• Palm Tungsten T3: análisis
  • Handspring Visor Deluxe: análisis
Prueba de producto
PALM TUNGSTEN E

Palm Tungsten E: análisis

 
14
ENE 2004

Sucesor natural del Palm V y de la serie m500, el Tungsten E es un PDA pensado tanto para fines profesionales como domésticos. Así lo hacen patente elementos como su carcasa metálica o la pantalla de gran calidad, pero que ponen en duda otros como el deplorable embalaje o la ausencia de un estándar en Palm como es el Universal Connector.

Y es que para tratarse de un producto que ronda las 40.000 de las antiguas pesetas (su precio recomendado es, por ahora, de 240 euros), su embalaje es más propio de uno de gama baja de mitad de precio. Una burbuja de plástico semi-rígido y termosellada -como las de muchos productos de ferretería- no se corresponde, en absoluto, con la idea que PalmOne quiere transmitir de este producto: potente, pero asequible. Sin duda, esta solución ha permitido abaratar costes y poner en el mercado un PDA "serio" al mismo precio que sus competidores Pocket PC, pero se trata de uno de esos abaratamientos intolerables, ya que el consumidor come más por los ojos que con la boca.

Una vez superado el impacto del envoltorio, la verdad es que la presencia de este Palm no desmerece en absoluto y hereda, como decíamos al principio, la elegancia que en su día distinguió el modelo V del resto de la gama. Una vez en marcha, tampoco hay sorpresas desagradables: la pantalla destaca por si misma con una calidad y una definición francamente buenas gracias a la tecnología TFT. Lástima que no se haya optado por una pantalla de grandes dimensiones, como en el caso de su primo Tungsten T3, y se siga manteniendo el opresivo cuadrado de 320 x 320 píxeles; aunque, eso sí, con una calidad equiparable a la del T3.

Los demás elementos externos entran dentro de la lógica que puede aplicarse a un producto de centro de gama como este: en la parte superior, la ranura compatible SDIO y el clásico puerto infrarrojos aseguran expansión y conectividad; en la parte posterior, una pequeña rejilla deja salir el sonido emitido por un minúsculo pero claro altavoz; la clásica botonera de control está encajada en el centímetro y pico inferior, aunque todavía presenta un tamaño adecuado para ser manejada con comodidad; también en esta zona, se encuentra la entrada para el alimentador y la conexión USB.

La utilización de estos dos conectores, en vez del Universal Connector, es otra de las peculiaridades sobre la que habría que pedir explicaciones a PalmOne. En su momento, se dijo que el Universal Conector venía a unificar conexiones en el mundo Palm y que sería introducido en todos y cada uno de los modelos que aparecieran. Parecía una buena idea, ya que permitía usar un craddle común para todos ellos y, lo que es más importante, compartir periféricos -hasta ese momento desarrollados para cada modelo independientemente. Así las cosas, recurrir a un simple cable USB limita las posibilidades de expansión de este producto -ranura SDIO aparte- y hace que en más de un momento el usuario tenga que pelearse y cargar con dos cables.

El hermano pequeño

Una vez en marcha, el funcionamiento del Tungsten E es correcto. La cantidad de memoria es razonable para un uso personal, pero las prestaciones avanzadas, como reproducción de MP3, han de recurrir casi obligatoriamente a la ranura de expansión, pues se atragantan con la cantidad de datos a procesar si se trabaja al mismo tiempo con otra aplicación. Los 126 MHz del procesador aguantan bien el tipo con las aplicaciones de gestión personal (PIM), pero quedan en evidencia ante necesidades más complejas. Esta velocidad también queda en evidencia ante la competencia, pues hay productos como el Clié PEG-TJ25 de Sony o algunos de Dell o HP de gama baja que le superan en este apartado, con 200 y hasta 300 megahercios, e incluso ofrecen una cantidad de memoria y una pantalla mayores.

En suma, el Tungsten E es un producto correcto pero con demasiados detalles que dejan en entredicho los calificativos de "esbelto, potente y asequible" que utiliza el fabricante para definirlo en su página oficial, y que denotan claramente las rebajas que ha hecho Palm sobre el T3 para crear un producto de precio "contenido".

Escribir sin cables

Uno de los accesorios más interesantes que PalmOne tiene para sus productos es el Wireless Keyboard. Se trata de un teclado plegable e inalámbrico -funciona por infrarrojos, por lo que es compatible con toda la gama- similar al de un portátil, mediante el cual se acelera notablemente la introducción de datos. El tacto a la presión es correcto y muy parecido al de cualquier laptop, aunque -para reducir tamaño- las teclas son ligeramente más estrechas y están algo más juntas. Ello requiere un cierto -pero rápido- periodo de adaptación para los que tengan las manos grandes, como el que escribe.

El único punto objetable a este producto es su volumen, pues resulta ligeramente mayor y pesa incluso algo más que cualquier PDA de la casa, así que conviene valorar las necesidades y la predisposición a ir cargando con dos bultos -más craddle y cargador- a cambio de escribir más rápido. Existe, no obstante, otro modelo ultrafino, aunque más caro.

Conviene también valorar la extensión de los textos que se escriben, pues en un PDA raramente se escriben más de 10 ó 15 palabras seguidas y el modo de escritura Graffiti es más que suficiente para ello. ¿Para cuando el reconocimiento de voz?


César Solaz

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar