• Tarifas para el iPad 2 3G: comparativa entre Movistar, Vodafone, Orange y Simyo
  • Nikon D5100: toma de contacto
Prueba de producto
BRILLANTE PERO CONSERVADORA

Panasonic HDC-SD900: análisis

 
30
MAR 2011

Cuando algo funciona, ¿por qué cambiarlo? Muy probablemente ésta ha sido la máxima que han aplicado en Panasonic a la hora de desarrollar la HDC-SD900, una videocámara realmente destacable que guarda un excesivo parecido con su predecesora, la HDC-SD700. Un continuismo que se traduce en una excelente calidad de imagen, un solvente modo de grabación progresiva y un generoso abanico de controles manuales. Sin apenas novedades, la SD900 tiene todos los números para situarse de nuevo en el podio de las videocámaras.

Desde que Panasonic inauguró su saga de videocámaras 3MOS con las HDC-SD100 y HS100, éstas siempre han sido sinónimo de éxito y han cosechado buenas críticas. Las dos últimas generaciones de la saga, representadas por las series HDC-700 y 900, siguen haciendo gala de un excelente nivel, aunque acusan ya un cierto estancamiento en cuanto a novedades.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, la hoja de espeficicaciones de esta HDC-SD900 es prácticamente un calco de la de la HDC-SD700, exceptuando unas pocas novedades, como la pantalla de 3,5 pulgadas o la posibilidad de grabar en 3D mediante un accesorio opcional.

Una pantalla más grande
El diseño de la HDC-SD900 cuenta con todos los rasgos característicos que acompañan a la saga 3MOS de Panasonic desde sus inicios. Se cumple, por tanto, la máxima de aglutinar el máximo posible de opciones y prestaciones avanzadas en un cuerpo razonablemente portátil y acorde con lo demandado en este segmento.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El angular de 35 milímetros, el visor electrónico, el anillo de control en la óptica, las conexiones para micrófono y auriculares y la zapata para accesorios se dan cita en un dispositivo que, una vez más, destaca por su estupenda ergonomía y peso equilibrado.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si bien es cierto que las dimensiones han crecido ligeramente respecto a la generación anterior, esto se debe a que la SD900 cuenta con un monitor táctil LCD de 3,5 pulgadas, lo que supone un incremento de casi 2 centímetros respecto a la diagonal de su predecesora.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Panasonic se pone así a la altura de las cámaras más avanzadas del catálogo de Sony al mejorar la experiencia de control de la cámara, que se basa precisamente en su pantalla táctil.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra de las escasas novedades de la SD900 respecto a la generación anterior está en su remozado menú en pantalla, que aglutina todas las opciones disponibles en un pequeño panel lateral deslizante.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El manejo de los menús y submenús es razonablemente cómodo, aunque en ocasiones resulta un tanto engorroso y no está a la altura de la cantidad de opciones que ofrece esta cámara. En este sentido, se echa también de menos un botón físico -presente en la generación anterior, por cierto- para acceder al menú de opciones en cualquier momento. Además, si optamos por plegar la pantalla y usar el visor, perdemos la posibilidad de acceder a muchísimas de las opciones que ofrece la cámara.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Afortunadamente, los controles manuales más importantes -obturador, diafragma y enfoque- se pueden gestionar con el anillo de la óptica. Un recurso que, una vez más, vuelve a resultar muy útil y que supone uno de los grandes aciertos de esta cámara.

Este control nos ha parecido especialmente práctico a la hora de cambiar manualmente los planos del enfoque para crear atractivos efectos visuales. A ello contribuye la excelente ayuda de autofoco en pantalla, que marca en color azul los bordes de los objetos que están correctamente enfocados.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para acabar con el diseño, merece la pena detenerse sobre un sutil cambio: la SD900 ya no tiene la toma de corriente oculta tras la batería. Algo que habíamos criticado reiteradamente en todas sus predecesoras y que, pese a no ser un gran problema, encuentra por fin solución en esta cámara.

Leica y 3D
Otra de las novedades que trae consigo la nueva serie 900 de Panasonic es la posibilidad de grabar secuencias de vídeo en tres dimensiones. Para ello se debe acoplar a la cámara el accesorio óptico VW-CL1, que inició su andadura en compañía de la Panasonic HDC-SDT750.

La SD900 utiliza exactamente el mismo sistema de generación 3D que la SDT750, por lo que nada mejor que repasar el análisis que realizamos en QUESABESDE.COM sobre dicha cámara para conocer las luces y las sombras de este sistema.

Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SDT750
Panasonic HDC-SDT750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Panasonic HDC-SDT750, en la imagen superior, y el objetivo 3D VW-CL1.

Como no podía ser de otra forma, la SD900 viene armada con una óptica Leica Dicomar que, gracias a su abertura máxima de f1.5, es una de las responsables del buen rendimiento de la cámara cuando la luz escasea. Como ya pasaba en su predecesora, la óptica de la SD900 ofrece además un angular de 35 milímetros y un zoom de 12 aumentos.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Donde sí hay novedades es en el sistema de estabilización, bautizado como Hybrid OIS y que combina un mecanismo óptico con otro electrónico. Sin disponer de ambas cámaras para compararlas frente a frente, se nos hace complicado afirmar si la estabilización ha mejorado respecto a la SD700, pero sí podemos asegurar que Panasonic ha vuelto a hacer un buen trabajo en este terreno.

Así, la capacidad de la SD900 para mitigar vibraciones, desde las sacudidas más sutiles producidas por nuestro pulso hasta los movimientos más acentuados al grabar desde dentro de un coche, es realmente encomiable.

Imagen sin cambios
Los componentes implicados en la generación de las secuencias de vídeo se mantienen inalterables respecto a los modelos de la serie 700, por lo que la calidad de imagen de esta cámara tampoco ha sufrido cambios o al menos éstos no son apreciables.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La SD900 viene armada con un trío de sensores CMOS de 1/4,1 de pulgada y 3,05 megapíxeles de resolución efectiva cada uno. Una vez más, Panasonic desaprovecha la oportunidad de ampliar un poco el tamaño de sus captores, que permanece inalterable desde que en 2009 vieron la luz las HDC-HS300 y TM300.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A pesar de ello, la SD900 puede presumir, una vez más, de una excelente calidad de imagen en la que destaca por méritos propios una brillante reproducción de los colores que roza la perfección, con unas tonalidades bien definidas y correctamente saturadas.

vídeos en AVCHD
Así mismo, la nitidez y el nivel de detalle también se sitúan entre lo mejor del mercado, especialmente cuando echamos mano del modo de grabación progresiva con 1080 líneas de resolución vertical, 50 fotogramas por segundo y un flujo de datos de 28 Mbps.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sin duda es en este modo en el que la SD900 ofrece todo su potencial, sin olvidar que, en posproducción y gracias a esos 50 fotogramas por segundo, podemos obtener vídeos en cámara lenta.

La grabación en condiciones más o menos penumbrosas es también uno de los atractivos de esta cámara, que necesita muy poca luz para obtener una imagen razonablemente brillante y limpia de ruido electrónico.



Vídeo grabado con la Panasonic HDC-SD900. Las secuencias de vídeo han sido editas y optimizadas para su publicación. Puedes verlas a pantalla completa y en alta definición.

Como cabía esperar, la fotografía no es uno de los fuertes de la SD900. La cámara presume de obtener instantáneas de 14,2 megapíxeles, aunque conviene saber que esta cifra se alcanza mediante interpolación. Si nos conformamos con la resolución efectiva de 8 millones de píxeles, podremos obtener fotos para salir del paso, pero nunca con la calidad que nos ofrecería una cámara fotográfica.

Muestras: fotografías
Las fotografías se han tomado con una Panasonic HDC-SD900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sd900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sd900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sd900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sd900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sd900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
las fotografías se han tomado con una panasonic hdc-sd900 y tienen un tamaño de 8,3 megapíxeles sin interpolación
La cámara, por cierto, ofrece también la posibilidad de realizar grabaciones en time-lapse de forma muy sencilla y con excelentes resultados.
¿Por qué la SD900?
La HDC-SD900 cuenta con argumentos de sobra para seducir a aquellos amantes del vídeo que busquen una cámara razonablemente compacta y cargada de prestaciones avanzadas. El problema es que estos argumentos son prácticamente los mismos que encontramos en su precursora, la HDC-SD700, y en general en toda la anterior generación 3MOS de la compañía. Unas videocámaras que, presumiblemente, bajarán de precio ante el lanzamiento de los nuevos modelos (que en el caso de la SD900 se sitúa en 1.000 euros) y se convertirán en una opción realmente atractiva.

Panasonic HDC-SD900
Panasonic HDC-SD900
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, y sin mirar al pasado, la SD900 no defraudará a nadie, ya que es sin duda una de las mejores videocámaras de su segmento. Al poseer las mismas especificaciones, esta conclusión sirve también para las HDC-TM900 y HS900, que se distinguen por sendas memorias internas de 32 y 220 GB.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar