• "OK Glass, take a picture"
  • El alma de Leica
OpiniónContando píxeles

Marchando otra de Android

 
17
JUN 2013

Cualquiera que lleve cierto tiempo asomado al mundo tecnológico sabrá que la sutileza y la moderación no son las cualidades que mejor definen a las firmas surcoreanas. ¿Por qué presentar un modelo si puedes poner encima de la mesa media docena? ¿Por qué limitar el tamaño de la pantalla a las dimensiones de un bolsillo estándar? El trepidante ritmo del Gangnam Style convertido en filosofía de vida. Más volumen, más colores. Y que brille bien.

¿Un absurdo estereotipo? Posiblemente, pero en cualquier caso la fórmula está claro que funciona. Samsung -sí, hablaba de Samsung- vende televisores y teléfonos como nadie y es a buen seguro el tema más recurrente en las pesadillas de muchos directivos nipones.

Y ahora al gigante surcoreano le ha dado por la fotografía. Ese ahora en realidad requiere muchas comillas, porque ya hace años que está presente en el sector. Y haciendo las cosas bien, aunque con su particular estilo, claro. Las cámaras NX son una alternativa más que real a los modelos de otras marcas, y con una buena comercialización y presencia en los escaparates hay modelos a los que sería difícil toserles en cuanto a relación calidad-precio-prestaciones se refiere.

Pero no se trata de fotografía a secas. Conscientes tal vez de que es difícil plantar cara a los veteranos jugando en su terreno, Samsung ha tenido una buena idea: trasladar el campo de batalla a esa zona fronteriza con la telefonía móvil que conoce y domina mucho mejor.

Una estrategia que se ha llevado a cabo con la discreción de una traca de fuegos artificiales en plena procesión de Semana Santa. Primero fue la Galaxy Camera, con una aceptación comercial discreta pero que ha hecho correr ríos de tinta y algún que otro cansino debate.

"Samsung ha trasladado el campo de batalla fotográfico a esa zona fronteriza con la telefonía móvil que conoce y domina mucho mejor"

Hace nada le tocaba el turno al Galaxy S4 zoom, que todavía está en pleno ataque de bipolaridad intentando saber si es una cámara o un teléfono. Y todo parece indicar que a finales de esta misma semana también las NX se sumarán a la fiesta con un modelo de óptica intercambiable y con Android.

En realidad la idea hace ya tiempo que ronda este mercado y de hecho no fue Samsung la primera en subirse al carro. Polaroid amagó con ello hace tiempo -amagar es lo que mejor sabe hacer Polaroid- y Nikon se adelantó con la Coolpix S800c.

Pero es Samsung quien está llevando la voz cantante y la que ha abierto la veda para acabar con la frontera entre fotografía y dispositivos móviles de una vez por todas. Porque, ¿estamos hablando de cámaras conectadas o de teléfonos-tablets dotados de una buena cámara? En realidad da un poco lo mismo. Lo que está bastante claro es que el futuro de una parte del catálogo de trastos móviles va en esta dirección.

Conectividad y un sistema operativo que permita realizar tareas más allá de lo puramente fotográfico son ya los dos pilares que sustentan este camino de futuro. Aunque por ahora es poco más que una rareza pensada para eso que los cursis llaman "early adopters", sería insensato pasar por alto que hace ya tiempo los móviles se convirtieron en los dispositivos de captura más habituales y usados.

Mientras las ventas de las compactas más sencillas caen en picado, los fabricantes se esmeran en inventar algo para plantar cara al avance de los móviles: Nikon con esa primera Coolpix con Android, Canon con su futurista PowerShot N, Sony planteándose un móvil con cámara muy potente, todos ofreciendo más zoom y prestaciones por menos dinero...

En este contexto Samsung parece ser la única que se mueve con cierta comodidad, jugando a dos bandas y creando móviles que cada vez son más cámaras y cámaras que juegan a ser móviles. Puestos a elegir bandos, mejor quedarse en los dos.

Pero, ¿tiene sentido ponerle una tarjeta SIM a una señora cámara de objetivo intercambiable? ¿Para qué demonios quiero yo mirar el correo electrónico o jugar a "Angry Birds" en la enorme pantalla de 4 pulgadas de mi cámara? ¿De verdad hace falta un móvil con un zoom de 10 aumentos que salga de nuestra oreja mientras hablamos por teléfono?

Grandes preguntas. Mientras nosotros y muchas firmas del sector se las hacen, Samsung sigue avanzando. Igual se equivocan y no van por ahí los tiros, pero lo que para muchos puede sonar a un futuro bastante absurdo y poco fotográfico igual resulta que ya es casi el presente.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
Prueba de producto
18 / SEP 2013
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar