• Canon EOS 5DS: primeras muestras (en el desierto)
  • Microsoft Lumia 640 XL: análisis
Prueba de producto
Panasonic Lumix DMC-G7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Panasonic Lumix G7: análisis

9
1
JUL 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Han pasado ya casi siete años desde que la Lumix DMC-G1 de Panasonic se convirtiera en la primera Micro Cuatro Tercios del mercado y además en el primer modelo de este nuevo segmento de cámaras sin espejo. Algo que no solo nos recuerda lo rápido que pasa el tiempo, sino también que estamos ante la saga más veterana de esta categoría.

En todo esos años ha habido tiempo para varios cambios de rumbo que han ido dibujando unas Lumix G algunas veces más pequeñas y otras más decididas a plantar cara a las réflex imitando sus líneas, su diseño y su tamaño. La nueva Lumix DMC-G7 refuerza precisamente esta misma tendencia que se recuperó con la G6 y que ahora queda más clara que nunca.

Panasonic Lumix DMC-G7
Panasonic Lumix DMC-G7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que esta cámara que tenemos entre las manos y con la que hemos pasado unas semanas no es una réflex, suponiendo que a alguien le siga importando demasiado eso. Se trata de un modelo sin espejo, con montura Micro Cuatro Tercios y una propuesta tan precisa como atractiva: ofrece muchas de las prestaciones de la Lumix DMC-GH4 pero en un tamaño más reducido y a un precio más asequible. De entrada, nos gusta la claridad de ideas, así que veamos ahora que tal todo lo demás.

Diseño reforzado

Esa idea de hacer una cámara sin espejo pero que a todas luces parezca una réflex convencional queda clara nada más ver la nueva G7 y cogerla entre las manos. Aunque más ligera de lo que podría parecer a primera vista pero lo suficientemente robusta como para inspirar confianza, su diseño, de líneas más duras que la generación anterior, da como resultado una cámara de apariencia más seria y profesional. Si la intención de Panasonic era esa, buen trabajo.

Es evidente que aquí la reducción del tamaño, lejos de ser una prioridad, ha sido casi algo a evitar. Si tenemos en cuenta que, por ejemplo, la Lumix DMC-LX100 utiliza el mismo tamaño de sensor y ocupa la mitad, se entenderá mejor el mensaje que Panasonic ha querido transmitir: estamos ante la hermana pequeña de la bien valorada GH4, y eso se tiene que notar desde el principio.

panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La G7 ofrece muchas de las prestaciones de la GH4 pero en un tamaño más reducido y a un precio más asequible

Algo más grande (aunque no mucho) que la anterior G6, la empuñadura crece ligeramente para proporcionar un agarre muy cómodo y firme. Los que siempre se quejan de esas cámaras en miniatura que casi se escurren de los dedos pueden estar contentos: todo va en esa misma dirección, aunque es verdad que si colocamos al lado una réflex de esta misma gama media (Nikon D5500 o Canon EOS 750D, por ejemplo), la diferencia de tamaño sigue siendo notable.

Los cambios respecto a la G6 no se limitan a las líneas exteriores, sino que los controles también han mejorado. Además de un dial de modos de generosas dimensiones (sin botón de bloqueo como en la GH4, eso sí), nos gusta especialmente el dial de control integrado alrededor del disparador.

panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7
Buena ergonomía

La empuñadura crece respecto a la G6, y también hay mejoras en los mandos, con un dial de control integrado en el disparador y otro a la altura del pulgar

panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Acompañado de un segundo dial a la altura del pulgar y una larga lista de botones de función configurables y accesos directos, estamos ante una cámara que merece un sobresaliente en cuanto a ergonomía y manejabilidad y que se sitúa claramente por encima de la media en este segmento, donde disponer de dos diales es ya casi un milagro.

Puestos a sacarle pegas, es verdad que el botón situado en el centro del citado dial trasero es realmente incómodo para poder pulsarlo sin dislocarnos algún dedo. La parte positiva es que, como andamos bastante sobrados de botones de función, tampoco pasa nada si nos olvidamos de él.

Rápida

En la lista de novedades respecto a la generación anterior, el visor electrónico merece una parada obligatoria. No solo porque también marca diferencias respecto a otras cámaras sin espejo mucho más pequeñas, sino porque la mejora en resolución (2,4 millones de puntos) y su magnificación de 0,7x nos sitúan ante el mismo (y excelente) visor de la GH4. ¿El mejor del mercado? No, pero con el permiso de la Olympus OM-D E-M5 Mark II, que también luce un estupendo visor, sí es de los mejores en esta categoría y por este precio.

La velocidad también ha mejorado, con ráfagas de hasta 8 fotogramas por segundo o 6 si se trabaja con el enfoque continuo. Si usamos una tarjeta suficientemente rápida, la duración de la ráfaga en JPEG es prácticamente ilimitada (al menos nosotros hemos sido incapaces de llegar al final), pero en RAW solo podremos realizar unos 12 disparos seguidos antes de acabar con el buffer.

panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las ráfagas de 8 fotos por segundo (40 con el obturador elecrónico), las exposiciones de 1/16.000 segundos y el modo "foto 4K" hacen de la G7 una cámara rápida

Todo ello usando el obturador mecánico de la cámara, porque si pasamos al electrónico podemos llegar a los 40 fotogramas por segundo. De todos modos, si hablamos de disparo en ráfaga y velocidad en la G7, no podemos pasar por alto su nuevo modo bautizado como “foto 4K”, al que ya dedicamos un artículo hace tiempo. Es verdad que tampoco es una modalidad para usar cada día, pero sí resulta interesante para los fotógrafos de acción que no quieren que se les escape un momento.

Pero el obturador electrónico, cada vez más presente y mejor integrado en las cámaras, juega otro papel más allá de aumentar la velocidad de disparo en ráfaga: permite obturaciones mucho más rápidas que las de 1/4.000 segundos que brinda el obturador mecánico. Así, la G7 puede alcanzar los 1/16.000 segundos, un registro perfecto para enfrentarnos a escenas con mucha luz sin tener que renunciar a aperturas de diafragma que nos permitan controlar la profundidad de campo.

16 megapíxeles que aguantan el tipo

Pese a que se mantiene la resolución (16 megapíxeles) y lógicamente el tamaño del sensor, la G7 apuesta por una nueva generación de CMOS y un procesador de imagen optimizado que aporta algo de mejora en la calidad general de imagen respecto a la generación anterior.

Los resultados en líneas generales son buenos, fruto de ese sensor mejorado y del zoom estándar Lumix G Vario 14-42 mm f3.5-5.6 Mega O.I.S., que sin ser ninguna maravilla está por encima de la media de las ópticas que acompañan de serie a las cámaras en cuanto a detalle y nitidez.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-G7 y un objetivo Lumix G Vario 14-42 mm f3.5-5.6 Mega O.I.S.

El CMOS de 16 MP brinda unos resultados que rivalizan (con sensibilidades moderadas) con los de modelos APS-C

De esta forma los resultados de la G7 son lo bastante dignos como para competir con las cámaras con sensor algo mayor (APS-C) en la inmensa mayoría de escenas. En todo caso, la diferencia llegará al elevar la sensibilidad, si bien es cierto que esta nueva Lumix ha hecho los deberes y es capaz de trabajar sin problemas hasta 3.200 ISO y ofrecer unas imágenes muy limpias y correctas también a 6.400 ISO.

El sistema de enfoque también se pone al día con el mecanismo DFD (Depth From Defocus) que ya utiliza la GH4 y que lleva el enfoque por contrate un paso más allá al usar la información del sensor para calcular la distancia entre los planos y optimizar la agilidad y precisión del mecanismo. La teoría está muy bien, pero lo más interesante es comprobar que la G7 es realmente muy rápida a la hora de enfocar.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-G7 y un objetivo Lumix G Vario 14-42 mm f3.5-5.6 Mega O.I.S.

Algo que, por otro lado, tampoco es una gran novedad, porque el enfoque siempre ha sido un punto bastante bien resuelto por las cámaras de Panasonic. De todos modos es verdad que a la hora de seguir sujetos en movimiento, y pese a las mejoras, la G7 sigue sin ser la cámara más rápida del momento. Modelos sin espejo como la Sony A6000 o las réflex tradicionales la superan en este punto.

Vídeo 4K, la clave

Pero si hay una prestación que le permite a esta Lumix marcar diferencias respecto a la inmensa mayoría de sus competidoras, esa es la grabación de vídeo. Y es que, siguiendo la estela de los últimos modelos de la marca, se atreve con el vídeo 4K, reforzando así esa idea de GH4 asequible y pequeña que tenemos en la cabeza desde que la vimos por primera vez.

Las prestaciones en lo que a grabación de vídeo se refieren son realmente completas, y solo echamos de menos la conexión para auriculares que sí incorpora su hermana mayor. Por lo demás, cuenta con grabación tanto AVCHD como MP4, esta última con una resolución de 3840 x 2160 puntos a 25p o 24p. Para quienes no necesiten un tamaño de cuadro cuatro veces superior al Full HD, la G7 también cuenta con grabación de 1920 x 1080 píxeles a 50p con un flujo de datos de 28 Mbps en esta modalidad y de hasta 100 Mbps en 4K.

panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7panasonic lumix dmc-g7
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incluso para aquellos que no consideren la grabación 4K una prioridad (aunque poco a poco empieza a ser una prestación imprescindible en las cámaras), no hay que perder de vista que la posibilidad de grabar con esta resolución para luego trabajar en 1080 también aporta evidentes ventajas en el resultado final y en la posproducción.

El mismo discurso de Panasonic a la hora de abanderar el vídeo 4K de su GH4 no como algo de futuro sino como el presente es perfectamente aplicable a esta cámara, aunque se hayan recortado ligeramente algunas de sus prestaciones.

Un modelo híbrido para todos los bolsillos

Tras unas cuantas generaciones parece que Panasonic ha dado por fin con la receta perfecta para su gama Lumix G: convertir esta cámara en un híbrido entre vídeo y fotografía para bolsillos más ajustados que no llegan a la GH4 o que incluso la tengan y busquen un cuerpo de refuerzo.

Es verdad que por el camino se quedan prestaciones, detalles y también un cuerpo resistente al agua y el polvo. Pero por un precio de unos 800 euros (incluyendo el zoom de 14-42 milímetros) la Lumix DMC-G7 ofrece más de lo que la mayoría de usuarios va a necesitar. Calidad de imagen, vídeo 4K, un diseño bien rematado y con un margen de configuración suficiente para los más exigentes, vídeo 4K, un excelente visor electrónico integrado, velocidad de disparo y enfoque, pantalla táctil y articulada, Wi-Fi…

panasonic lumix dmc-g7
Panasonic Lumix DMC-G7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quienes estén buscando una cámara de precio ajustado, prestaciones completas y resultados solventes tanto para foto como vídeo deberían considerar esta G7

La lista es casi infinita, pero la clave –insistimos- está en ofrecer gran parte de lo que tiene la GH4 a un precio mucho más asequible. Es verdad que la competencia también cuenta con grandes bazas y que no es fácil plantar cara a modelos tan bien establecidos como la Nikon D5500 o la Canon EOS 750D. O que el diseño y el estabilizador integrado de la Olympus OM-D E-M5 Mark II o el tamaño compacto y la calidad de imagen de la Sony A6000 son muy tentadoras.

Pero quienes estén buscando una cámara de precio ajustado, prestaciones completas, resultados solventes y sobre todo que pueda ejercer con solidez tanto de cámara de vídeo como de fotos, deberían tener muy en cuenta esta G7 de Panasonic. No recomendarla es sencillamente imposible.

Artículos relacionados (2)
9
Comentarios
Cargando comentarios