• Siempre nos quedará Colonia
  • De cámaras y móviles
OpiniónContando píxeles

Una foto, sólo una

 
1
OCT 2012

Es uno de lo argumentos más recurrentes cada vez que se habla del impacto de la tecnología digital en el mundo de la fotografía: se hacen muchas más fotos que antes, dice siempre algún sagaz observador. La gente se piensa menos cada instantánea y se limita a quemar el obturador, señalan con dedo acusador desde la vieja escuela de los carretes de 36 fotos.

Tal vez algo de razón tengan. Pero lo peor del asunto es que, como todo el mundo sabe, las cámaras digitales llevan un sistema por el cual si se disparan menos de 500 fotos al día se destruyen automáticamente. No es opcional, vamos. Estamos obligados a actuar así. Es culpa de la tecnología.

¿Cómo poner remedio a esta enfermedad fotográfica del siglo XXI? ¿Tiene cura, doctor, o el único camino es seguir la senda lomo y volver todos a la película y los disparos limitados? La lomografía en plan terapia homeopática. ¡Qué gran teoría! Dos grandes tonterías unidas en un concepto único y genial.

Por suerte, de vez en cuando surgen alternativas a esta orgía de disparos clónicos y prescindibles. Los responsables de Hipstamatic, la popular aplicación para iPhone, barajaban hace un tiempo resucitar viejas prácticas de la era de la película: hasta completar 24 disparos no sería posible visualizar las imágenes.

Claro que, pensándolo bien, esta propuesta podría tener justo el efecto contrario: 24 clics en menos de un minuto para ver cómo ha quedado la primera foto. Sí, definitivamente no es lo que estábamos buscando. Además, este Hipstamatic D-Series del que se hablaba hace casi un año todavía no ha visto la luz. Por algo será.

One Memento es una aplicación para el iPhone cuya propuesta es tan simple como sorprendente: sólo se puede sacar una foto, y punto

Pero sin duda la opción más radical es la de One Memento, una nueva aplicación fotográfica para el iPhone cuya propuesta es tan simple como sorprendente: sólo se puede sacar una foto. ¿A la hora? ¿Al día? ¿Al mes? No, una foto. Sólo una, y punto.

Antes de que comiencen las risas, lo cierto es que la idea es algo así como un experimento para ver cómo influye esta limitación en nuestro comportamiento como fotógrafos. En total podrán participar sólo los 250.000 primeros usuarios que se descarguen esta aplicación y se registren a través de una cuenta de Facebook y Twitter.

Al menos a primera vista no hay truco ni negocio detrás. La aplicación es gratuita, así que no hay un discursillo filosófico para luego hacer que el personal pase por caja. ¿Alguien ha vuelto a decir lomografía? Qué malpensados.

Pero, volviendo al tema y puestos a tomárselo en serio, ¿qué foto dejar para la posteridad? Si pudiéramos hacer una y sólo una, ¿cuál sería? ¿Verdad que la idea acojona un poco? Pues de eso se trata, de que levantemos un poco el dedito del disparador y reflexionemos.

Por ahora ya se pueden ver unos cuantos centenares de fotos en las galerías de quienes ya se han animado a participar. La buena noticia es que no parecen abundar los gatitos y los platos con el menú del día, los dos grandes clásicos de Instagram. Incluso a primera vista y poniéndonos un pocos esnobs, podría decirse que el nivel recuerda más a 500px que a Flickr, por usar esa comparación tan faltona y recurrente.

Paisajes monos, fotos de familia, retratos, fotos con ínfulas de ser algo, parejitas en plan ñoño, mucho blanco y negro y filtro variado. Y por supuesto algunas bastante abominables de quienes no parecen haber entendido el proyecto y su legado para el futuro. Y todo ello aliñado con una interfaz que deja bastante que desear a la hora de navegar por lo que otros ya han hecho.

Por ahora yo tengo asignado el número 2.071. Ahora sólo me falta saber qué foto quiero hacer. No sé yo si tanto reflexionar en lugar de estar ahí fuera quemando el obturador va a servir para que seamos mejores fotógrafos.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar