• La dictadura del f2.8
  • El 100%
OpiniónEnfoque diferencial

Divina de la muerte

 
28
NOV 2011

A cuadros escoceses me quedo cuando leo que Xerox se destapa con una aplicación -lo que viene a ser un programa de toda la vida, no se me dispersen en la segunda línea- que distingue entre fotos buenas y malas. Está aún en fase de pruebas, le queda un largo camino todavía para ser definitiva. Pero ojito con el moreno, que cuando el río suena, agua lleva.

Mi vecina, que de fotos saber no sabe nada, pero de salir bien guapa de casa sí que sabe un rato, me dice que de qué van, que quiénes se creen en Xerox para decirle a ella cuándo sale mal en una foto, con lo divina que es y el dinero que le ha costado parecerlo. ¡Habrase visto! Y es que, qué queréis que os diga, bonitas: a mí eso de salir divina o no y que sea un programa quien me lo diga... mira, chica, que no me convence.

Permítanme que una se guarde las dudas en su cajita de los recuerdos, porque a mí toda esta historia me preocupa y quisiera darle otro buen repaso allá por el futuro, cuando cumpla los veinticinco (otra vez). Pase que mis vecinos de Tuenti me digan que una de mis fotos no es del todo buena, pero que sea una máquina... ¡acabáramos! Que a los de Tuenti los conozco desde hace más de cien "tweets", pero a los de Xerox... ¡si no sé ni cómo se pronuncia!

Se ve que, en el fondo, el programa identifica las fotos -con o sin retoque- que están bien basándose en ciertos criterios fotográficos en los que todos estamos más o menos de acuerdo. ¡Eso lo dicen ahora!

Se ve que el programa identifica las fotos que están bien basándose en criterios en los que todos estamos más o menos de acuerdo

Ya sabemos cómo funciona el mundo. Que el otro día me fui de picos pardos con la hermana de mi compañera de mesa y no me comí un colín. Todos me decían que sí, que soy bonita, pero a la hora de la verdad los cánones de la belleza no servían de nada frente a un buen par de... retoques. Si es que es tan complejo el sentido (¿sentido?) de la estética, que utilizar un programa para clasificarlo suena tan raro como si me dicen que ciertos tertulianos de la tele tienen cerebro. Que lo sé yo, que una vez vi uno de esos programas por accidente y casi se me olvida cómo se anda. ¡Qué peligro!

Un momento, que aquí huelo a conspiración. ¿Será que todo esto es un ataque coordinado para que dejemos de inundar Facebook de fotos cutres? ¿Un remedio a la terrible enfermedad que es acosar a nuestras amistades con decenas de gigabytes de estampitas vacacionales? ¿Será, acaso, un plan de las academias de fotografía para decirnos -sutilmente, eso sí- que requerimos de sus servicios?

¡Ay, qué sofoco! Bastante tengo ya con que las fotos me salgan movidas como para que encima me venga un robot a decirme que son feas. ¡Pero si yo soy feliz en mi ignorancia! Qué azogue, por dios. Es que el mundo avanza que es una barbaridad. ¿Qué será lo próximo? ¿Una Canon que enfoque? ¿Una reparación de Nikon que no tarde un año? ¿Un fotógrafo que utilice el botón F de las Fuji? Vivir para ver.

Nos convencieron de que el disparo por sonrisas era una buena idea, que el detector de parpadeo merecía la pena, que el modo fotográfico "bajo el agua" era útil aun en cámaras que se cortocircuitan si las escupes un poco. ¿Cómo no nos van a convencer con el nuevo, maravilloso e increíble "detector de fotos malas"?

En fin, creo que voy a dejar de preocuparme. Dicen los de Xerox que esto es sólo una herramienta para catalogar mejor y más rápidamente las fotos de "stock" para sitios web. Y aunque no tardaremos mucho en ver una cámara con esta aplicación instalada poniéndote morros cuando fotografíes de forma chapucera, de momento voy a ignorar el asunto, que bastante importancia le he dado ya a algo que, en el fondo, ni me va ni me viene. Que yo en las fotos siempre salgo divina de la muerte.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar