• Sigma sd Quattro: prueba de campo
  • Así es el móvil de Hasselblad
Prueba de producto
Panasonic Lumix DMC-G80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Panasonic Lumix G80: primeras muestras

5
19
SEP 2016
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Aunque Photokina ya no es lo que era, lo cierto es que hoy es uno de los peores días del año para presentar una nueva cámara. Demasiada competencia luchando por los titulares y las fotos como para que un modelo consiga destacar. Algo así es lo que le pasa a esta Lumix G80, que ni siquiera tiene que salir de casa para toparse con otros modelos que hoy se llevan gran parte de la atención, empezando por la Lumix GH15.

Pero dejando al lado esa dosis de protagonismo que todas reclaman hoy, hace unas semanas tuvimos ocasión de probar la nueva G80. Un modelo que, como ya viene siendo habitual, llega sin grandes novedades en el bolsillo pero sí con una interesante mezcla de ideas y conceptos tomados prestados de otras cámaras de la saga.

Así que, recurriendo a ese viejo truco de las comparaciones para situarnos un poco, podríamos decir que la G80 es algo así como una Lumix G7 mejorada y más robusta, o una versión con diseño réflex de la Lumix GX80. Además de, por supuesto, asumir en cierto modo el papel de hermana pequeña de la citada GH15, que también ha visto hoy la luz.

Cuerpo sellado

La llegada de la G80 no supone que la G7 se retire, nos advierten los responsables de Panasonic. La idea está clara: un precio todavía más ajustado para potenciar las ventas de la G7 (que hace ya tiempo que puede presumir de una relación calidad-precio excepcional) y una G80 para aquellos más aventureros que requieran un cuerpo con algo más de prestancia.

Esa es la clave, por muy curioso que nos resulte eso de presumir de tamaño y volumen en un sistema como el Micro Cuatro Tercios, que siempre ha abanderado el discurso contrario. Pero el caso es que ahí fuera existe un tipo de público que quiere tener entre las manos una cámara más contundente o un cuerpo más equilibrado a la hora de trabajar con ópticas grandes. Si la GX80 sería la opción perfecta para los viajeros que quieren ir ligeros, la G80 lanza un guiño a esos fotógrafos de montaña que no tienen problema en ir un poco más cargados.

panasonic lumix dmc-g80panasonic lumix dmc-g80panasonic lumix dmc-g80panasonic lumix dmc-g80
Más contundente

La G80 tiene unas líneas y un volumen adecuados para quienes busquen un cuerpo con algo más de prestancia que otras Micro Cuatro Tercios

panasonic lumix dmc-g80
Panasonic Lumix DMC-G80
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g80
Panasonic Lumix DMC-G80
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g80
Panasonic Lumix DMC-G80
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g80
Panasonic Lumix DMC-G80
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Toda esa teoría se traduce en cambios sutiles y más evidentes. Además de unas líneas más duras y con menos curvas, la empuñadura también crece respecto a la G7, y en líneas generales la G80 se asienta entre las manos con la misma naturalidad que las réflex tradicionales.

No es que haya un gran salto respecto a modelos anteriores de esta línea, pero son pequeños cambios que se acaban notando. Sobre todo si se opta por colocar la empuñadura opcional (su precio de 350 euros nos resulta excesivo) y recordamos que a diferencia de las citadas GX80 y G7 este cuerpo de magnesio sí está sellado.

16 megapíxeles

Aunque la primera vez que tuvimos entre las manos la G80 allá por finales de julio se trataba de un modelo de preproducción, la espera ha permitido poder disponer de una cámara ya final con la que tomar unas primeras muestras y tener unas sensaciones de uso más reales.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix G80 y un objetivo Lumix G 12-60 mm f3.5-5.6

Pese a los cambios en el diseño y la intención de subir un peldaño en el escaparate, curiosamente la G80 vuelve a apostar por el mismo CMOS de 16 megapíxeles que ya hemos visto en modelos anteriores. Sin duda una decisión estratégica para marcar distancias con las GH, pero también una forma de capar el potencial de la cámara y no dejar claro que se trata de una apuesta seria. Si tienes un sensor mejor, ¿por qué recurrir a la generación anterior?

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix G80 y un objetivo Lumix G 12-60 mm f3.5-5.6

No es que los resultados decepcionen, claro. De hecho, como cabe suponer, todo lo dicho de la calidad de imagen de la GX80 que probamos hace unos meses es perfectamente aplicable a este modelo, que utiliza el mismo captor. Y para demostrarlo, nada como echar un vistazo a las breves galerías de muestras que hemos recopilado durante los primeros días de uso de la cámara.

Rápida

Con un precio de unos 900 euros para el cuerpo y solo mil euros con el zoom 12-60 mm f3.5-5.6 (equivalente a un 24-120 milímetros y aun así bastante compacto y muy práctico), la G80 no lo tiene demasiado fácil para justificar esos más de 300 euros de diferencia respecto a la G7.

Es verdad que el sensor usado, pese a tener la misma resolución, apuesta por una estructura sin filtro de paso bajo que aporta algo más de detalle. También el estabilizador de 5 ejes integrado en el cuerpo se ha puesto al día y promete ahora hasta 5 pasos de mejora respecto a los 4 de la generación anterior.

panasonic lumix dmc-g80
Panasonic Lumix DMC-G80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La G80 con la empuñadura opcional.

Con las Lumix GX80 y G7 en el escaparate, solo para quienes el cuerpo sellado sea algo indispensable tiene sentido esta incorporación

No hemos tenido ocasión por ahora de enfrentarlas, pero –y eso es lo que importa- la combinación del estabilizador del cuerpo y el de las ópticas es una estupenda idea que nos va a permitir disparar cuatro pasos –es una media- por debajo de la velocidad normal sin tener que preocuparnos demasiado.

La velocidad de disparo también crece ligeramente hasta llegar a 9 fotogramas por segundo (6 con enfoque continuo), y el enfoque, en línea con los últimos modelos, vuelve a ser de los más ágiles que hemos visto en cámaras sin espejo. Tampoco falta, por supuesto, la grabación de vídeo 4K y las ya de sobra conocidas opciones 4K Photo para conseguir ráfagas espectaculares con una resolución de 8 megapíxeles aprovechando los fotogramas de la captura en vídeo.

panasonic lumix dmc-g80
Panasonic Lumix DMC-G80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dicho así, y comparando con la reciente Canon EOS M5 de Canon, lo cierto es que el precio de 900 euros para el cuerpo ya no parece tanto. En cualquier caso, y pese a las buenas sensaciones que nos ha transmitido la cámara en estos primeros días de uso y lo fácil que resulta acostumbrarse a ella, no podemos obviar que la GX80 y la G7 están ahí y son una tentación.

Más pequeñas y económicas, solo para quienes el cuerpo sellado sea algo indispensable y no tengan problemas con una cámara algo más contundente –o sea eso precisamente lo que buscan- tiene sentido esta incorporación. Aunque si el presupuesto o la paciencia no llegan para esperar a la futura GH5, tampoco es mal plan echarle un vistazo a esta Lumix G80.

Artículos relacionados (1)
5
Comentarios
Cargando comentarios