• Canon PowerShot G12 y Canon PowerShot G1: comparativa histórica
  • HTC HD7: análisis
Prueba de producto
PIONERA EN 3D, ESPLéNDIDA EN 2D

Panasonic HDC-SDT750: análisis

 
28
DIC 2010

Una extraordinaria videocámara que, además, graba 3D. A esta conclusión hemos llegado tras varios días trasteando con la Panasonic HDC-SDT750, la primera videocámara de corte no profesional que se atreve con la grabación en tres dimensiones. Pero más allá de este estreno, lo cierto es que su potencial como cámara convencional destaca sobre sus capacidades 3D, que son tan sorprendentes y efectistas como incómodas de gestionar y limitadas.

El mérito de ser la primera compañía en poner en el llamado segmento de consumo una videocámara capaz de grabar vídeo en 3D es algo que ya nadie le podrá arrebatar a Panasonic. De la misma manera que nadie pude discutir que su revolucionaria propuesta, bautizada con el nombre de HDC-SDT750, ofrece unos resultados sorprendentes y -por qué no decirlo- esperanzadores para el futuro de las tres dimensiones.

Lamentablemente, toda nueva tentativa en el universo de la electrónica de consumo viene acompañada siempre de una serie de limitaciones que, poco a poco, se van superando con su implantación en el mercado.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a lo novedoso de su propuesta, por suerte la SDT750 se asienta sobre las bases de la serie 700 de Panasonic, formada por un trío de videocámaras de probada solvencia que sin duda da solidez a este pionero concepto.

Ergonomía comprometida
No vamos a extendernos mucho en la descripción anatómica de esta cámara, puesto que gran parte de lo que cabía decir sobre su diseño y construcción ya fue abordado en su momento en un primer acercamiento.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando de lado el objetivo 3D, la SDT750 presenta prácticamente el mismo aspecto que la HDC-SD700, cuyo máximo logro reside en su capacidad para aglutinar una gran variedad de controles y prestaciones sin comprometer por ello el peso y tamaño del conjunto.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, la cámara logra albergar en su cómoda y portátil estructura características tan interesantes como un anillo de control en la óptica, un angular de 35 milímetros, un visor electrónico y una zapata para accesorios.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero cuando echamos mano de la óptica 3D la cosa cambia radicalmente: la cámara prácticamente dobla su tamaño y el peso del conjunto sufre un aumento considerable que, además, se reparte de forma algo desequilibrada.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si durante el primer contacto con la cámara nos hacíamos eco del engorro que supone el sencillo -aunque laborioso- calibrado de la óptica 3D, en esta ocasión hemos constatado que resulta mucho más incómodo el proceso de acoplar el accesorio a la videocámara. Y es que, por alguna razón, este procedimiento siempre requiere de unos cuantos intentos fallidos antes del definitivo y correcto anclaje.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De modo que ya podemos olvidarnos de la agilidad a la hora de grabar en 3D. Por si fuera poco, incluso con la óptica ya acoplada y perfectamente calibrada, la cámara muestra al encenderse un mensaje de advertencia que mantiene bloqueado el objetivo durante al menos seis segundos.

Vídeo progresivo
La SDT750 luce la misma hoja de especificaciones (y, por lo tanto, el mismor rendimiento) que las tres videocámaras que componen la afamada serie 700 de Panasonic. Unos modelos a los que prácticamente todos los medios especializados hemos coincidido en señalar como lo mejor de la presente temporada en el segmento del vídeo no profesional.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Armada con tres sensores MOS de 1/4,1 de pulgada y 3,05 megapíxeles de resolución cada uno, la SDT750 es capaz de generar secuencias de vídeo con una reproducción de color que, con sus tonalidades bien definidas y correctamente saturadas, roza la perfección.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De la misma manera, la imagen es realmente nítida y presenta un nivel de detalle muy bueno. Esto se hace especialmente patente cuando usamos el modo de grabación progresivo, con 1080 líneas de resolución vertical y 50 fotogramas por segundo.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto al habitual modo entrelazado, el vídeo progresivo dobla la resolución de cada cuadro, mejorando sensiblemente las zonas de detalle fino y evitando problemas de la imagen como el molesto muaré. No en vano, el flujo de datos de las secuencias progresivas de la SDT750 alcanza la sorprendente cifra de 28 Mbps, por encima del máximo teórico que puede ofrecer el formato AVCHD.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Así, es en la grabación en progresivo donde la SDT750 muestra todo su potencial. Además, como ventaja añadida este modo permite obtener en posproducción un efecto de cámara lenta fluida y de gran calidad.



Vídeo grabado con la Panasonic HDC-SD700. Debido a la semejanza entre la hoja de especificaciones de este modelo y la de la SD750, este vídeo es una muestra fidedigna del rendimiento que puede ofrecer la segunda. Las secuencias de vídeo han sido editas y optimizadas para su publicación. Puedes verlas a pantalla completa y en alta definición.

Al igual que sus hermanas de la serie 700, la SDT750 destaca también por su excelente rendimiento cuando grabamos en entornos poco iluminados. Y es que gracias a su trío de sensores y a su objetivo Leica Dicomar con una abertura de f1.5, la cámara necesita muy poca luz para generar una imagen razonablemente brillante y limpia de ruido electrónico.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, este modelo ha demostrado una gran solvencia a la hora de mantener la saturación y potencia de los colores, incluso al trabajar en interiores con luz artificial.

Y llegó el 3D
Pero, sin duda, la posibilidad de grabar secuencias de vídeo en 3D es la prestación más original y revolucionaria de esta SDT750. Clips tridimensionales que, evidentemente, luego podremos reproducir en un televisor compatible con esta tecnología. En nuestro caso hemos usado el plasma Panasonic TX-P42GT20E.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La HDC-SDT750 conectada a un televisor 3D Panasonic TX-P42GT20E.

Para ello, únicamente tenemos que usar un accesorio óptico que dobla la imagen captada por la cámara, emulando de esta manera las imágenes que captarían cada uno de nuestros ojos por separado. Después, primero la cámara y luego el televisor -acompañado, claro de las correspondientes gafas 3D- se encargan de convertir este flujo de vídeo en un secuencia en tres dimensiones.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras probar la cámara con tranquilidad y grabar infinidad de planos, podemos afirmar que el efecto 3D que se consigue con la SDT750 es francamente bueno. Más aún si tenemos en cuenta que se trata de una tecnología pionera que aún está dando sus primeros pasos. Las imágenes gozan de una acusada profundidad y en ellas se identifican con claridad los distintos planos.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, tal y como suele ocurrir con el 3D en su actual estado de evolución, la sensación que produce se acerca más a una especie de diorama con figuras planas situadas sobre un fondo que a objetos realmente voluminosos.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Eso sí, para obtener los mejores resultados es conveniente tomar una serie de precauciones. El efecto 3D es mucho más agradable si mantenemos la cámara lo más estable posible. De hecho, los movimientos rápidos y bruscos le sientan especialmente mal a las grabaciones en tres dimensiones, que luego, durante su visionado, pueden llegar a marearnos.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También hemos de tener en cuenta que cuando grabamos con la óptica 3D debemos mantener una distancia con el objeto principal de al menos 120 centímetros. Si se graba desde más cerca, la imagen aparece doble, produciéndose el mismo efecto que cuando nos acercamos cualquier objeto a los ojos hasta que ya no podemos enfocarlo.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es importante que cuando optemos por la grabación en 3D lo hagamos en entornos bien iluminados. Y es que el accesorio óptico le resta gran parte de luminosidad al objetivo integrado en la SDT750. Concretamente, pasamos de un f1.5 a un f3.2, con lo que la pérdida de luz es evidente.

Tampoco hay que olvidar que, como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, el método "side-by-side" que usa la SDT750 para generar las imágenes 3D tan sólo aprovecha la mitad de la resolución del sensor, puesto que utiliza la superficie total de los captores para generar dos imágenes paralelas.

Dos ejemplos ilustrativos de la técnica "side-by-side" que emplea la SDT750 para generar el efecto 3D. Estas imágenes son las que obtenemos si reproducimos los vídeos en tres dimensiones capturados con la cámara en el ordenador o en un televisor convencional.

Esto, evidentemente, provoca una pérdida en el nivel de detalle y la calidad general de la imagen, con lo que los defectos derivados de la falta de luz son muchísimo más evidentes al usar la óptica 3D.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los vídeos en tres dimensiones se graban en formato AVCHD con 1080 líneas de resolución y 50 fotogramas entrelazados y ocupan exactamente lo mismo que un flujo de vídeo normal con las mismas características. Las secuencias se pueden reproducir a través de la cámara en cualquier televisor compatible con el citado sistema tridimensional "side-by-side".

Manejo, fotografía y otras prestaciones
La SDT750 es -como sus compañeras de saga- una cámara muy completa en cuanto a control manual se refiere. Ya sea a partir de la pantalla táctil o del anillo de la óptica, permite ajustar manualmente todos los parámetros de la exposición y el nivel de entrada de audio, entre otras opciones.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lamentablemente, todas estas posibilidades de manejo quedan anuladas cuando acoplamos la óptica 3D. En estas circunstancias, la cámara funciona de forma plenamente automática.

Del mismo modo, con el accesorio 3D se pierde el zoom óptico de 12 aumentos de la cámara y queda bloqueado el anillo de control. Sí se mantienen activas, sin embargo, algunas funciones interesantes, como la grabación con el "intervalómetro".

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque en una pegatina en la parte superior de la cámara se publicite la posibilidad de hacer fotografías de 14,2 megapíxeles, hay que tener en cuenta que esta cifra se alcanza mediante interpolación, ya que la resolución nativa de la SDT750 es de 9,15 millones de puntos.

Muestras: foto
Las fotografías se han tomado con una Panasonic HDC-SDT750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sdt750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sdt750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sdt750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sdt750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sdt750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sdt750 y lucen un tamaño de 8,6 megapíxeles sin interpolación
Las instantáneas capturadas con esta cámara gozan por lo general de unos bonitos y saturados colores, así como de un buen rango dinámico y contraste. Sin embargo, se quedan un poco cortas en cuanto a nitidez y detalle.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incompresiblemente, no podemos realizar fotografías en tres dimensiones. Un detalle que no parece plantear un gran desafía técnico y que hubiera sido sin duda un atractivo más para el usuario.

Vacaciones, viajes, bodas, cumpleaños... ¿en 3D?
Las cifras revelan claramente que el 3D está teniendo un éxito considerable en las salas de cine y que son ya muchos los espectadores que se han acercado a disfrutar de películas en tres dimensiones.

La pregunta es si esta contrastada tendencia puede tener un reflejo en el ámbito doméstico hasta el punto de que la gente se plantee grabar sus vacaciones o los primeros pasos de su hijo en formato 3D. Y es en ahí donde la Panasonic HDC-SDT750 tiene un duro camino por recorrer: convencer a los videoaficionados de toda la vida de que sus grabaciones lucirán mejor en tres dimensiones.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a resultados, la SDT750 se muestra muy convincente en su capacidad para generar vídeo en 3D. El problema estriba en todos esos pequeños problemas y limitaciones que, como hemos ido comprobando, acarrea lanzarse a grabar en tres dimensiones. Todo ello sin olvidar, además, el importante desembolso económico que supone.

Afortunadamente, la SDT750 no es sólo la primera videocámara doméstica 3D, sino también una de las mejores y más completas cámaras que hemos tenido oportunidad de probar. Y eso es, sin duda, un potente argumento a su favor.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar