• Fotógrafos, instagramers, personas con cámara y todo lo demás
  • La baza definitiva
OpiniónEnfoque diferencial

Elecciones (otra vez)

8
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
21
DIC 2015

Me quería librar, pero en el fondo me va la marcha. Imposible dejar la oportunidad de comparar la fotografía con la política el día en que nos vamos a hartar de columnas postelectorales. Y es que, si los tertulianos y opinadores de profesión igual te comentan el vuelco electoral que el ganador de “Top Chef”, no iba a ser yo menos comentando los resultados de las elecciones. Y lo mejor de todo es que empiezo a escribir esto cuando aún siquiera hemos votado. Toma órdago.

Al tema. Huelga decir que la idea no es nueva: en España todo se compara con todo. La vida es como los toros, los toros son como el sexo, el sexo es como la comida, la comida es igualita que el fútbol, y por supuesto el fútbol es el hermano gemelo de la política. Así que creo que no necesito más acreditación que esta para autoconcederme la licencia de buscar al Aznar de las SLR, encumbrar al coletas de las sin espejo o sacarse de la manga un pdrsnchz en formato completo. Algo que solo puede servir para convertir esta columna en la más criticada del año. ¡Todo un reto!

Las elecciones las ha ganado el PP, pero difícilmente va a poder gobernar con estos resultados. Ha perdido un gritón de puntos respecto a las elecciones de 2011, y aunque ha ganado, no podrá presumir de ser el partido más votado. El resto de partidos están tan al acecho que como les dé por darse un abrazo y trabajar juntos le espachurran por medio y le pasan por encima. No me diréis que esto no es una metáfora de lo que le está pasando a Canon en los últimos tiempos.

En España todo se compara con todo, así que he buscado al Rajoy de las SLR, al coletas de las sin espejo y al pdrsnchz del formato completo

El PSOE sigue vivo, pero no es ni una sombra de lo que fue, y aunque su final parece cercano se empeña en no desparecer porque aún conserva amigos importantes y un pequeño gran puñado de melancólicos que le mantienen a flote aunque sea con el agua al cuello. Eso, amigos míos, suena a Kodak.

Podemos subió como la espuma en sus orígenes. Generó tantas expectativas que se desinfló, pero tras enmendar algunos errores (Monedero sin duda fue una D2X en otra vida) ha dado la talla con las municipales primero y las generales después. No puede presumir de ser el partido de gobierno, pero al poco que los primeros se descuiden igual te gobierna un país. Si eso no es Nikon, que baje Bresson y lo diga.

No nos podemos olvidar de Ciudadanos. Y es que Ciudadanos sin duda es Sony. Un partido que estaba ahí, rumiando las migajas, esperando a dar el salto a la arena nacional y que cuando les han dejado… ¡bam! Mordisco al mercado que le han dado. Vale, ni Ciudadanos ha ganado las generales ni Sony es líder del mercado. Pero, oiga, pasito a pasito ahí los tenemos, en cuarto puesto, a punto de dar codazos a los tradicionales y quién sabe si un día mandando en la plaza.

Izquierda Unida ha logrado lo que se esperaba de ella: un resultado discreto pese a contar con una buena legión de fieles seguidores. Sin duda alguna Izquierda Unida es Hasselblad, un partido que apenas ha cambiado su ideario político a pesar de que la gente -la mayoría- no está dispuesta a comprar su discurso. Pero ahí siguen, fieles a una filosofía y unos principios pero modernizándose al compás de los nuevos tiempos. Programa, programa. Programa en película primero y en digital después.

Me quedan los partidos periféricos y minoritarios en la arena española. Esos PNV, Amaiures, Esquerres, Convergencias (o como quiera llamarse) y demás que, grosso modo, son una rareza democrática: no gustan a muchos pero en sus territorios tienen galones y bastón de mando. No me negaréis que eso suena a Lomo. Esas cámaras raras, desconocidas por muchos, criticadas con casi tanto fervor por sus detractores como alabadas por sus seguidores. ¡Si hasta están a punto de romper la fotografía!

Y que me decís de VOX. Adorables donde los haya. Capaces de llenar mítines del tamaño de una mesa de mus y aun así, sorprendentemente, no sacar ni un escaño. VOX es una Joycam, una de esas marcas desconocidas que alguien a veces te recomienda, que ni te suena ni te sonará, pero que para algún despistado que no quiere gastarse mucho en democracia, pues igual le vale.

Ah, y que no se me olvide: UPyD. Esos son Samsung.

La columna de opinión "Enfoque diferencial" aparece publicada normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

8
Comentarios
Cargando comentarios