• Pau Barrena: "Vestía manga larga y disparaba desde la cintura con una ...
  • Gianluca Battista: "En ese lugar una batería te dura 30 minutos y tu ...
Con texto fotográfico

"Intento trascender la narrativa con fotos mucho más emocionales" Oriol Segon

 
Foto: Oriol Segon
8
DIC 2011
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Pocas veces tenemos ocasión de ver reportajes de larga duración en sus estadios iniciales. Oriol Segon nos presenta una de las fotografías más reveladoras de su reportaje sobre varios inmigrantes subsaharianos que tratan de sobrevivir en Barcelona. Como él mismo indica, lejos de narrar, esta instantánea ambienta, emociona y sobre todo evoca sus mismas sensaciones en el momento de fotografiar.

Oriol Segon

En 2009 hice un taller con Antoine d'Agata a raíz del cual me fui adentrando en el mundo de la inmigración a través de los centros de acogida. Tras el reportaje que hice me interesé por el tema de sus viviendas. Supe que vivían en casas, naves? cualquier cosa que tuviera un techo. Los responsables de los centros de acogida me pusieron en contacto con el 112 de la calle Badajoz, habitado por inmigrantes.

Siempre que había trabajado en algún reportaje lo había hecho desde fuera, pero aquí me interesé mucho por los protagonistas de mi historia. Conocí una realidad muy fuerte; me impresionó mucho ver ese mundo de exclusión en Occidente.

Me había quedado con la chispa de este tema, y el mes pasado decidí continuarlo, pero esta vez en una nave industrial situada en otro punto de la ciudad. Se trata de una fábrica abandonada en la que conviven entre 70 y 120 personas, la mayoría subsaharianos que casi nunca tienen posibilidades de trabajar.

Fue entrar allí y descubrir un mundo ajeno al día a día de la ciudad. Pisar ese suelo hace que te des cuenta de sus realidades, de los sueños que les llevan a salir de sus países para venir aquí y del golpe que se llevan al ver que ese sueño es inexistente y que de algún modo se quedan atrapados en él. Hace tiempo que vinieron, cuando les eran útiles al sistema por ser mano de obra barata, pero ahora que no hay trabajo ha cambiado la situación.

En esta fotografía se ve a uno de los habitantes accediendo a la fábrica ocupada. Es una foto que me gusta porque nos sitúa en un espacio más emocional que narrativo y guarda coherencia estética, emocional y de contenido con el enfoque gráfico que quiero dar al reportaje. En este proyecto suelo utilizar luces difusas de la última hora de la tarde o incluso de la noche teñidas de dominantes sucias. Me ayudan a hablar del espacio, a sentirlo.

Una vez vi la captura me di cuenta, además, de que funcionaba simbólicamente. En ella se reconoce a una persona subsahariana que viene de un lugar indefinido y camina hacia otro lugar también indefinido. El entorno es agresivo, hostil. Las ramas del primer término que entrecortan al personaje y el efecto trepidado me sirvieron para manchar la imagen y generar esta atmósfera, que creo que puede acercar al espectador la sensación que tengo cuando estoy en el lugar.

Conocer a estos inmigrantes hace que te preocupes por el impacto que tu trabajo puede tener en ellos. El problema mediático es que las noticias narran una situación sin buscar el porqué. Yo prefiero indagar más en el problema y no quiero mediatizar este reportaje para evitar posibles desalojos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (2)
Agenda fotográfica
14 / JUL 2014
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar