• No hay artículos previos de esta serie
  • ¿Aceptamos tablet como animal acuático?
OpiniónModo dual

La penúltima oportunidad de Symbian

 
7
SEP 2010

Hay quien lo da por hecho, pero al César lo que es del César: a Symbian aún le queda algo más del 40% del "pastel smartphone" (Gartner dixit). Casi el triple que el iOS de Apple, por citar un ejemplo recurrente. El peligro, no obstante, es real: de seguir cediendo terreno al ritmo actual, y con alternativas como Android subiendo como la espuma, el sistema operativo apadrinado por Nokia podría perder el liderato en cosa de uno o dos años. Ésa sí que sería la última oportunidad de Symbian para remontar vuelo.

Se habla del N8 sobre todo por la cámara, pero es probable que sus creadores anden más preocupados por la recepción que genere su nuevo software

Ahora que todavía hay un margen relativamente tranquilizador, tenemos a Symbian^3 a punto de caramelo. Lo va a estrenar Nokia (¿quién si no?) a finales de septiembre, siempre que no haya retrasos de última hora, en el N8. Se habla de él sobre todo por la cámara, pero es probable que sus creadores anden más preocupados por la recepción que genere su nuevo software.

Que se lo pregunten a Anssi Vanjoki. El vicepresidente del gigante finlandés de la telefonía ya tuvo que admitir el fiasco del Nokia N97 en lo que se refiere a la experiencia de usuario (que no en las ventas del terminal, a pesar de todo). Y aunque parte de la culpa la tuviesen el propio hardware del dispositivo y las limitaciones de su pantalla resistiva, no se puede considerar que Symbian fuese sólo una víctima inocente con malos socios.

¿Qué tendría que cambiar en Symbian^3 para que la historia no vuelva a repetirse? Para empezar, sacudirse toda la herencia de la interfaz de usuario S60. Sus distintas versiones táctiles parecen hechas para teléfonos no táctiles en cuestiones de uso y movilidad. Algunos ajustes son más enrevesados de la cuenta. Y la forma de acceder a los menús y las aplicaciones se asemeja en ocasiones a la solución de un laberinto para ratones.

Por lo que se sabe hasta ahora, que no es mucho, parece que algunos de estos inconvenientes van a desaparecer. Al menos atendiendo a lo que muestra este breve vídeo promocional sobre la interfaz de usuario de Symbian^3. Claro que habrá que esperarse a verlo en acción con estos ojitos y en la pantalla de un teléfono de verdad. Seguramente en la feria Nokia World, que arranca el 14 de septiembre, sabremos algo más.

Hace menos de cinco años Symbian era el no va más en aplicaciones; ahora, Ovi Store no es rival para Android Market y mucho menos para la App Store del iPhone

Algunos programas asociados al sistema también tienen que cambiar, y mucho. Quizás el caso más urgente sea el del navegador web (nuestro análisis del Nokia X6 16 GB da fe de ello). Y si nos ponemos quisquillosos, incluso aplicaciones tan completas y exitosas como Ovi Maps quedan un poco en evidencia al compararse con competidoras como Google Maps Navegador.

¿Y qué decir de las aplicaciones? Paradójicamente, hace menos de cinco años Symbian era el no va más en este aspecto. Ahora, con la llegada de las tiendas centralizadas de descargas, Ovi Store no es rival para Android Market y mucho menos para la App Store del iPhone. Nokia tiene la esperanza puesta en el desarrollo a través de Qt (que al ser multiplataforma podría implicar interesantes trabajos paralelos entre Symbian y MeeGo), pero se está olvidando de otros actores.

Vale que casi todos los smartphones con Symbian sean de Nokia. Pero, ¿qué sucede con los de Samsung y Sony Ericsson? ¿No sería más conveniente crear una fuente única que centralice las aplicaciones independientemente de quien fabrique el equipo?

Lo lógico sería que sí, a no ser que Nokia pretenda precisamente ser la única marca de Symbian en un futuro próximo. Algo que no sería de extrañar, teniendo en cuenta los escarceos con Android de Sony Ericsson y Samsung, así como la apuesta de esta última por Bada como sistema operativo de la casa y las declaraciones de su jefe de marketing para dispositivos móviles recogidas por Reuters, según las cuales Samsung no ve demanda futura para dispositivos con Symbian.

¿Se podrán actualizar a Symbian^4 los terminales con Symbian^3 o habrá que comprarse un nuevo teléfono?

Sea como fuere, tampoco haría mal Symbian en parecerse más a Android en su política de actualizaciones. La versión que estrenará el Nokia N8 es sólo un paso intermedio hacia Symbian^4, la entrega que a priori promete un cambio más radical respecto a todo lo anterior. Y sobre el papel, tendría que llegar el año que viene.

¿Qué pasará entonces con los terminales lanzados con Symbian^3? ¿Se podrán actualizar a la nueva versión o habrá que comprarse un nuevo teléfono para catarla? La tradición, al menos la que viene practicando Nokia durante la última década, apunta hacia esta segunda posibilidad.

Cada terminal ha recibido hasta ahora leves revisiones de firmware por separado y básicamente para solucionar problemas. Nunca para renovar el sistema operativo en sí, como sí que hace Android con sus sucesivas actualizaciones de 1.5 a 1.6, de 1.6 a 2.1 (algunos han pasado directamente de 1.5 a 2.1, como el HTC Hero) o últimamente de 2.1 a 2.2.

Ya lo dijo Vanjoki (alguien muy prolífico en esto de aportar citas para la posteridad) cuando el iPhone dio el verdadero pistoletazo de salida a la moda táctil en telefonía: "Si hay algo bueno en el mundo, lo copiamos con orgullo." Un axioma tan polémico como válido. La cuestión está en ver si lo aplicarán esta vez o no.

La columna de opinión "Modo dual" se publica sin periodicidad fija.

Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
25 / OCT 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar