Actualidad

La Comisión Europea declara ilegales los acuerdos fiscales entre Irlanda y Apple

 

Las investigaciones impulsadas por el vicepresidente de Competencia, Joaquín Almunia, señalan que estos pactos son ayudas estatales ilegales

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Apple canaliza sus ventas internacionales hacia países con regímenes impositivos muy bajos, como Irlanda.
30
SEP 2014

Irlanda tendrá que responder ante la Comisión Europea por el trato de favor brindado a Apple. Tras las pesquisas iniciales necesarias para determinar si la firma de la manzana se estaba acogiendo a beneficios considerados contrarios a las normas de competitividad europeas, la Comisión ha determinado finalmente que Irlanda ha vulnerado la ley. Una investigación oficial tratará de determinar hasta qué punto y cuáles serán las posibles sanciones.

Desde hace años Irlanda se encuentra en el punto de mira de las autoridades europeas por las ventajosas condiciones fiscales que emplea para atraer a grandes empresas transcontinentales de la talla de Apple, Google y Microsoft. Los acuerdos investigados por la Comisión fueron firmados entre los años 1991 y 2007, y permitieron a Apple evitar el pago de miles de millones de euros que de otra forma hubieran tenido que desembolsar sus filiales europeas.

Más del 80% de las reservas de dinero de Apple están situadas en países como Irlanda, que ofrece unas condiciones fiscales muy ventajosas

Los pactos entre el gobierno irlandés y Apple, descritos por expertos como injustos y anticompetitivos al no ser ofrecidos de forma general a otras empresas, serían una forma de ayuda estatal ilegal según la Comisión.

Mientras que otras empresas están sometidas a un régimen tributario que grava sus ingresos al 12,5%, Apple estaba pagando aproximadamente un 2% gracias a un elaborado sistema fiscal diseñado para reducir la presión fiscal mediante la redistribución de las ventas realizadas por sus filiales internacionales.

Apple asegura que cumple la ley

En estos momentos las reservas de líquido de Apple (dinero contante y sonante utilizado para gastos que requieran un desembolso como la compra de Beats, cerrada en 3.000 millones de euros) rondan los 150.000 millones de euros, de los cuales el 85% se encuentran en el extranjero y no pueden ser repatriados a Estados Unidos sin sufrir importantes penalizaciones.

Con la mayor parte de su fortuna en el extranjero y difícilmente accesible, Apple tiene que recurrir en ocasiones a la deuda para financiar operaciones en las que en un principio no haría falta acudir a instituciones financieras. Un ejemplo es el pago de dividendo a sus accionistas, que recientemente se financió a través de los bancos al no poder acceder a sus reservas de líquido en Irlanda.

Sea como sea, Apple asegura que no ha quebrantado la ley y que tampoco ha recibido trato de favor por parte de las autoridades irlandesas a pesar de la opinión del comisario de Competencia, Joaquín Almunia.

Apple no es la única compañía que está siendo investigada por la Comisión Europea por este motivo. Las operaciones de Starbucks y sus acuerdos con el gobierno neerlandés también están siendo investigados, mientras que Fiat y Luxemburgo deberán responder acerca de los acuerdos alcanzados con Fiat Finance and Trade, la división financiera del grupo automovilístico italiano.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar