• No somos nadie
  • Follógrafos
OpiniónEnfoque diferencial

La fotografía sin espejo no es fotografía

23
11
JUL 2016

Mi experiencia con las cámaras sin espejo es limitada. Con una condena de por vida que suele ser la inversión previa en material de determinada marca, mucho tiene que ocurrir para que uno cambie de sistema fotográfico.

Tal vez por aquello de no querer morderse los dedos pensando en lo que no tengo y debería tener, siempre he mantenido cierta distancia con respecto a los sistemas sin espejo. Sin embargo, uno no puede llevar en su tarjeta de visita el nombre de un medio como Quesabesde y mantenerse al margen de nada que tenga un sensor, así que finalmente llegó el día en que me tocó sumergirme en el fascinante mundo de las denominadas mirrorless.

Recuerdo aún cuando saqué a pasear a principios de siglo XXI mi primera cámara digital: las miradas, los comentarios, las burlas. Aquello ni era fotografía ni lo iba a ser nunca. No daba calidad, no daba rapidez. No daba más que pena. Lo mismo dijeron con las cámaras de los teléfonos móviles, y finalmente con las cámaras sin espejo. Es el miedo a lo nuevo. En lugar de pensar en positivo y ver en las nuevas herramientas una bonita posibilidad de evolución, no vemos más que los fallos de un nuevo producto que -eso por supuesto- parte con muchísima desventaja.

Tampoco digo que todo tenga que ser bueno porque sí. Ya estamos escarmentados de milagros fotográficos que no fueron a ninguna parte (hola, eFilm, amor imposible de mi vida), pero ya aburre la negatividad con que nos enfrentamos a las novedades y lo agresivos que nos ponemos con lo que no nos interesa. Es como cuando nos obligan a tomar las vacaciones en julio y vamos tratando de convencer a todos de que en agosto hay mucha caravana, que las playas están llenas o que hace más calor.

Aún recuerdo cuando saqué a pasear a principios de siglo XXI mi primera cámara digital: las miradas, los comentarios, las burlas

Así, con la reciente llegada de dos nuevas cámaras sin espejo, la Fuji X-T2 por un lado y sobre todo la Hasselblad X1D por el otro, no han faltado los que han obviado los cien días de cortesía y ya han catalogado a esta nueva cámara de formato medio de innecesaria, fallida o absurda. Y eso que es la primera de este estilo y ni siquiera está aún en la calle.

De la X-T2 pocos hay que no se hayan enamorado o al menos reconozcan que no es un capricho pasajero. Las sin espejo de Fujifilm poco a poco se van colando en las mochilas de muchísimos fotógrafos de todos los estratos porque han demostrado que su rendimiento es excelente y que pesan mucho menos que una SLR equivalente. Con cada modelo se refinan sus carencias, y si antaño se ponía el acento en el limitado autofoco, hoy ya no es inconcebible ver fotógrafos con una de estas cámaras en partidos de fútbol o baloncesto.

Con el formato medio es cierto que entran en juego otros factores. Mientras que en una SLR tradicional los que no cambiarían nunca el sonido del espejo o la contundencia de la anatomía de la cámara son una relativa minoría, cuando hablamos del formato medio el sonido característico de una de estas cámaras, la forma de mirar por el visor o la calma con que se trabaja forman parte de toda una filosofía, y por eso sí que admito ciertas reservas de algunos con respecto a esta nueva Hasselblad. Sin embargo hay que darle un voto de confianza.

Los ataques son tan feroces que parece que algunos se están jugando su propio capital, y la mayoría de las veces es solo frustración, porque o bien nos gusta y no es nuestra marca, o bien es nuestra marca pero no es lo que necesitamos. Y, ¡oh, sorpresa!, resulta que lo que uno quiere muchas veces no coincide con lo que quieren los demás.

Del mismo modo que el pasar de los días demostró que meter una cámara en un teléfono o que cambiar el carrete por un sensor era -a pesar de lo que se decía- una buena idea, estamos viendo ahora que lo de quitar el espejo, reducir el tamaño o volver a la estética de hace años, por mucho que dijéramos algunos hace tiempo, no está funcionando nada mal.

Así, aunque estoy casi seguro de que nunca poseeré una Hasselblad X1D y aun teniendo mis dudas de que sea un éxito de ventas, voy a darle un voto de confianza. Porque a lo mejor dentro de cinco años estamos hablando de aquellos tiempos en que decíamos -otra vez- que la fotografía sin espejo no es fotografía.

La columna de opinión "Enfoque diferencial" aparece publicada normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
23
Comentarios
Cargando comentarios