Actualidad

Un soporte con forma de brazo lleva el palo para selfies a un nuevo nivel

7

El Selfie Arm es una crítica mordaz a la obsesión por este tipo de autorretratos

Foto: Justin Crowe
29
ABR 2015

Despiertan tantas pasiones como odios, pero a estas alturas nadie puede negar que los palos para selfies se han convertido en el accesorio fotográfico del año y quién sabe si de la década. Consciente de esta popularidad, un diseñador especialmente versado en el sarcasmo orientado a las nuevas tecnologías ha decidido ir un paso más allá proponiendo uno con un brazo incorporado.

Un recurso ingenioso para no aparecer nunca solo en las instantáneas –sugiere irónicamente su creador- y de paso imitar uno de los clásicos de Instagram: la foto en la que alguien parece estar dando la mano al fotógrafo.

El proyecto nació como un ejercicio artístico del diseñador Justin Crowe en colaboración con Aric Snee para criticar el narcisismo de los autorretratos y esa necesidad de recopilar muchos me gusta en las redes sociales. Sin embargo, habrá que ver si la buena acogida de esta idea no acaba convirtiéndolo en un proyecto comercial. De hecho, en su web ya dan la posibilidad de registrarse para estar al día sobre los avances en la producción de este curioso soporte.

palo para selfies
Foto: Justin Crowe

No está claro si tendrá disparador por Bluetooth ni si los ejemplares finales optarán por un tono de piel menos mortecino y triste que el del prototipo mostrado (puestos a simular estar acompañados, mejor que parezca con una persona viva), pero los diseñadores sí han apuntado que esta suerte de brazo de maniquí está fabricado con fibra de vidrio para que sea muy ligero.

¿El nacimiento del palo para selfies 2.0? El tiempo lo dirá, pero está claro que es una posible solución para quienes no quieren aparecer solos en las fotos. Dejar de hacerse selfies seguro que también puede ser un buen sistema para conseguir más amigos de carne y hueso.

7
Comentarios
Cargando comentarios