• (Des)conectados
  • El Pete Souza español
OpiniónEnfoque diferencial

Fotógrafos sin complejos

 
28
MAY 2012

En fotografía generalmente los cambios los sufrimos poco a poco. La evolución de las cámaras es continuada pero tranquila; no especialmente lenta pero tampoco particularmente agitada. Nueva prestación por aquí, nuevo sensor por allá. Además, con la rumorología y las filtraciones más o menos interesadas extendiéndose cual mancha de aceite por blogs y redes sociales los anuncios realmente sorprendentes se producen con cuentagotas.

Por eso no me sorprende, aunque haya empezado a ser consciente de ello hace relativamente poco, constatar que el duopolio Canon-Nikon haya tocado a su fin. Ya no se puede hablar de marcas de cabecera ni mercados hegemonizados. Si exceptuamos la parte más profesional -esa que todos dicen que da prestigio pero no beneficios-, la tarta fotográfica está cada día más repartida.

Hace no mucho recomendar una cámara era casi como seguir un guión: dabas unos cuantos rodeos, pero al final acababas tirando de las típicas excusas -variedad de ópticas, experiencia en el sector, calidad probada de sus productos- para recomendar, según se diera el caso, una réflex de Nikon o Canon.

Con las compactas sucedía poco más o menos lo mismo: uno dudaba al principio, pero si no quería arriesgar se apoyaba en una especie de garantía intangible para acabar remitiendo al interesado a productos de las mencionadas firmas. Pero eso se acabó. Y bien que me alegro, aunque los "fanboys" de alguna de estas dos marcas -yo lo fui de joven, lo reconozco- siguen insistiendo en que lo suyo lava más blanco.

Si exceptuamos la parte más profesional, el duopolio Canon-Nikon ha tocado a su fin

Aunque algunas grandes marcas se han quedado en el camino y otras han dado muchas más vueltas de las que en principio habrían sido necesarias, el momento actual determina que para el común de los mortales comprarse una nueva cámara vuelve a ser un bendito infierno de comparativas, dudas, pruebas y decisiones entre cuatro o cinco marcas potentes y alguna que otra de menos nombre pero con precios más apetecibles.

Ya podemos buscar un buen equipo y despreocuparnos por nuestra posible evolución como fotógrafos. Ahora hay muchas marcas que ofrecen objetivos y flashes más allá de los pisapapeles que forman parte del kit de iniciación. Cristales fijos de calidad excepcional y complementos para hacernos la vida más fácil que antes eran patrimonio casi exclusivo de los poseedores de alguna cámara o bien roja o bien amarilla.

Sin embargo, el mercado sigue pidiendo algo que todavía no tenemos, y que visto lo visto tardaremos mucho en tener: nos falta una cámara réflex digital full-frame de gama baja, un cuerpo de 500 euros -que tampoco es que sea una cifra baladí- que le permita al gran público empezar a hacer la misma fotografía que ya hacía con el carrete.

Hasta hace no mucho pensaba que ese futurible equipo de formato completo sólo era posible si Nikon o Canon se atrevían a dar el primer paso. Pero ahora son otras marcas las que pueden ofrecer cualquier producto si lo consideran rentable, y eso es una bendición para el mercado y los sufridos fotógrafos.

Cuando el año pasado visité el congreso de usuarios de Pentax en España, no pocos pentaxeros me decían que son fotógrafos sin complejos, que no esconden sus correas ni sueñan con objetivos de serie L. Son felices con lo que tienen porque Pentax les da lo que necesitan. Antaño los fotógrafos mirábamos de reojo y con cierta envidia a Canon y Nikon por la calidad de sus objetivos y la variedad de sus cuerpos. Ahora, casi sin poder poner un "pero", están todas las marcas en la misma olla.

Amante que es uno de las fotos y el buen comer, espero que el futuro inmediato nos sorprenda con un buen manjar fotográfico. Antes veía imposible el transfuguismo de marca. Hoy, debido a la esclavitud que impone una suntuosa inversión en ópticas, servidor tampoco haría el cambiazo, pero al menos no tendría reparo en reconocer que lo nuevo de Sony, Pentax, Olympus, Fujifilm o Panasonic le llena a uno de envidia.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar