• Enric Mestres: "A la persona que retratas no la olvidas jamás"
  • Floris Leeuwenberg: "Cuando el bebé asomó la cabeza supe que ésa sería ...
Con texto fotográfico

"Tanto si hago la foto como si no, la tragedia seguirá su curso" Paco Feria

 
Foto: Paco Feria
4
DIC 2008
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Fotógrafo muy arraigado a la comarca catalana del Baix Llobregat, donde ha trabajado para distintos ayuntamientos durante más de 18 años, Paco Feria desarrolla también su labor como fotoperiodista por todo el mundo. Fundador de la agencia Baix Imágenes, es autor de los libros "Nicaragua, la eterna esperanza", "Saharauis, diario de los campamentos" y "S.O.S. Marea negra en Galicia".

Paco Feria

Mis reportajes son siempre proyectos personales. Viajo a lugares que me llaman la atención y fotografío historias que me parecen interesantes.

En este caso, me encontraba en un viaje por el sudeste asiático, en Tailandia, Camboya y Vietnam. Cuando llegué a Lopburi, una ciudad en el centro de Tailandia, encontré a Michael Bassano, un misionero católico de la congregación Maryknoll que dedicaba su tiempo y esfuerzo a paliar el sufrimiento de enfermos terminales de SIDA en un monasterio. Estaba en uno de esos lugares donde las ONG no suelen llegar.

Pasé dos días allí, fotografiándole a él y a los enfermos. Durante ese corto período de tiempo murieron dos personas, pero me bastó para conocer a un ser especial: limpiaba a los enfermos, les cuidaba, les recogía cuando se caían?

Hacía más llevaderos los últimos momentos de los enfermos terminales que llegaban a diario. Sin duda, Michael es un alma de ternura y piedad tocada por la gracia de Dios.

Cuando morían, él les amortajaba y rezaba según la tradición budista y cristiana, y trataba de consolar a los pocos familiares que acudían al funeral.

Sajuntara, una chica joven que padecía fuertes dolores de cabeza a causa del SIDA, estaba tumbada en una cama en el hospital de Lopburi y Michael se acercó a ella tratando de calmarla. La acarició y le sonrió. Yo aproveché el momento para fotografiarlos.

Cuando me enfrento a situaciones así me doy cuenta de lo dura que es la vida, pero de la misma forma que lo puede sentir cualquier otra persona. La cámara es un muro impenetrable que me protege del exterior.

Soy consciente de que tanto si hago la foto como si no, la tragedia seguirá su curso. Sé que soy el elemento menos importante de la escena y que las fotografías benefician principalmente al que las hace.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar