• No estaba todo inventado
  • El clásico
OpiniónEnfoque diferencial

Tetenal en la sangre

17

14
OCT 2013

Cuando vi por primera vez el nuevo Quesabesde no pude evitar dudar. El ser humano es un animal de costumbres y no es raro que cada vez que se producen cambios a nuestro alrededor nos asalte cierto pánico. Ocurre incluso cuando los cambios son indiscutiblemente para bien, como en el ejemplo mencionado. Uno no puede evitar pensar entonces si no habría que hacer caso a aquello del mejor malo conocido.

La vida de un fotógrafo también es cambio. O mejor dicho, evolución, porque un cambio puede no tener sentido o estar provocado por factores ajenos, pero una evolución es un proceso continuado, persistente, producto de nuestros errores y nuestros aciertos. En algunos casos la evolución es muy acusada, en otros apenas se deja ver. Pero siempre está ahí.

Mi evolución en lo fotográfico es, como en muchos otros terrenos, caótica y llena de saltos. Del APS-C al APS-H para acabar sucumbiendo -si nada lo impide- al full-frame. De los colores saturados a la desaturación al 60%. Del angular extremo al 50 milímetros. Del flash rebotado a odiar el flash para –más tarde- enamorarme del flash separado.

Hay fotógrafos que se anclaron en el pasado y ahí siguen enganchados, superados por una realidad de la que no quieren ser conscientes

Ya no pasaré a la historia, y es toda una suerte para quien tuviera que describir mi estilo, porque éste ha mutado tanto que cuesta adivinar que una foto tomada hace diez años sea del mismo dedo y el mismo ojo. Otros fotógrafos conservan el estilo del primer día, pero su evolución les ha permitido ganar rapidez, efectividad o simplemente pasión. En fotografía evolucionar no significa necesariamente sufrir una metamorfosis radical.

En fotografía la veteranía no es un grado y los trienios no le dan a uno puntos de ojo fotográfico ni bonus de composición. A fotografiar se aprende fotografiando y se mejora –evoluciona- también fotografiando. Si yo me permito el lujo de dar consejos es porque he evolucionado, no porque me haya pasado quince años en el proceso. Si desde mis inicios en A hubiera tardado dos años en lugar de quince en llegar a B, mi autoridad moral -mucha o poca- para aconsejar seguiría siendo la misma.

Mis mayores -fotográficamente hablando- siempre decían que al veterano se le respeta cuando trabaja, se le oye cuando habla y se le escucha cuando calla, porque hasta en silencio un veterano da lecciones. Pero el simple hecho de tener patas de gallo de tanto guiñar el ojo y callos en el dedo de tanto apretar el botón no certifica nada más que llevamos mucho tiempo en esto. Hay fotógrafos que se anclaron en el pasado y ahí siguen enganchados, superados por una realidad de la que no quieren ser conscientes. Su evolución ha sido mínima.

La fotografía ocupa uno de los cajones más grandes en el archivador de las cosas en las que se aprende errando, más aún desde que dimos el salto al mundo digital. Hoy día cualquier joven fotógrafo hace con su compacta -o su móvil- más fotos en un mes que el 99% de los fotógrafos de carrete. Y eso, en algunos casos, se nota. La evolución es hoy mucho más rápida.

No disimulo. Hay dos cosas que aborrezco especialmente en fotografía. Una es la defensa del “hazlo tú mejor”, como si hubiera que ser un genio para reconocer una chapuza. La segunda es el “llevo más tiempo que él haciendo fotos”. Son dos argumentos que denotan la falta de respuestas sólidas ante la crítica, falacias que no hacen sino dejar al descubierto vanos intentos de quedar por encima del contrario por el simple hecho de no querer dar la razón.

A simple vista se parecen, pero todos sabemos que la fotografía de antes y ahora no son lo mismo y que los fotógrafos de antes tampoco se parecen a los de ahora. No digo que sean mejores ni peores, simplemente que en este deporte -evolución mediante- han cambiado las reglas. Gracias por los comentarios, pero llevar Tetenal en las venas no sirve de mucho cuando tenemos el cerebro lleno de píxeles.

La columna de opinión "Enfoque diferencial" aparece publicada normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

17
Comentarios
Cargando comentarios