• Canon PowerShot G15: de un vistazo
  • Nikon D600: primeras muestras
MáS CáMARA, MENOS COMPACTA

Olympus Stylus XZ-2: de un vistazo  

24
SEP 2012
Iker Morán   |  Colonia

Si hay algo que la veterana saga canonista PowerShot G ha enseñado al mercado es que no basta con que una compacta atesore prestaciones muy completas y resultados por encima de la media. Si es avanzada, además tiene que parecerlo. En Olympus parece que han querido abonarse a esta discutible teoría con una Stylus XZ-2 que abandona las líneas más ligeras de su predecesora y apuesta por la contundencia.

La nueva pantalla articulada juega un papel importante en esta puesta al día respecto a la XZ-1. ¿Merece la pena el sacrificio en la ergonomía y la ligereza? Para algunos seguramente sí, aunque nos preguntamos si a estas alturas no es posible incorporar un monitor móvil que no afecte tanto al grosor de la cámara.

Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La empuñadura es otro de los cambios. Se trata de un apéndice en el frontal del cuerpo que, tal y como sucede con la Olympus E-P3, puede sustituirse por empuñaduras de otros colores -o sencillamente prescindir de ella- para darle un toque más personal a la cámara.

Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además del anillo de control situado alrededor del objetivo -un detalle que nos sigue pareciendo genial-, la XZ-2 incluye un nuevo mando en su parte frontal. En realidad son dos: una palanca que permite variar la función del citado anillo entre el mando del zoom y los controles manuales (diafragma o velocidad, dependiendo del modo) y un botón de función configurable.

Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este "Fn2" permite acceder a una o varias funciones de la cámara, convirtiéndose así en un acceso directo de vital importancia para mejorar el manejo de esta Olympus. Si bien es cierto que su presencia añade ese plus de contundencia visual ya comentado (nada que ver respecto al frontal "limpio" de su predecesora), lo cierto es que se agradece a la hora de ponerse a trabajar con ella.

Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom mantiene intactos sus 4 aumentos (28-112 milímetros), la denominación Zuiko heredada de sus hermanas mayores y una luminosidad de f1.8-2.5 que le lleva a presumir de la mayor apertura de este segmento en toda su gama focal (aunque esto habría que verlo con más detenimiento tras la llegada de la Canon PowerShot G15 y su zoom 28-140 mm f1.8-2.8).

Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La nueva XZ-2 junto a la pionera de esta saga, la XZ-1.

El sensor sí se pone al día. Así, siguiendo la senda de otros modelos de este mismo segmento, la XZ-2 sustituye el CCD de 10 megapíxeles empleado en la XZ-1 por un CMOS de 12 millones de puntos que, por suerte, mantiene una de sus características más interesantes: un tamaño de 1/1,7 de pulgada que permite augurar -al menos en teoría- unos resultados decentes.

Olympus XZ-2
Olympus XZ-2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De la mano de este CMOS también llegan nuevas funciones vinculadas a la velocidad de disparo y grabación de vídeo Full HD. Por supuesto, los controles manuales y el formato RAW siguen formando parte del ADN de esta cámara, que eso sí no es especialmente barata. Según nos confirmaron en Photokina, su precio se situará por encima de los 550 euros.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar