• Parecidos razonables
  • Locura transitoria

Bazares navideños  

16
NOV 2009

Como supongo que ya han visto que en las ciudades las luces de colorines están casi listas y los supermercados han puesto a punto la sección de turrones, no hace falta recordar a nadie que la Navidad acecha a la vuelta de la esquina.

"Pero si falta más de un mes", "cada año parece que comienzan antes a dar la lata"... en fin, lo de siempre. Mientras nosotros mantenemos estas charlas de ascensor, algunos no pierden el tiempo y quien más quien menos ya está afilando los colmillos para llegar en forma a la campaña navideña.

Época de regalos y consumo por antonomasia, las firmas en general y las de electrónica en el caso que nos ocupa saben que en estas próximas semanas se juegan un porcentaje considerable de sus ventas anuales.

Más allá de los dichosos premios y folletos, me tienen fascinados los bazares tecnológicos que se cuelan en muchas revistas

Y supongo que tampoco hace falta que les recuerde lo bien que la crisis y el paro sientan al consumo y -por extensión- a sectores básicos de la economía de este gran país.

Resumiendo, que usted se compre de aquí a final de año, una cámara, un Blu-ray, un libro electrónico o un par de portátiles es casi una cuestión de Estado. Que se incline por el modelo de tal o cual marca es algo que ahora mismo trae de cabeza a los departamentos de comunicación y marketing de turno.

Es en este bonito contexto cuando los folletos, catálogos, premios de todo tipo y los maravillosos bazares de revistas y demás surgen cual setas en otoño. Y la micológica comparación tampoco es casual, porque como ocurre con los hongos es importante distinguir los comestibles de los venenosos.

Con los folletos no hay ningún problema. Se hacen para vender, y es decisión de cada cual morder el anzuelo de esta o aquella oferta o pasar de largo. Aquí nadie engaña a nadie, o al menos no se disimula.

Los fabricantes saben lo importante que es aparecer en la portada de los papelajos que inundan su buzón, y los comercios ya se encargan de hacérselo pagar sin mucha compasión. Y si no te gusta, castigado a la página 16, hasta la que nadie en su sano juicio es capaz de llegar sin sufrir un colapso con las exclamaciones de cada producto en oferta.

Sobre los dichosos premios, qué les voy a contar que no hayamos repetido ya unas cuantas veces. ¿Acaso hay algo más bonito que el amor recíproco entre las firmas y los TIPA, los EISA o el apaño local que por estas fechas montan los más espabilados del barrio?

Yo te premio, tú me mimas con publicidad, yo te doy una pegatina para poner en la caja, tú me la pagas como si estuviera esculpida en oro. Precioso.

Pero últimamente lo que me tiene fascinado son los bazares tecnológicos que, a modo de "Especial Navidad", se cuelan en muchas revistas y suplementos dominicales.

"No os imagináis lo que para una compañía supone que un medio generalista o una revista de gran tirada decida incluirte entre sus recomendaciones o en el bazar navideño", nos confesaba el otro día un amigo que trabaja al otro lado de la trinchera.

Supongo que por eso durante estas últimas semanas hemos empezado a recibir decenas de correos electrónicos en los que los siempre atentos y eficaces departamentos de comunicación de varias firmas proponían listas de productos para confeccionar ese escaparate.

¿Y si resulta que esa cuidada selección de productos es un corta-pega de listas elaboradas por algún departamento de comunicación o publicidad?

El caso es que en la redacción de QUESABESDE.COM somos muy puristas -"raros" lo llaman algunos- a la hora de defender el buen nombre de la profesión, y al ver semejante bombardeo de textos ya casi listos para ir a imprenta nos han empezado a entrar las dudas.

¿Y si resulta que esta cuidada selección de productos que veremos dentro de poco en muchas revistas en realidad no son recomendaciones de expertos, sino un cómodo ejercicio de corta-pega de listados elaborados por algún departamento de comunicación, o peor aún, por los chicos de la sección de publicidad?

¿Y si alguien decide pedirle a los Reyes la cámara de 56 megapíxeles o el Kalashnikov USB de Hello Kitty que aparece en esa selección de tecno-regalos originales y resulta que son decepcionantes?

Cada cual es muy libre de hacer o no caso a lo que le recomienda su diario preferido, el blog de su primo o la hoja parroquial. Pero es obligación de cualquier medio distinguir claramente lo que es contenido propio de lo que es publicidad. Indicar si realmente hemos probado y recomendamos ese trasto o si simplemente estamos haciendo caja y tomándoles el pelo a nuestros lectores.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar