa y la sensibilidad que nos pide la cámara es de 12.800 ISO. Todo mal. Casi todo, porque además de no mojarnos ni pasar frío, tenemos algo para picar y beber a mano. La fórmula perfecta para amenizar 90 minutos de “son 11 contra 11” y otros tópicos futboleros.

panasonic leica dg vario-elmar 100-400 mm f4-6.3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
panasonic leica dg vario-elmar 100-400 mm f4-6.3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El fútbol está casi reservado a las réflex de gama alta, pero poder disparar con un 800 milímetros a pulso es un argumento difícil de rebatir

Así que anulada la idea de improvisar una prueba de campo con las primeras unidades que empiezan a llegar a España, nos centramos en jugar con el zoom de 100-400 milímetros montado en una Lumix DMC-GX8. Un conjunto que, pese a ser realmente pequeño y ligero para tratarse de un 800 milímetros, llama la atención al desplegar el zoom, tal y como podemos comprobar al ver las miradas de los vecinos de la grada.

Que el fútbol es un terreno casi reservado a las réflex de gama más alta no es ninguna sorpresa, y basta echar un vistazo a la banda para comprobarlo al ver los grandes teleobjetivos de Canon y Nikon con los que trabajan los fotógrafos. Es una de las asignaturas que los sistemas sin espejo tienen pendientes y para las que –reconozcámoslo- queda todavía bastante camino que recorrer. Es una cuestión no ya solo de enfoque o velocidad -eso es relativamente fácil de resolver-, sino de sistema, de inversión de servicio técnico, de agilidad, de transmisión.

Pero una cosa no quita la otra, y poder estar disparando con un 800 milímetros a pulso es un argumento difícil de rebatir. Si le sumamos que el precio de este zoom será miles de euros más bajo que un teleobjetivo con esa focal (hablamos de menos de 2.000 euros frente a más de 10.000), está claro que razones de peso no le faltan.

De ahí que, por ejemplo, los amantes de la fotografía de naturaleza y animales esperen impacientes la llegada de este Pana-Leica, como coloquialmente se conocen a las ópticas de Panasonic que llegan con el sello de los alemanes.

panasonic leica dg vario-elmar 100-400 mm f4-6.3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Hacemos lo que podemos, disparando a 1/500 de segundo para intentar congelar a los futbolistas y subiendo el ISO más allá de lo recomendable

Pero no estamos en el monte, sino en el campo de fútbol. Hacemos lo que podemos, disparando a 1/500 de segundo para intentar congelar a los futbolistas y subiendo el ISO más allá de lo recomendable. Aprovechamos la ocasión para probar la función 4K Photo, y descubrimos que los resultados con esta suerte de vídeo 4K reconvertido a ráfaga fotográfica no están nada mal dadas las circunstancias.

Bien construido –hablamos de un objetivo que sobrepasa de largo los mil euros, ojo- y con un sistema de estabilización y enfoque que en este primer contacto prometen, insistimos en que más allá de las bromas y las comparaciones de tamaño, no se trata de convertir ahora la GX8 y este zoom en el nuevo equipo de referencia para trabajar en los partidos de Champions.

Pero quienes tengan claras las características del sistema, sus ventajas y sus limitaciones seguro que sabrán aprovechar el potencial de un teleobjetivo de este alcance y luminosidad que podemos sujetar a pulso.

Quedan solo unos minutos para que acabe el partido y el marcador está sentenciado, así que miramos de reojo el enorme 800 milímetros que descansa en el interior sobre un trípode. ¿Y si nos atrevemos a intentar disparar con él a pulso? Mejor no. Que uno es de Bilbao, pero no tanto. Mejor nos conformaremos con hacernos un selfie con él.

Productos relacionados (1)
33
Comentarios
Cargando comentarios