• Menos fans y más clientes
  • ¿Mini EVIL?

El culebrón de los sensores  

31
ENE 2011

A poco que nos asomemos a la vida real desde nuestro particular universo paralelo descubriremos que a la inmensa mayoría de los dueños de una cámara de fotos digital les da absolutamente igual lo que haya allí dentro. ¿Una réflex con su espejito de la toda la vida? Pues muy bien. No, que ahora le hemos quitado el espejo. Estupendo. Como si han instalado un sistema de poleas con energía solar. El caso es que haga fotos. Son así de raros, la verdad.

Por eso no dejan de ser graciosas las polémicas que se generan -o generamos desde los medios- en torno a la autoría de los sensores digitales que utilizan algunos modelos. Porque, por si no lo sabían -redoble dramático-, es muy posible que algunos de los componentes de su cámara hayan salido de las fábricas de la competencia.

A la inmensa mayoría de los dueños de una cámara de fotos digital les da igual lo que haya allí dentro

Con Canon parece que no hay problema, porque estos chicos son autosuficientes en el terreno SLR. Pero la cosa se pone más divertida con Pentax y, sobre todo, con Nikon. Tanto es así que parece haberse convertido en una cuestión de Estado descubrir si el captor de la D7000 y demás familia lo ha fabricado la propia Nikon, si ha sido comprado a Sony o si estaba de oferta en el supermercado de la esquina.

La última semana ha sido especialmente intensa en este culebrón. Hartos de tanta tontería y misterio, los chicos de Chipworks han decidido tomar cartas en el asunto y cortar por lo sano. Y nunca mejor dicho, porque han despedazado una D7000 y se han encontrado con una sutil pista: el nombre de Sony rotulado en uno de los componentes de su estupendo CMOS de 16 megapíxeles.

Misterio resuelto. Parece confirmado que esta SLR utiliza un sensor salido de las factorías de Sony. Presumiblemente el mismo que la Sony A55V y la Pentax K-5. ¿Podemos ya seguir sacando fotos?

Todavía no, porque la historia se complica un poco más. En Nikon Rumors no han tardado en salir al rescate de su principal fuente de inspiración recordando que en muchos otros modelos nikonistas (D3, D700 o D3100) sí parece demostrado que, tal y como aseguró la propia firma en su momento, ésta es también autora del captor.

Así lo reconocen los mencionados cirujanos de Chipworks, aunque con algunos matices. Resulta que Nikon no dispone de líneas de producción propias para estos componentes, con lo que necesariamente algunas de las fases de fabricación tienen que haberse externalizado.

Pero, ¿dónde?, se preguntarán impacientes quienes hayan llegado hasta aquí y ya estén enganchados a esta trepidante historia. Pues desgraciadamente no se sabe con seguridad, aunque los candidatos más firmes son Panasonic y Renesas, fabricante que se fusionó con NEC en el año 2009 y que, entre otras cosas, ahora amenaza al mundo con lanzar un diminuto sensor para móviles de 16 megapíxeles.

Tras la decepción, la reflexión. ¿Realmente tiene alguna importancia que una firma fabrique sus propios sensores o se los encargue a otra empresa? Algunos analistas están convencidos de ello y le conceden a este tema una importancia vital.

En Chipworks han despedazado una Nikon D7000 y se han encontrado con la firma de Sony en su estupendo sensor

Según esta teoría, los fabricantes de captores cuentan con una ventaja respecto a las firmas dependientes. Como ejemplo se suele poner el caso de Panasonic y Olympus, que además de compartir bayoneta Micro Cuatro Tercios también se nutren de los mismos CMOS que salen de las fábricas de la primera.

Esta situación -defienden algunos- convierte a Olympus en el elemento más débil de la ecuación. Panasonic se reservará siempre para sí los mejores componentes (el sensor de las Lumix DMC-GH1 y GH2, por ejemplo) y sólo compartirá las sobras. Además, ¿qué pasa si un día decide cerrar el grifo?

Claro que esta misma teoría "conspiranoica" también sería aplicable al caso de Sony. ¿Por qué demonios iba a compartir esta multinacional su captor con Nikon y Pentax y soportar, además, que la D7000 y la K-5 hayan obtenido mejores valoraciones en los análisis que su A55V?

Visto desde fuera no parece tener mucha lógica, pero posiblemente sí desde la perspectiva empresarial y económica de estas grandes multinacionales niponas. Un pequeño detalle que olvidamos con demasiada facilidad y que, en realidad, explica la mayoría de decisiones en éste y en cualquier otro mercado.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar