• Dime con qué cámaras vas...
  • Maestros
OpiniónEnfoque diferencial

La segunda revolución digital

 
14
ENE 2013

Con crisis o sin ella, desenvolver regalos ha sido un ejercicio casi inevitable por estas recientes fechas. Muchos han estrenado cámara nueva y no pocos han empezado a dar los primeros pasos en el apasionante mundo de la fotografía. Bien sea con una Canon, una Nikon, una Sony o incluso una Samsung. Quién sabe.

Por primera vez en mucho tiempo el abanico de posibilidades es realmente enorme. Vivimos una segunda revolución digital, una refundación del píxel entre cuyas consecuencias más palpables está que las últimas firmas desembarcadas en el panorama fotográfico se han atrevido a mirar a los ojos de los eternos gigantes. Y plantarles cara.

Se acabaron las recomendaciones de una réflex de Nikon o Canon como antaño. Hoy día prácticamente todas las marcas tienen algo que decirle tanto al fotógrafo aficionado como al más avanzado. No hay más que ver la lista de las cámaras más relevantes de 2012 que publicábamos hace algunas semanas para darnos cuenta de ello.

Réflex al margen, la competencia es más feroz que nunca y Canon y Nikon ya no son los reyes absolutos del cotarro

Hace unos años el duopolio formado por Canon y Nikon empujaba a muchos prescriptores -fotógrafos, periodistas y gurús varios- a recomendar sobre todo esas dos marcas. Claro que había cámaras más que decentes de otras compañías, pero reinaba cierta obsesión por lo réflex (léase los sistemas de óptica intercambiable), y pobre de ti si no tenías una de estas cámaras en tu catálogo. Pero aquello se acabó, y las cámaras más relevantes de este año no son ni de lejos las SLR más avanzadas.

Réflex al margen, este 2012 ha marcado el fin del festín de Canon y Nikon como reyes absolutos del cotarro. Marcas históricas como Leica acompañan en los titulares a clásicos como Olympus o Fujifilm y nuevos talentos como Sony o Samsung en una carrera donde, por fin, los adelantamientos son algo más que cuestiones de megapíxeles y sensibilidad. Cifras de mercado a un lado, la sensación es que la competencia es más feroz que nunca.

Uno de los artífices de esto que uno ha dado en llamar la segunda revolución digital fue una marca que servidor daba por condenada a la desaparición: Fujifilm. Una marca que se sacó de la manga una joya llamada X100 que nos quitó a muchos la venda digital de los ojos, recordándonos que para disfrutar de la fotografía la mayoría de las veces es suficiente con tener una cámara.

Mirando hacia atrás es inevitable recordar con pesar aquellos años en los que, entre las principales novedades de una cámara, se hallaba la cuenta de los megapíxeles; años durante los cuales los valores de sensibilidad eran sólo una estratagema de "marketing" (era imposible usar los más altos sin sentir luego el irrefrenable impulso de arrancarse los ojos) y la calidad, un extra al alcance de los bolsillos más pudientes.

Encaramos 2013 con muchísima expectación y más esperanza, porque aunque la crisis afecta tanto a fotógrafos como a fabricantes, comenzamos una de las mejores épocas de nuestra afición. Una era donde las cámaras se diseñan pensando también en los fotógrafos y no sólo en los índices de ventas, una era donde los ingenieros ganan terreno a los publicistas y los usuarios hacen sentir su voz por encima de la de los periodistas.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar