• Extraños tiempos
  • Estrenos sonados
OpiniónContando píxeles

En busca de la LX4

 
31
MAY 2010

Si el volcán islandés de nombre impronunciable lo permite, y a no ser que el simpático Kim Jong-il decida liarla especialmente con sus vecinos, esta semana andaremos de excursión por Japón. Invitados por Panasonic, un grupo de periodistas recorreremos algunas de las factorías de cámaras y ópticas de la compañía en el país nipón a lo largo de estos próximos días.

Varios periodistas recorreremos estos días las factorías de cámaras y ópticas de Panasonic en Japón

Que nosotros sepamos, en la apretada agenda -tres ciudades en apenas cinco días, y todo ajustado al minuto- no figura ninguna presentación de producto. Podremos aprovechar la ocasión para probar con más calma la Lumix DMC-G2, pero en el programa oficial no hay hueco para novedades. Al menos no que nosotros sepamos.

De todos modos, no hace falta ser adivino para imaginar que en las líneas de producción ya estarán los futuros modelos que llegarán en otoño. Basta echar un vistazo al calendario anual de lanzamientos de la compañía y ver la proximidad de Photokina para deducir que ahora mismo ya se estarán fabricando las futuribles Lumix DMC-GH2 y GF2, así como la esperada Lumix DMC-LX4.

Novedades al margen, la experiencia nos dice que cuando una compañía monta un sarao de esta magnitud -y más con la que está cayendo- es porque tiene intención de dar un impulso considerable a su estrategia. Algo que, echando un rápido vistazo a los últimos cambios de este segmento de cámaras sin espejo y con ópticas intercambiables, parece tener su lógica.

De la rivalidad original entre Panasonic y Olympus hemos pasado a un escenario con el doble de candidatos dispuestos a hacerse con el que promete ser un jugoso nicho de ventas en los próximos años.

Aunque el sistema NX de Samsung no parece por ahora una amenaza tangible, la simple presencia de la firma surcoreana en cualquier mercado ya supone una amenaza latente para el resto de pretendientes. Saben que es cuestión de tiempo y dinero, y lo mismo que en otros mercados, si Samsung se empeña puede llegar a hacerse un hueco y -de paso- arrastrar los precios del resto.

Por lo que podemos deducir, Panasonic ya estará fabricando las futuribles GH2, GF2 y LX4

Pero es Sony, con sus nuevas NEX, la que sin duda pretende poner patas arriba el mundo de las Pen y las Lumix. Veremos cómo reacciona el mercado cuando salgan a la venta dentro de unas semanas, pero el primer envite de Sony ha sido duro: cámaras muy pequeñas, con buenos resultados y precios realmente ajustados. Donde más duele.

Tal vez por eso uno sigue preguntándose si ha sido buena idea meter en la mochila una Sony NEX-5 como invitada sorpresa. Aunque es ya una tradición de la casa eso de ir a los eventos con una cámara de la competencia -somos así de rebeldes-, ya veremos si hay valor para sacarla en plena factoría de lentes en Yamagata. Por si acaso, si ven que en una semana no he vuelto, no se crean la versión del accidente.

Dejando a un lado ese sutil humor inglés que nos ha convertido en los tipos más queridos del sector, en la maleta llevamos también una larga lista de preguntas para someter a un tercer grado al primer ingeniero de Panasonic que se despiste.

Tenemos muchas, pero si hay alguna duda existencial sobre el futuro de las Lumix que les atormente o alguna sugerencia para futuros modelos, no duden en hacérnoslas llegar. Nosotros ejerceremos de eficientes transmisores del mensaje entre sake y sake.

¿Integrará la futura GF2 un visor electrónico? ¿Cuál es la hoja de ruta para próximas ópticas Micro Cuatro Tercios? ¿Qué planes hay para frenar a Sony? ¿Qué hay de cierto en esos rumores sobre un sensor de formato cuadrado que han circulado durante los últimos días? ¿La sustitución de la obturación mecánica por sistemas electrónicos se producirá a corto plazo?

¿Qué hará Panasonic con esa esperada LX4? El vídeo AVCHD Lite y la pantalla abatible suenan en las quinielas

De todos modos, por lo que hemos podido tantear, el relevo de la Lumix DMC-LX3 suscita casi tanto interés como los futuros modelos de ópticas intercambiables. En sus dos años de vida la LX3 se ha convertido en una de las compactas mejor valoradas, y tanto sus usuarios como los potenciales interesados se preguntan qué hará Panasonic con la LX4.

Además de confiar en que no haga ninguna locura con la resolución -los 10 moderados megapíxeles son una de las claves de la LX3- y que se esfumen esos rumores sobre la desaparición del RAW que en su momento llegaron a sonar, el vídeo AVCHD Lite o la pantalla abatible son algunas de las posibilidades que más se repiten. ¿Y por qué no un anillo de control a lo Canon PowerShot S90? No estaría nada mal.

Estaremos bien atentos, no vaya a ser que se repita la historia del iPhone 4G y alguien se deje olvidada en algún rincón de las fábricas un prototipo de la LX4. A veces estas cosas pasan.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar