• LG G Flex2: toma de contacto
  • LG Watch Urbane: toma de contacto
Prueba de producto
Panasonic Lumix DMC-CM1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Panasonic Lumix CM1: primeras muestras

14
3
MAR 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez   |  Barcelona

¿Esta es la cámara con la que se puede hablar por teléfono?, pregunta alguien en el estand de Panasonic en el Mobile World Congress. Es posible que no sea la descripción técnicamente más completa del Lumix DMC-CM1, pero lo cierto es que todo el mundo le entiende. Y es que, situado a medio camino entre una compacta de altos vuelos y un smartphone de última generación, este terminal presentado el pasado otoño ha vuelto a saltar a los titulares después de que la firma anunciara su llegada a España.

Es cierto que habrá que esperar hasta junio y que su precio –unos 900 euros- tampoco es especialmente atractivo. Pero, pese a ello, estamos ante un híbrido realmente interesante para los que quieran tomarse al pie de la letra eso de que la mejor cámara del mundo es la que llevas siempre encima.

Panasonic Lumix DMC-CM1
Panasonic Lumix DMC-CM1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El caso es que, como queda mucho para verano y somos unos impacientes, tras nuestro primer y fugaz encuentro con el CM1 en Photokina, hemos aprovechado la cita barcelonesa para darnos un paseo con él por la feria y por la ciudad. ¿O con ella? ¿Es una cámara o es un teléfono? Una communication camera, según Panaonic.

Buscando el equilibrio

Sobre la ergonomía y el manejo ya hablamos en su momento, y evidentemente nada ha cambiado desde entonces. Se trata de buscar el equilibrio entre un smartphone de gama alta con Android 5.0 y pantalla de 4,7 pulgadas y una cámara compacta que -por su precio y prestaciones- tampoco puede renunciar a ciertas cosas.

panasonic lumix dmc-cm1
Panasonic Lumix DMC-CM1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
panasonic lumix dmc-cm1
Panasonic Lumix DMC-CM1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El dial frontal situado alrededor del objetivo es la pieza clave para controlar la mayoría de ajustes

¿Es posible conseguirlo sin apenas botones y accesos directos? Más o menos. El dial frontal situado alrededor del objetivo es la pieza clave para controlar la mayoría de ajustes. Combinado con algo de experiencia tras los primeros minutos de uso y los controles táctiles de la pantalla, nos acercamos bastante a un uso bastante práctico. No como el de una compacta tradicional, claro, pero es que esto no es una cámara convencional.

El enfoque del objetivo 28 mm f2.8 firmado por Leica –luce más esta marca en el frontal que la de Panasonic- es muy rápido. Ninguna queja al respecto. Menos entusiasmados estamos con el tiempo que el CM1 necesita para procesar las imágenes –al menos ese es el aviso que aparece en pantalla- entre disparo y disparo. Sobre todo si, como en nuestro caso, estamos trabajando en los formatos RAW y JPEG simultáneamente.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con un Panasonic Lumix DMC-CM1

Porque este CM1 no solo permite disparar con controles manuales totales y ofrece grabación 4K (a solo 15 fotogramas por segundo, eso sí), sino que también nos deja aprovechar al máximo el potencial de su sensor CMOS de una pulgada y 20 megapíxeles guardando los archivos en formato RAW, a razón de unos 20 MB por foto, el doble que en JPEG a máxima calidad.

Por cierto: aunque la cámara no cuenta con zoom óptico, si trabajamos en JPEG y activamos el modo de “Resolución inteligente”, contamos con un factor de ampliación de 2x que aguanta bastante bien el tipo.

Muestras: zoom
Fotografías realizadas con un Panasonic Lumix DMC-CM1
fotografías realizadas con un panasonic lumix dmc-cm1
28 mm
fotografías realizadas con un panasonic lumix dmc-cm1
zoom inteligente 2x
fotografías realizadas con un panasonic lumix dmc-cm1
zoom digital
Buenos resultados para compartir

Pero más allá de esas opciones avanzadas que interesarán a los apasionados de la fotografía, no hay que olvidar que la clave del CM1 es combinar esa calidad de imagen que las primeras muestras vienen a confirmar –ninguna sorpresa, la verdad- con las opciones propias de un smartphone a la hora de compartir las fotografías o aprovechar las aplicaciones instaladas.

Ya habrá tiempo para probarlo más a fondo, pero tal y como dijimos en su momento, nos gusta la idea y la valentía de Panasonic. Sobre todo ahora que por fin –ha costado meses- se decide a traer al mercado español un producto que, evidentemente, no se venderá como churros.

panasonic lumix dmc-cm1
Panasonic Lumix DMC-CM1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estamos ante el móvil con la mejor cámara del mercado. O ante la mejor compacta conectada del momento

El precio asusta, cierto. Y posiblemente esa ecuación de sumar el precio de un smartphone con el de una cámara avanzada para llegar a esa cifra de 900 euros puede sonar lógico pero no muy convincente para los posibles compradores.

Veremos qué pasa en junio cuando llegue a los escaparates. Por ahora, y salvo novedades durante los próximos meses, una cosa está clara: estamos ante el móvil con la mejor cámara del mercado. O ante la mejor compacta conectada del momento. Cualquiera de las dos definiciones se aproxima bastante a la realidad de esta Lumix.

Productos relacionados (1)
14
Comentarios
Cargando comentarios