• La penúltima oportunidad de Symbian
  • Contraprogramación móvil
OpiniónModo dual

¿Aceptamos tablet como animal acuático?

 
14
SEP 2010

Por arriba, las cosas parecen estar más o menos claras. Con una pantalla de tamaño similar a la del iPad, sin alejarse mucho de las 10 pulgadas de diagonal, podemos estar medianamente de acuerdo a la hora de considerar un equipo como tablet. A medida que bajamos de dimensiones comienzan las dudas y se aviva el debate, alimentado por todas las novedades del sector que se han presentado en las últimas semanas.

En algunos casos, es evidente que el término no cuela. Por mucho que Archos le coloque el apellido Internet Tablet a sus nuevos modelos con pantallas resistivas de 2,8 y 3,2 pulgadas, no dejan de ser lo que muchos entendemos como reproductores de bolsillo, que quizás sea la mejor denominación para integrar los confusos acrónimos y siglas que han ido aportando los fabricantes del sector (PMP, MID, MP4, MP5...) sin ponerse todavía de acuerdo.

Paradójicamente, el iPod touch desempeña varias "funciones de tablet" con mayor eficiencia que algunos de los modelos vistos en IFA

Además, otras firmas tienen o tendrán productos muy similares que no se autoproclaman como tablets. Ahí está Philips y su GoGear Connect, que también lleva Android 2.2 y puede navegar por Internet con una pantalla táctil capacitiva. O sin ir más lejos Apple, que tiene en su recién renovado iPod touch un equipo que, paradójicamente, desempeña varias "funciones de tablet" con mayor eficiencia que algunos de los modelos vistos en la última edición de la feria IFA.

Puede parecer un debate algo tonto, pero lo cierto es que los fabricantes lo están sirviendo en bandeja. Y no es un fenómeno que haya empezado ahora con las ultimísimas novedades: el mismo Dell Streak -de cuya llegada a España sigue sin haber noticias, dicho sea de paso- ya se presentó en mayo como un equipo sobre el que hay que pensárselo dos veces antes de llamarlo tablet.

Tiene funciones telefónicas, lleva Android, emplea un procesador Snapdragon... casi lo mismo que algunos smartphones de gama alta, pero con una pantalla ligeramente más grande que la de un terminal como el HTC HD2. Nadie considera tablet a este último, y sin embargo comparte las 4,3 pulgadas de diagonal de pantalla con otro que sí que se abona al término como es el Archos 43 Internet Tablet.

Resulta curioso que casi todos los tablets de 7 pulgadas tengan funciones que en los de 10 pulgadas desaparecen porque sí

Y siguiendo con los tamaños, no hay que olvidarse de ese escalón intermedio de 7 pulgadas donde se sitúan el Samsung Galaxy Tab o el ViewSonic ViewPad 7. Resulta especialmente curioso que casi todo lo presentado en este formato incluya cámara y llamadas telefónicas (con la excepción del Archos 70) y que luego en los modelos de 10 pulgadas (Toshiba Folio 100, Hannspree Tablet...) estas funciones desaparezcan porque sí.

¿Por qué lo hacen así? ¿Es que con un tamaño resulta cómodo tomar una foto o hacer una llamada y con el otro no? ¿Dónde se traza el límite que separa al tablet de otro tipo de equipos? Lo más probable es que ni los propios fabricantes sepan o quieran responder a este tipo de preguntas.

De ahí el guiño a la famosa publicidad del juego Scattergories en nuestro titular: por lo que hemos visto hasta ahora, acotar la categoría es lo de menos. A diferencia de experimentos fallidos como los primeros Tablet PC o los UMPC, el término tablet vende y a la gente le va sonando. Puede que muchos sólo sepan que hay un cacharro llamado iPad y que es un tablet, pero por algo se empieza.

La columna de opinión "Modo dual" se publica sin periodicidad fija.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar