• Meras sentencias
  • To EVIL or not to EVIL
OpiniónEnfoque diferencial

La resistencia es inútil

 
27
JUN 2011

Hace no mucho tiempo prescribir en cacharrería fotográfica era bastante sencillo. Aunque las cámaras digitales se contaban por decenas, cuando alguien te preguntaba por su próxima adquisición generalmente podías solucionar la papeleta en función del nivel de conocimiento en la materia del interlocutor con un par de argumentos. Que si cualquier IXUS te vale, que si mírate las Coolpix, que si tú eres más de EasyShare.

La nueva constatación de que la cámara más utilizada en Flickr es el iPhone lleva a vaticinar que las compactas lo tienen realmente difícil

Hoy está todo tan revuelto en este mundillo que hablar de mercado fotográfico es ya un contrasentido. Las cámaras se cuentan por centenares, la rabiosa competencia hace que prácticamente sea imposible distinguir entre este y ese otro modelo y los motivos para inclinar la balanza en la decisión de compra pasan, muchas veces, por puntuales ofertas económicas, superfluos complementos o frívolos motivos estéticos. Y encima ahora a todo eso hay que sumar los teléfonos móviles.

La constatación de Flickr -y van ya unas cuantas- de que la cámara más utilizada en sus galerías de imágenes no es una cámara propiamente dicha, sino el omnipresente iPhone, es un indicio de que algo ya ha cambiado y ni nos hemos dado cuenta. Y que nadie se atreva a negarlo, por favor.

Mi compañero Iker Morán sostuvo hace ya tiempo -y aún carga con el peso de su equivocado vaticinio- que las llamadas cámaras "bridge" estaban como quien dice en la UVI y con el cura dando la extremaunción. Ahora voy a ser yo quien se tire a la piscina con una premonición en absoluto original: las que lo tienen realmente difícil son las compactas.

Uno de los grandes inconvenientes inherentes a la fotografía "de calle" es que a diario veíamos la imagen de nuestra vida, pero pocas veces llevábamos la cámara encima. Con el surgimiento de las compactas digitales la cosa cambió, y durante los primeros años del nuevo milenio no era difícil ver auténticas hordas de ciudadanos cámara al cinto.

Sin embargo, las primeras cámaras compactas se toparon con dos problemas: en primer lugar, llevarlas encima no significaba sólo llevarlas, sino cargarlas y asegurarse de que la tarjeta estaba vacía; además, rápidamente tuvieron que competir con la cartera, las llaves y el móvil como objetos a tener en cuenta antes de salir de casa. Las compactas perdieron la partida, por supuesto.

Cuando las cámaras empezaron a instalarse tímidamente en los móviles la mayoría predijo que jamás alcanzarían la calidad de una cámara al uso. Hoy ya no sólo hacen fotos más que decentes (véanse las del Nokia N8 como ejemplo), sino que graban vídeo HD y se atreven con el 3D.

Los teléfonos móviles son -ahí va la reflexión "trekkie" del día- como los Borg de Star Trek: lo asimilan todo, haciéndolo formar parte de su naturaleza. El móvil no sólo es móvil: es un bloc de notas, una calculadora, una puerta abierta a Internet, es un reproductor de música, una grabadora de sonido, una videoconsola, una videocámara. Y por supuesto, es una máquina fotográfica.

Los teléfonos móviles examinan todo cuanto los rodea, evalúan sus características y se quedan con aquello que los beneficia

El smartphone no es un gadget más. Es "el gadget", la herramienta de la que difícilmente te desprenderías. Mi profesor de fotografía nos decía, cuando le preguntábamos que qué debíamos llevar en la mochila, que lo imprescindible es aquello por lo que nos daríamos la vuelta al notar su ausencia. ¿Acaso alguien volvería a casa a por el MP3, el bloc de notas, la calculadora o la cámara?

Y si a todo esto le añadimos el factor discreción -quién no ha fotografiado con el móvil disimuladamente y con absoluto sosiego- y la posibilidad de subir las fotos instantáneamente a cualquier red social para compartirlas casi en tiempo real, blanco y en botella.

La telefonía móvil, como buen Borg que es, examina todo cuanto la rodea, evalúa sus características y se queda con aquello que la beneficia. El resto de segmentos tecnológicos sólo puede sentarse a mirar. Como en la famosa serie televisiva, la resistencia es inútil.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Artículos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar