• Sony Action Cam FDR-X1000V: análisis
  • Microsoft Surface 3: análisis
Prueba de producto
Panasonic Lumix DMC-GX8
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Panasonic Lumix GX8: primeras muestras

119
16
JUL 2015
Texto y fotos: Iker Morán

¿Alguien se acuerda de la LC1? Han pasado más de diez años desde que aquella cámara de 5 megapíxeles (prima gemela de la Digilux 2 de Leica) conquistara el corazón de muchos fotógrafos. Nosotros nos acordamos de ella nada más tener entre las manos la nueva Lumix DMC-GX8, que tanto por diseño como por tamaño parece ser la vuelta de Panasonic a su discurso más fotográfico.

La cámara, la verdad, es grande. Los acabados son excelentes, los mandos, abundantes y bien colocados, y la ergonomía (al menos tras unas cuantas horas de convivencia) también nos gusta. Pero es grande. No podemos parar de repetirlo, porque posiblemente eso es lo primero que se piensa al verla y colocarla junto a su predecesora.

Panasonic Lumix DMC-GX8
Panasonic Lumix DMC-GX8
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero no nos quedemos estancados ahí, porque la GX8 llega con muchos titulares bajo el brazo. De entrada es la primera Micro Cuatro Tercios que se atreve con 20 megapíxeles, y estrena además un sistema de estabilización dual que promete maravillas.

Recién anunciada, hemos tenido unas cuantas horas para conocerla más de cerca y, aprovechando la llegada en el último minuto de una unidad final ya totalmente operativa, recopilar una docena de muestras para empezar a hacernos una idea de lo que podemos obtener con esos 20 millones de píxeles en formato Micro Cuatro Tercios.

Buen diseño, tamaño discutible

Cuatro botones configurables de función, otros cuatro accesos directos en el dial posterior, dos ruedas de manejo, dial de modos con compensación de la exposición integrada, un interruptor dedicado a los modos de enfoque… Lo cierto es que pocas pegas podemos ponerle a la GX8 en lo que respecta a las opciones de configuración de su manejo. Incluso sin tiempo suficiente para amoldarla a nuestras manías, está claro que en esta asignatura la cámara cumple de sobra.

Tampoco hay nada que objetar a su cuerpo sellado, a un visor electrónico que crece en resolución y tamaño, y que a primera vista –nunca mejor dicho- nos ha parecido estar a la altura del de la Olympus OM-D E-M1, hasta ahora el mejor visor electrónico de una Micro Cuatro Tercios. Incluso el peso más ligero de lo que podría parecer a primera vista seguro que seduce a más de uno.

panasonic lumix dmc-gx8panasonic lumix dmc-gx8
Más grande

Llama la atención que la GX8 (a la izquierda en ambas fotos) es más grande que su antecesora, la GX7. Panasonic lo justifica en el tamaño del visor, que también ha crecido

panasonic lumix dmc-gx8
Panasonic Lumix DMC-GX8
Iker Morán (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-gx8
Panasonic Lumix DMC-GX8
Iker Morán (Quesabesde)

Pero dejando al lado otros detalles (¿qué hace la ranura para la tarjeta en el compartimento de la batería?), el tamaño es sin duda el punto más polémico de esta cámara. ¿Qué sentido tiene defender un captor de menor tamaño y la eliminación del espejo par reducir el volumen si luego se acaba concibiendo una cámara de estas dimensiones?

Puede parecer exagerado, pero vista al lado de la Lumix DMC-GX7 cuesta un poco de entender, por mucho que es verdad que hay usuarios que defienden las cámaras grandes y robustas. Otro punto a su favor: las ópticas más voluminosas estarán aquí más equilibradas que en un cuerpo pequeño.

panasonic lumix dmc-gx8
Panasonic Lumix DMC-GX8
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero incluso aceptando estos argumentos y las explicaciones de Panasonic para justificar este cambio de rumbo (un visor tan grande requiere más espacio, nos aseguran), hay otros detalles en esta Lumix que no acabamos de comprender, como la ausencia de un flash o el uso de un conector de micrófono pequeño (2,5 milímetros) en lugar del estándar. ¿Acaso no había espacio?

Estabilización mecánica y óptica

El zoom 14-140 mm f3.5-5.6 no es posiblemente el mejor compañero para medir el potencial del nuevo CMOS de 20 millones de píxeles, pero de momento puede aportar las primeras pistas.

Lo cierto es que la compañía apunta alto, y aunque ellos mismos descartan la idea de enfrentarse a cámaras con captores de formato completo, sí aseguran que estamos ante el mejor sensor del sistema G hasta la fecha –por delante de la GH4, cabe suponer- e incluso hablan de un rendimiento a la altura del de modelos APS-C de 24 megapíxeles.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-GX8 y un objetivo Lumix G 14-140 mm f3.5-5.6

Panasonic compara el rendimiento del nuevo sensor de 20 megapíxeles con el de los APS-C de 24 millones de puntos

Pero más allá de la resolución, otro de los puntos fuertes de la cámara es su estabilización mecánica integrada en el cuerpo. Es verdad que no es nada nuevo y que la GX7 ya contaba con esta función. Sin embargo, ahora no solo se piensa en estabilizar ópticas antiguas y de otras bayonetas usadas mediante adaptador, sino en combinar además esta estabilización con la de las ópticas para aumentar la eficacia del sistema.

En concreto, se habla de un mecanismo de 4 ejes en el cuerpo y 2 en la óptica, lo que suena realmente prometedor al unirlos. Para comprobarlo, eso sí, habrá que esperar un poco, porque será necesario actualizar el firmware de los objetivos de tal modo que sean compatibles con este sistema dual.

La GX8 presume de un doble sistema de estabilización que combina los 4 ejes del mecanismo integrado en el cuerpo con los otros 2 de las ópticas de la firma

panasonic lumix dmc-gx8
Panasonic Lumix DMC-GX8
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo que empezará a ocurrir a partir de agosto (la cámara sale al mercado en septiembre) y que llegará a la mayoría de objetivos, quedándose fuera solo algunos muy veteranos, como el 14-45 mm f3.5-5.6, el 45-200 mm f4-5.6 y el 100-300 mm f4-5.6.

En el momento de grabar vídeo, el estabilizador funcionará sobre 5 ejes: 3 del cuerpo y 2 de la óptica. Aunque si se trabaja en resolución 4K, habrá que olvidarse del estabilizador mecánico y confiar solo en el objetivo.

1.200 euros

Y del vídeo 4K, ¿no hablamos? Es curioso, porque pese a ser otra de las prestaciones estrella de la cámara, su creciente popularización entre los modelos de Panasonic hace que ya nos suene como una especificación casi obligatoria o por lo menos previsible.

En todo caso, la propia firma reconoce que esta es una cámara orientada a la fotografía y que quienes estén pensando en vídeo o en un modelo híbrido deberían orientarse hacia la GH4. En todo caso, y desde la perspectiva más puramente fotográfica, las funciones de alta velocidad vinculadas al vídeo 4K y que ya vimos al analizar la Lumix DMC-G7 llegan también a esta GX8.

panasonic lumix dmc-gx8
Panasonic Lumix DMC-GX8
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con un precio de 1.200 euros (solo el cuerpo), la GX8 se coloca en un sector muy competitivo y con rivales muy bien establecidos

Algo que, combinado con el estupendo sistema de enfoque (ya veremos qué tal se porta en modo de seguimiento, donde Panasonic promete una mejora del 200%), las ráfagas de hasta 8 fotogramas por segundo y la obturación electrónica de 1/16.000, nos hace pensar en la GX8 como una suerte de cámara de aires clásicos pero con la última tecnología. También con Wi-Fi, claro.

Si con la GX7 Panasonic echó mano del concepto neorretro, ahora esa idea se mantiene y crece. Nunca mejor dicho, porque estamos ante una cámara que, con un precio de 1.200 euros (sin el objetivo), se coloca en un sector muy competitivo y con rivales muy bien establecidos de gran tirón comercial. Y no hablamos solo de los Canon y Nikon de toda la vida, sino también de las Fujifilm X o las OM-D de Olympus.

119
Comentarios
Cargando comentarios