• HTC HD7: análisis
  • BenQ DV S11: análisis
Prueba de producto
UN PROMETEDOR CóCTEL

Olympus XZ-1: toma de contacto

 
6
ENE 2011

Nunca nos cansaremos de decir que para diseñar una cámara en condiciones no hace falta reinventar la rueda. La originalidad siempre se agradece, pero en caso de duda observar lo que ya funciona y triunfa suele ser una buena estrategia. Sobre esta base ha construido Olympus su ya oficial XZ-1, una compacta de gama alta que combina lo mejor de otros modelos de este segmento con su ingrediente secreto: un zoom i.Zuiko 28-112 mm f1.8-2.5. Mostrada en forma de modelo conceptual en Photokina, en QUESABESDE.COM hemos podido probar durante unos días una unidad de preproducción de esta nueva XZ-1.

Hablar de la primera compacta de gama alta de Olympus sería algo que muchos usuarios que aún recuerdan con nostalgia aquellas Camedia C (incluidas algunas como la C-2040, que ya lucía hace diez años una óptica con una luminosidad de f1.8) no nos perdonarían. Así que mejor referirnos a esta XZ-1 como la reentrada de la firma en un segmento abandonado hace años, pero que parece vivir una edad dorada en los últimos tiempos.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal vez porque el pasado otoño ya pudimos ver en Photokina un molde de esta cámara, o quizás porque se parece bastante a otros modelos de este segmento, el caso es que la XZ-1 nos resulta tremendamente familiar. Sus prestaciones, diseño y manejo huyen de florituras y se centran en lo que importa: intentar buscar un hueco en el podio de las cámaras compactas.

Ante semejante propuesta no nos ha quedado más remedio que saltarnos el paréntesis navideño para poder probar durante los últimos días de 2010 y los primeros de 2011 una unidad de preproducción de esta XZ-1.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque habrá que esperar para ver muestras en la máxima resolución -tampoco es que su CCD de 10 megapíxeles nos genere muchas dudas-, por ahora ya podemos ir analizando otros aspectos vitales, como la ergonomía y el manejo, o el rendimiento de la óptica.

Rasgos familiares
Tal y como ya pudimos comprobar mientras hacía sus primeros pinitos en Colonia, la XZ-1 (que por aquel entonces no tenía ni nombre) sigue al pie de la letra las claves del diseño de este tipo de compactas con ambiciones: construcción consistente, líneas muy puras y ni un adorno más de los estrictamente necesarios.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se tratara de hacer una descripción rápida, posiblemente lo mejor sería recurrir a eso tan habitual del mundo del cine, en el que muchas veces una película se describe como la suma de dos ya existentes. En ese caso, piensen en una Panasonic Lumix DMC-LX5, reduzcan su tamaño y súmenle algunos detalles de la Canon PowerShot S95. Alehop: ya tenemos nuestra Olympus XZ-1.

Canon PowerShot S95
Canon PowerShot S95
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic Lumix DMC-LX5
Panasonic Lumix DMC-LX5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque su frontal liso y sin empuñadura lateral podría hacer pensar en un agarre comprometido, no es así. De entrada, en la parte trasera una zona rugosa invita a colocar el pulgar con fuerza si pretendemos manejar la cámara con una sola mano. De todos modos, resulta mucho más cómodo trabajar con ambas manos y usar el generoso barril de la óptica como punto de apoyo.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la zona superior izquierda se esconde el ya tradicional flash de tipo pop-up que utilizan buena parte de estas compactas de gama alta. Llama la atención la considerable altura de este mecanismo -siempre de accionamiento manual, incluso en los modos totalmente automáticos-, pero así hemos podido comprobar que se evita cualquier sombra incluso trabajando con la focal más corta de la óptica.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Buena nota, por tanto, en lo que respecta al diseño y el aspecto de la cámara, aunque como siempre también hay espacio para algún suspenso. Tal y como ocurre con otros modelos de este segmento, la tapa de la óptica resulta muy incómoda. ¿De verdad es tan complicado aplicar alguna solución como la vista en la ya veterana Ricoh GX200?

Olympus XZ-1 y Samsung EX1
Olympus XZ-1 y Samsung EX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si nos ponemos más puntillosos, por mucho que la luminosidad de la óptica sea uno de sus mejores argumentos, ese rótulo frontal con el f1.8 parece romper un poco con la elegancia general de la cámara. Ya lo comentamos al hablar de la Samsung EX1, así que es de justicia repetirlo ahora.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco nos hace mucha gracia que la batería se cargue en la propia cámara a través del puerto USB. De acuerdo, puede que sea más cómodo no tener que llevar siempre un cargador externo -tampoco el adaptador USB es mucho más pequeño-, pero el hecho de no poder estar cargando una batería adicional mientras disparamos con la otra no nos parece una buena solución.

La cámara, por cierto, está disponible también en color blanco. Nosotros nos quedamos, sin duda, con esta versión negra.

Poco personalizable
Pensadas para usuarios avanzados y dotadas de un buen surtido de opciones y controles manuales, el manejo es uno de los aspectos básicos de este tipo de cámaras.

En este sentido, la ZX1 ha optado por un anillo de control en el barril de la óptica que se convierte en la pieza fundamental a la hora de modificar la exposición. De tamaño generoso, acabado rugoso y giro libre, desde él es posible ajustar la velocidad o la apertura en los modos de prioridad. Trabajando en manual, sin embargo, el control de la velocidad queda en manos del pequeño dial de la zona trasera.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La propuesta es genial. Casi tanto como en la citada PowerShot S95, salvo que en aquella cámara ese mismo mando puede ejercer muchas más funciones. Desde él se puede controlar la sensibilidad, el balance de blancos o incluso saltar de una a otra focal prefijada anteriormente.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Olympus, por tanto, se ha quedado a medio camino. No pasaría nada si, a cambio, la XZ-1 dispusiera de un buen surtido de accesos directos, o por lo menos de opciones de configuración de los mandos. Pero no es así.

Todas las funciones se gestionan desde un menú lateral en la pantalla, con lo que cambiar la sensibilidad no es tan ágil como sería de esperar en una cámara así. Confiemos en que la versión final del firmware de la cámara o futuras actualizaciones permitan variar esta configuración original para, por ejemplo, asignar al botón de grabación directa de vídeo otras funciones.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablando de personalizar, el dial principal de la cámara -de giro un tanto suave, por cierto- dispone de un modo C que puede configurarse con los ajustes predeterminados por el usuario. En esta misma rueda, además de los modos PASM, también hay uno para situaciones con poca luz, otro totalmente automático, el modo de escenas y el que permite trabajar con media docena de filtros artísticos, como en las cámaras Pen de la propia Olympus.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los menús, por cierto, han sufrido un considerable lavado de cara respecto a lo visto en modelos anteriores, con un sistema de colores y resaltados que realmente mejora su aspecto.

Pantalla OLED
Además de la óptica, hay otro dato de las especificaciones que no puede pasarse por alto. Y es que la XZ-1 incorpora una pantalla de 3 pulgadas y de tipo OLED. Una tecnología que, por cierto, no se prodiga demasiado en el escaparate de cámaras.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con una resolución de 614.000 puntos, su contraste y visibilidad (lateral e incluso a plena luz del sol) son excepcionales. De lo que no nos libramos es de las franjas moradas verticales que se producen al apuntar la cámara a una fuente de luz directa y muy fuerte.

Además, también es posible utilizar un visor electrónico externo -el mismo empleado para las Micro Cuatro Tercios de la firma- gracias al conector situado bajo la zapata para flashes.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El encendido de la cámara es muy rápido (menos de 1 segundo), aunque el sistema de enfoque automático parece tardar algo más en reaccionar, al menos en este modelo desprovisto del firmware final. Este detalle hace que desde que pulsamos el interruptor hasta que es posible tomar la primera imagen pasen casi 3 segundos.

Aunque en los datos oficiales a los que ha tenido acceso este medio se habla de una velocidad de obturación máxima de 1/4000 de segundo -algo que sería de agradecer para aprovechar la apertura máxima de la óptica-, en el modelo probado este valor aparece limitado a 1/2000 de segundo.

En el otro extremo, es posible ajustar exposiciones de hasta 60 segundos o 13 minutos en modo "bulb". La cámara dispone, además, de filtros de densidad neutra.

En lo que respecta a la velocidad de disparo, ya es de sobra conocido que el sensor empleado por esta cámara -un CCD de 10 megapíxeles de 1/1,63 de pulgada- no es especialmente rápido. Aunque en el momento de escribir estas líneas no disponemos de datos confirmados al respecto, todo hace pensar que la cámara andará entre los 2 y 3 fotogramas por segundo.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Disparando con la máxima resolución, en formato JPEG y con una tarjeta SD Card de la familia Extreme de SanDisk, la duración de la ráfaga parece ilimitada, o al menos supera sin problemas los 50 disparos consecutivos. Exactamente lo mismo pasa en RAW, y sólo si combinamos ambos formatos el buffer de la cámara se resiente más allá de una quincena de disparos. Durante la ráfaga, eso sí, la pantalla se queda en negro y perdemos la previsualización.
i.Zuiko, el toque de la casa
Visto que en el diseño y en la hoja de especificaciones de este tipo de cámaras no hay mucho margen para la originalidad, los fabricantes han optado por centrar sus esfuerzos en sacar pecho con la óptica.

Si algunos modelos lo hacen con la cobertura angular, Olympus ha optado por la luminosidad del objetivo de esta XZ-1: un zoom de 4 aumentos que rinde unas focales equivalentes a 28-112 milímetros y con una luminosidad máxima de f1.8-2.5. Unos datos, por tanto, similares a los de la ya citada Samsung EX1 pero con algo más de zoom y focal, a cambio de sacrificar los 24 milímetros.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este objetivo con denominación i.Zuiko -se trata de la primera compacta que asume el nombre de las ópticas intercambiables de Olympus- goza de un movimiento bastante rápido y silencioso a la hora de cambiar las focales.

Por lo que hemos podido probar hasta ahora, el enfoque automático también merece una buena nota en cuanto a velocidad y precisión. El sistema se beneficia de los avances de algunas de las últimas compactas de la firma (la SP-800 UZ fue de las primeras en adoptar un autofoco realmente veloz) y se muestra ágil y sin las clásicas dudas de algunos mecanismos a la hora de fijar un punto de foco.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque manual cuenta con la ayuda de un sistema de ampliación en pantalla bastante práctico, aunque su control a través del dial posterior no resulta muy cómodo. La posibilidad de enfocar en modo macro a sólo 1 centímetro de distancia es otro de los datos más interesantes de este zoom.

Con una apertura máxima de f1.8, la óptica permite cerrar el diafragma hasta f8. Pero, ¿hasta qué punto es utilizable ese f1.8? Aunque por ahora no podemos publicar imágenes a resolución completa, basta echar un rápido vistazo a estas miniaturas para ver el nivel de viñeteo que produce la óptica con diferentes aberturas.

Foto: Quesabesde
Fotografías tomadas con una Olympus XZ-1 de preproducción y redimensionadas. Haz clic en la imagen para ver el cuadro comparativo a mayor tamaño.

Según hemos podido comprobar, tanto el oscurecimiento como la distorsión están muy bien corregidos, con unos resultados muy decentes incluso en la máxima apertura y ya estables a partir de f2.8. Habrá que esperar a poder procesar los archivos RAW de la cámara -en formato ORF- para descubrir si se trata sólo de correcciones ópticas o aplicadas por la cámara.

Foto: Quesabesde
Fotografía tomada con una Olympuz XZ-1, redimensionada y con los niveles ajustados. En la imagen puede apreciarse el nivel de viñeteo y distorsión de la óptica a 28 milímetros y con su apertura máxima de f1.8.

Entre las prestaciones de la XZ-1 tampoco falta un sistema de estabilización mecánico que, según las primeras pruebas realizadas con esta unidad no final, permite realizar tomas a pulso con el zoom extendido (112 milímetros) a una velocidad de hasta 1/15 de segundo.

Con todos los ingredientes
¿Qué le podemos pedir a una cámara compacta que cueste los 470 euros que lucen en la etiqueta de precio oficial de esta nueva Olympus?

Una construcción en condiciones, un manejo pensado para usuarios avanzados, controles manuales y formato RAW, una óptica angular, luminosa y de calidad. Tras estos primeros días de contacto, parece que todo está en su sitio, aunque algunos detalles del manejo y la personalización deberían ser revisados.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Falta por ver el rendimiento del sensor, aunque dadas las coincidencias con el de la LX5 de Panasonic no cabe esperar demasiadas sorpresas en cuanto a calidad y control de ruido.

Aunque los 6.400 ISO de sensibilidad suenan muy optimistas, estamos convencidos de que combinando ese f1.8 con un 800 ISO presumiblemente utilizable, la XZ-1 será capaz de encontrar un hueco en este segmento. Y eso pese a ser la última en llegar a una fiesta que ya está bastante concurrida.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar