• El mejor fotógrafo
  • Buen viaje, Fuji
OpiniónEnfoque diferencial

¿Quo vadis, Leica?

15
19
SEP 2016

"Tras la sorpresa inicial y el lógico escepticismo", decíamos hace unos días al hablar de la Leica Sofort, la primera cámara instantánea de la compañía. Y no es para menos, porque la firma alemana siempre ha sido un referente por sus productos fotográficos de primera calidad, alejada de lo que podría llamarse fotografía mundana y más bien reticente a los últimos avances tecnológicos. La primera M digital no llegó hasta 2006, cuando la mayoría de compañías ya estaban más que consolidadas en ese mercado.

Sin embargo, empieza a ser más una pose que otra cosa lo de sorprenderse por la última genialidad de Leica. Porque si hoy te hace una cámara instantánea, ayer te hizo la cámara de un teléfono móvil, y son incontables ya los casos de leicanismo vistos en compactas y sucedáneos de otras marcas que lo único que tienen de auténtica Leica es el logotipo y poco más.

No, Leica ya no es lo que era. Y aunque no debería ser yo quien critique un modelo de negocio en el que ni pincho ni corto, da un poco de cosilla ver cómo lo que antaño era un sello inconfundible de calidad ahora se vende al mejor postor para dar caché a un producto que no siempre está a la altura de lo que la marca alemana representa.

Tal vez peque de tremendismo, pero me apena ver cómo una marca que fue el summum de la fotografía hoy es el otro extremo de un palo de selfie

Porque, o mucho nos equivocamos, o la Sofort no es en realidad una Leica sino una Fuji remachada con el lunar rojo que ni bebe de las esencias de la prestigiosa marca ni causa envidia a su paso. Llegará un día en el que habrá más productos de terceros que usan la marca Leica que productos genuinamente Leica.

Me pregunto qué futuro le ve Leica a esto de diversificar su marca. Porque si hasta hace unos años era sinónimo de máxima calidad, hoy día esa identificación se va perdiendo y el prestigioso buque insignia fotográfico corre el riesgo de convertirse en un fantasma de sí mismo, con un valor equivalente al que las viejas glorias que crecieron con una M de película quieran darle.

Porque en no demasiados años Leica será como el ABS en los 90: un extra de un producto. Y al final ocurrirá también como el ABS, que nadie sabrá la importancia que tiene porque todos los coches lo incluyen de serie. Como el euro falso que se multiplica, lo que en un primer momento te da beneficios a la larga se devalúa y desaparece.

Sí, tal vez haya dado demasiada rienda suelta a mi tremendismo, pero me apena ver cómo una marca que fue -y de momento sigue siendo- el summum de la fotografía hoy es el otro extremo de un palo de selfie. Pero, vaya, que yo de gestionar empresas centenarias decanas en la industria fotográfica sé más bien poco o nada.

Leica es una de esas marcas que no se precipitó al mundo digital cuando muchas vieron en él -pienso en Kodak- un nuevo negocio trufado de dividendos. Leica se lo tomó con calma y se dio unos años para sacar un primer modelo digital acorde a su esencia. Si lo consiguió o no deben decirlo otros. Sí logró sin duda mantenerse a flote y hacer una transición digital moderadamente acertada (o cuando menos no fallida).

Si bien es cierto que la fotografía ha cambiado y que hoy día hay demasiado ruido de fondo, no lo es menos que las marcas ya no pueden hacer frente a un mercado dominado por el consumismo. Gastarse miles de euros en una cámara con fecha de caducidad en sus píxeles y en su sensibilidad -cuando no en su tarjeta- es algo que solo los profesionales -y no todos- se pueden permitir. Y estaremos de acuerdo en que, hoy por hoy, una Leica digital puede ser un camarón, pero no es una herramienta de trabajo para el 90% de los profesionales.

Así, es comprensible que una marca de semejante calibre se meta en estos extraños berenjenales en los que tiene mucho que perder y poco que ganar. Vamos, al menos yo no me veo a un milenial esgrimiendo su Sofort en una party afterwork para hacerse un selfie diciendo: "¡Eh, peñita, una foto con mi Leica!" Acabáramos.

La columna de opinión "Enfoque diferencial" aparece publicada normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Etiquetas
Artículos relacionados (2)
Actualidad
15 / SEP 2016
15
Comentarios
Cargando comentarios