• La fórmula de la foto perfecta
  • Pequeña guía de modernez fotográfica
OpiniónContando píxeles

La orquesta del Titanic

 
15
ABR 2013

¿Se sabe ya quién va a Sonimagfoto? Ésa ha sido una de las preguntas más repetidas en el sector durante las últimas semanas. Como si la lista de asistentes fuera tan secreta como esa del banco HSBC con españoles de pro que cotizan como suizos de pro. Como si en realidad muchos desconfiaran de los siempre entusiastas comunicados oficiales.

Sí, amigos: esta semana toca -como cada dos años- Sonimagfoto. Una cita que sigue presumiendo de ser la de referencia del sector fotográfico del país. Algo que, sin dejar de ser cierto, no está del todo claro si es motivo de orgullo a estas alturas y visto el panorama.

Pero no se trata ahora de hacer risas de una feria que desde hace tiempo intenta sobrellevar lo mejor que puede -como tantas otras- la crisis general que afecta a las citas clásicas y la particular que lleva años poniendo al sector fotográfico en jaque. Es tentador, pero hacer leña del árbol que se tambalea es tan fácil como mezquino. Casi tanto como hacer la ola y dar palmaditas en la espalda si te ponen un "banner". Pan para hoy, hambre para mañana. Una de las especialidades de la dieta mediterránea.

Así que, en lugar de hacer grises previsiones o chistes sobre infantas imputadas que posiblemente este año no estarán en la inauguración (la de codazos que había por sacarse una foto con ella e Iñaki Urdangarin hace pocos años, oye), nos pasaremos por allí para ver cómo esté el ambiente. Las expectativas no son muy altas, pero esperemos llevarnos una sorpresa y que, al menos, quienes han decidido exponer y acudir de visita aprovechen la cita.

Mientras Sonimagfoto sobrelleva la crisis, el calendario está repleto de interesantes citas impulsadas por aficionados y amantes de lo fotográfico

Con Fotoventas desaparecida del mapa, Sonimagfoto es la última feria institucional que queda en el panorama fotográfico. Así que desear que vaya bien no es sólo una cuestión de corporativismo -hay buenos amigos entre los expositores- sino también de cariño.

Pero sería absurdo y contraproducente obviar que después de tantos años prometiendo reinventarse, la melodía empieza a sonar como la de la orquesta del Titanic. Mientras todo el que podía cogía el bote para salvarse, los músicos seguían empecinados en seguir tocando en cubierta. En ocasiones incluso sin prestar demasiada atención a si había alguien escuchando o los pasajeros ya se habían largado.

Y es que, como decíamos, es la última feria institucional que queda del sector. Sin embargo, un rápido vistazo a la agenda certifica que lejos de paralizarse hay más movimiento que nunca en el ámbito fotográfico. En la mayoría de casos, impulsados por aficionados y amantes de lo fotográfico, que han llenado el calendario primaveral y veraniego de eventos muy interesantes.

Y no deja de ser paradójico que, mientras las ferias de toda la vida han ido perdiendo fuelle en los últimos años, otras citas se han ido consolidando como ineludibles. A veces da la sensación de que es una simple cuestión de entusiasmo: desbordante por un lado y un tanto encorsetado en las grandes citas oficiales, incapaces por lo visto de acabar de adaptarse a los nuevos tiempos.

Porque no hay que perder de vista que, aunque la crisis golpee duro los escaparates, ahí fuera hay más gente que nunca con una cámara en la mano y dispuesta a ir donde haga falta para aprender y hablar de fotografía. De eso saben mucho en Fotogenio, que el primer fin de semana de junio volverá a convertir la localidad murciana de Mazarrón en la capital española de la fotografía. Allí estaremos, como el año pasado.

Mucho más cerca nos pilla una de las citas más curiosas de la temporada. Revela-T, un interesante festival de fotografía química que -casualidad- se celebra dentro de unas semanas en el mismo municipio en el que QUESABESDE.COM tiene sus oficinas. ¿Procesos antiguos, revelado y cámaras de película en plena época de Instagram y modelos con Wi-Fi?

Aunque la pregunta tiene mucho sentido, vista la agenda y el espíritu combativo de sus organizadores, parece que las sales de plata siguen teniendo tirón. Moda, nostalgia, el último capricho de los "hipsters"... Sea lo que sea, en nuestra agenda tenemos anotado que el fin de semana del 24 de mayo toca mancharse las manos con líquidos de revelado. En el fondo somos también unos románticos.

En el extremo opuesto se sitúa otra cita para esta primavera: D-IVE, un festival de fotografía móvil que tendrá lugar este próximo fin de semana en Barcelona. Instagram, Eye-Em, teléfonos móviles ejerciendo de cámaras, filtros por doquier... Hace unos días asistimos a la presentación, y hemos de confesar que salimos de allí gratamente sorprendidos por la claridad de ideas de los organizadores y un tanto inquietos por su visión de la fotografía móvil como una categoría propia y definida dentro del sector.

Tres citas de las muchas que seguramente hay desperdigadas por toda la geografía y que certifican que lo que está en crisis es el sector y las ferias tradicionales, no la fotografía. Ni las ganas de seguir sacando fotos, aprendiendo y reuniéndose. Aunque sea con una música diferente a la que toca ese cuarteto de cuerda en la cubierta del barco.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Artículos relacionados (1)
Crónica
18 / ABR 2013
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar