• Sony GPS-C1: toma de contacto
  • Pentax K10D: primeras muestras
Prueba de producto
AVCHD EN TARJETAS DE MEMORIA

Panasonic HDC-SD1: toma de contacto

 
8
DIC 2006
Álvaro Méndez   |  Teguise (Lanzarote)

La nueva HDC-SD1 de Panasonic debuta en el mercado europeo como la cámara de alta definición 1080i más ligera y pequeña del mercado. Basada en el formato AVCHD, desarrollado conjuntamente con Sony, la SD1 utiliza tarjetas de memoria SD Card como soporte, tiene tres sensores CCD y está armada con un zoom Leica Dicomar de 12 aumentos. QUESABESDE.COM ya le ha hincado el diente a la nueva joya de la corona de la firma japonesa.

Panasonic adelantó al pasado martes en Lanzarote la presentación europea de sus nuevas videocámaras AVCHD a una reducida representación de medios especializados. QUESABESDE.COM aprovechó la ocasión para conocer en primera persona a las nuevas HDC-DX1 y SD1 y realizar una primera toma de contacto con esta última.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Elegante, compacta y ligera
La primera sensación que transmite la HDC-SD1 cuando la cogemos y nos disponemos a utilizarla es la extrema ligereza de la que hace gala. La cámara es ciertamente liviana, o así por lo menos lo parece, sobre todo teniendo en cuenta que el peso que consta en las especificaciones oficiales es -nada más y nada menos- de 430 gramos.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La sensación de ligereza se debe -imaginamos- a la excelente ergonomía del dispositivo. La SD1 se agarra con mucha firmeza y comodidad, y queda perfectamente rodeada por la mano gracias a su orgánica y redondeada. Cabe destacar el gran acierto que supone la incorporación de una pequeña zona gomosa e la parte superior de su cuerpo y que afianza aún más el agarre.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La SD1 presume también de un bonito diseño, con líneas sencillas y redondeadas. Toda la carcasa es de un gris claro metalizado, habitual en las eCam de Panasonic; se salva de esta característica el reverso de la pantalla LCD, casi blanco y con aspecto nacarado. La pantalla, por cierto, tiene 3 pulgadas de diagonal.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El aspecto sobrio y compacto se debe en parte a los pocos botones y controles que salpican la carcasa. Panasonic sigue apostando en este nuevo modelo por el excelente control que brinda el joystick integrado, situado a la altura del pulgar y con el que es posible navegar por los menús y configurar la práctica totalidad de los controles manuales.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La batería se encuentra en este modelo encerrada en un hueco en la base de la cámara. Esta solución, que contribuye claramente al aspecto compacto y sobrio del dispositivo, puede plantear problemas de autonomía, pues es imposible añadir acumuladores de mayor tamaño a la cámara.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al igual que ocurre con la batería, se han eliminado de esta cámara el visor electrónico y la zapata de accesorios en pro del tamaño y el diseño.

Triple sensor y óptica Leica
La nueva cámara AVCHD de Panasonic sigue fiel a los argumentos comerciales de sus predecesoras de definición estándar. La firma nipona sigue apostando fuerte por la tecnología de triple sensor, y su colaboración con la germana Leica continúa dando sus frutos en la parte óptica.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así pues, la SD1 está equipada con un trío de sensores CCD de 1/4 de pulgada y un objetivo Leica Dicomar con un zoom óptico de 12 aumentos equivalente a 38,5-462 milímetros.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la presentación europea de Lanzarote, los responsables de Panasonic defendieron a ultranza la incorporación de tres captores frente al único sensor CMOS incorporado en las cámaras de alta definición de Sony.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los asistentes pudieron comprobar en habitaciones especialmente habilitadas para la ocasión la excelente reproducción de color de la que hace gala esta videocámara, aunque nos reservamos el veredicto definitivo para un análisis más exhaustivo.

1080i en tarjetas
No cabe ninguna duda de que la posibilidad de grabar vídeo de alta definición según el estándar 1080i en tarjetas SD Card y SDHC -la nueva versión de alta capacidad de las primeras- es la gran aportación de la SD1 al panorama del vídeo para aficionados.

Ello es posible gracias al desarrollo del formato AVCHD, basado en el códec de compresión MPEG4, que permite también utilizar como soporte discos duros y DVD. La grabación sobre tarjetas de memoria ofrece, sin embargo, un buen número de ventajas.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para empezar, este tipo de soporte facilita la miniaturización de los dispositivos y -consiguientemente- contribuye a hacerlos más ligeros. La eliminación de partes móviles, mecanismos de arrastre de cintas o cabezales de escritura, por otro lado, hacen de la SD1 una cámara extremadamente silenciosa y muy resistente a las sacudidas o los golpes.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La SD1 goza también de una inusitada velocidad de respuesta. Durante las pruebas realizadas, pudimos comprobar que el dispositivo está listo para grabar en apenas 3 segundos desde el encendido, una marca que supera con creces las conseguidas por otros soportes de grabación.

Aun así, las tarjetas de memoria presentan todavía un problema de capacidad. En la máxima calidad posible, que en la SD1 es de 1080i y con un flujo de datos de 13 Mbps, tan sólo pueden almacenarse 20 minutos de vídeo en una tarjeta SD Card de 2 GB. Desde Panasonic, sin embargo, se insiste mucho en que las capacidades de las tarjetas aumentan de forma exponencial a la misma velocidad en que se abarata su coste.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Durante la presentación de la SD1, tuvimos la oportunidad de visionar algunas secuencias grabadas con la cámara en flamantes pantallas de plasma. El resultado era, ciertamente, espectacular.

Las imágenes mostraban un colorido y un nivel de detalle francamente destacable, aunque cabe decir que todas las secuencias estaban grabadas en condiciones lumínicas muy favorables. Un futuro análisis más profuso nos revelará el rendimiento de la cámara con poca luz o en condiciones menos halagüeñas.

Fácil de usar
La SD1 se puede calificar, sin lugar a dudas, como una cámara de manejo sencillo. Siguiendo la misma filosofía de los modelos MiniDV, como las NV-GS300 y GS180, esta videocámara se manipula con una sola mano y resulta muy intuitiva, tanto en su funcionamiento como en la navegación por los menús y las distintas opciones de captura.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A ello cabe añadir el excelente y completo control manual al que nos tienen acostumbrados casi todas las videocámaras de Panasonic, monopolizado por el dedo pulgar mediante el manejo del pequeño joystick integrado en la parte trasera.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la SD1 podemos manipular fácilmente la velocidad de obturación, el diafragma, la ganancia y el foco. Durante el enfoque manual, por cierto, la cámara amplía un sector del centro de la imagen, facilitando así una mayor precisión en el ajuste.

Un buen número de prestaciones
Panasonic vuelve a echar mano en este modelo de su conocido sistema de estabilización óptica Mega O.I.S., que a juzgar por las escasas pruebas realizadas tiene un rendimiento muy destacable.

En Lanzarote ya pudimos probar su efectividad montados a lomos de un camello en el parque Nacional de Timanfaya, al sur de la isla. En una cámara de alta definición se hace más necesario si cabe un buen estabilizador, ya que al visionar las secuencias en pantallas de gran tamaño las sacudidas involuntarias resultan más patentes y -por tanto- molestas.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siguiendo la estela de alguna de las últimas videocámaras de Sony, la SD1 incorpora en la parte superior un set de cinco pequeños micrófonos destinados a la captación de audio compatible con el estándar Dolby Digital 5.1. El sistema de audio, además, se coordina con el zoom de la cámara, aislando automáticamente sonidos ambientales cuando cerramos el plano sobre algún motivo.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara dispone también de una entrada mini-jack para conectar un micrófono adicional. Como ya ocurría con la NV-GS300, no es posible monitorizar el audio.

Aparte de las habituales conexiones de audio y vídeo compuesto y USB, la SD1 está equipada con un terminal HDMI que permite conectarla directamente con televisores de alta definición.

Muy buenas sensaciones
A la espera de realizar un análisis más profundo, la Panasonic HDC-SD1 suscita por ahora una agradable sensación. Ya en un primer contacto, la cámara entra por la vista y enamora al tacto, con un diseño y una ergonomía que pueden calificarse de excelentes.

Panasonic HDC-SD1
Panasonic HDC-SD1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin lugar a dudas, la SD1 supone un paso adelante que cuenta con poca competencia en el actual mercado de las videocámaras. Su éxito, eso sí, dependerá en gran medida de la evolución del segmento de la alta definición, que precisamente ahora empieza a hacerse verdaderamente popular, y en el progresivo abaratamiento de las tarjetas de memoria de alta capacidad SDHC.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar