• Google Nexus S: análisis
  • Sony Ericsson Xperia Play: análisis
Prueba de producto
UN ANTES Y UN DESPUéS

Olympus XZ-1: análisis

 
7
ABR 2011

Con toda probabilidad, estamos ante una de las sorpresas de la temporada en lo que se refiere a compactas de altos vuelos. Con permiso de la omnipresente Fujifilm FinePix X100, que juega en otra liga, la Olympus XZ-1 ha sido una de las cámaras que más interés ha despertado gracias a su estupenda y luminosa óptica, que homenaje a antiguos modelos de la casa con un interesante f1.8 en su posición más angular. Pero su lista de bondades no se queda ahí. Rematan la oferta un diseño elegante, un estabilizador efectivo, un CCD de 10 megapíxeles y conocida solvencia y un zoom de 28-112 milímetros suficiente para casi todo. Lástima que algunos aspectos de la grabación de vídeo, las posibilidades de configuración y las opciones avanzadas desmerezcan de una de las compactas más interesantes de la temporada.

La situación está muy clara: Canon (con sus veteranas PowerShot G y las más recientes S90 y S95) y Panasonic (con la Lumix DMC-LX3 y ahora con la LX5) dominan con holgura el mercado de las compactas de gama alta. Así las cosas, ¿qué puede ofrecer a estas alturas Olympus?

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Muy sencillo: su experiencia y buen hacer en el mundo óptico de la mano de los objetivos Zuiko. Y es que pocas compactas pueden presumir hoy día de conseguir desenfoques selectivos, o de poder disparar en interiores sin tener que subir la sensibilidad gracias a la gran luminosidad de su óptica. Esa es la mejor baza la Olympus XZ-1.

Diseño refinado
Disponible en dos colores (blanco y negro), salta a la vista que Olympus ha cuidado mucho el diseño de esta compacta para conseguir un cuerpo muy refinado y elegante. Su peso es considerablemente mayor al de la PowerShot S95 (casi unos 100 gramos de más), emparejándose con el de la LX5 de Panasonic. En total, 275 gramos, incluyendo la tarjeta de memoria y la batería.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este minimalismo y estas líneas tan depuradas pasan factura. La ergonomía es bastante mejorable, puesto que carece de cualquier tipo agarre, salvo el ligero relieve en la parte trasera para apoyar el dedo pulgar. En todo caso, para evitar algún posible susto lo mejor es usarla siempre con la pequeña correa de mano que la acompaña.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara dispone de dos diales. El primero es similar al que emplean las citadas S90 y S95 de Canon: está situado en la parte frontal, concretamente en el barril de la óptica, y se ocupa de controlar el diafragma o la velocidad, dependiendo el modo de prioridad en el que trabajemos.

Pese a que resulta realmente práctico, lamentablemente no es posible definir una función específica en la rueda ni tampoco cambiar su sentido de giro. Una mayor dureza en su accionamiento también hubiese sido de agradecer.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte trasera encontramos el segundo de los mandos: un pequeño dial con una cruceta accionable en cuatro sentidos y que permite seleccionar el punto de enfoque, la modalidad de disparo en ráfaga o la activación del flash.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También en este mando recaen la compensación de la exposición y el control de la velocidad de obturación al trabajar en modo manual (el diafragma en ese caso se maneja con la rueda frontal), pulsando previamente en la zona superior. Aunque resulta un buen sistema para impedir su accionamiento involuntario, también es cierto que resta agilidad.

Pantalla AMOLED
Presidiendo la zona trasera, la XZ-1 estrena una pantalla de tipo AMOLED de 3 pulgadas y 614.000 puntos de resolución. Además de las ventajas teóricas de este tipo de monitores (menor consumo y mayor contraste, básicamente), hemos podido comprobar que la visibilidad lateral y a pleno sol es notable. También la fidelidad a la hora de reproducir los colores reales de la imagen, algo no muy habitual en las pantallas de los modelos compactos.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, no entendemos muy bien por qué se ha optado por una pantalla con proporciones de 3:2 cuando se usa un sensor de formato 4:3. Esto se traduce en la aparición de un par de márgenes negros a lado y lado del monitor, siempre y cuando obviamente usemos la proporción nativa del captor de imagen.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto al resto de mandos, aunque de buen tacto y correcta disposición, la cámara carece de accesos directos tan elementales (en este tipo de modelos, se entiende) como uno para la sensibilidad y otro para el bloqueo de la exposición. Aunque en un principio pensamos que sería posible asignar estas funciones a algunos de los contados botones de la cámara (tal y como ocurre en las cámaras Pen de la firma japonesa), mucho nos tememos que esta opción no se ha contemplado en la XZ-1.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El sistema de menús, por su parte, se muestra escueto y con escasas opciones de personalización o ajustes avanzados. Es una lástima que no se haya trabajado más este aspecto, si bien siempre queda la esperanza que un nuevo firmware pueda poner al día todas estas opciones.
Gran luminosidad
Si bien el CCD de 10 megapíxeles de esta cámara es uno de sus pilares, no hay duda de que lo que marca diferencias es su luminoso zoom, encargado de estrenar la denominación i.Zuiko. Con una longitud focal equivalente a 28-112 milímetros, su punto fuerte es la luminosidad, que va de f1.8 a f2.5.

No sólo nos quitamos el sombrero ante esas cifras, sino también al ver su rendimiento. Incluso trabajando con la máxima apertura, su nitidez y nivel de resolución son envidiables, tanto en el centro como en las esquinas de la imagen.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco hemos notado ningún problema preocupante con las aberraciones cromáticas, que se mantienen muy contenidas, incluso en las situaciones más delicadas. Lo mismo ocurre con la distorsión geométrica y el oscurecimiento de las esquinas, dos asignaturas que se saldan con muy buena nota.

En todo el recorrido, el zoom se mueve de manera rápida y precisa, y ofrece además un interesante modo macro que hará las delicias de todo aquel que quiera acompañar la cámara con el módulo opcional de luz Macro MAL-1.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El sistema de enfoque automático dispone de 11 zonas y permite trabajar de manera automática -la cámara escoge el punto que considera adecuado- o seleccionando el fotógrafo la zona de enfoque. De todos modos, hemos detectado cierta predilección de la cámara por enfocar casi siempre el punto central de la imagen, así que lo mejor será ocuparse en primera persona de esta tarea.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También se ofrece una modalidad de enfoque manual que permite ajustar la distancia con el dial trasero. No obstante, visto el buen rendimiento general del mecanismo automático en casi todas las situaciones (una luz de ayuda entra en acción cuando la escena es oscura) y el buen trabajo incluso en el modo macro, tampoco hemos tenido la necesidad de recurrir a esta opción manual.

Resolución, la justa
La cámara emplea un sensor CCD (apostaríamos que es el mismo o uno muy parecido al que usa la citada LX5 de Panasonic) con una resolución de 10 megapíxeles y un tamaño de 1/1,63 de pulgada. Es decir, casi cuatro veces menor que los utilizados en cámaras Cuatro Tercios, pero notablemente más grande que el que incorporan la mayoría de compactas.
Muestras: 10 MP
Las fotografías se han realizado con una Olympus XZ-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
Unido a su comedida resolución, el resultado es el previsible: un mejor control de ruido y un mayor rango dinámico que en el 95% de cámaras compactas que pueblan ahora mismo el escaparate.

Si bien su rendimiento está un poco por debajo del de sus rivales más directos (cabe suponer que se trata de una cuestión de procesamiento), la XZ-1 ofrece unos resultados excelentes a 100 y 200 ISO. Aunque incluso los más exigentes podrán aprovechar sin mayores problemas las imágenes capturadas hasta 800 ISO, será mejor no superar ese valor, y en todo caso cuidar mucho la exposición y el procesamiento de estas capturas.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Teniendo en cuenta que la cámara no ofrece ningún ajuste para controlar el nivel de reducción de ruido que se aplica a los archivos JPEG, en condiciones complicadas puede ser una buena idea recurrir al formato RAW para poder ejercer un mayor control en el procesamiento de la imagen.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Olympus XZ-1. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1. haz clic en la imagen para ver un recorte
6.400 ISO
El ajuste automático de sensibilidad ha mostrado un comportamiento demasiado conservador, negándose a subir su valor incluso cuando los tiempos de exposición eran realmente cortos. Por tanto, será recomendable ajustar los valores de sensibilidad manualmente -razón de más para pedir un acceso directo- y evitar sorpresas desagradables a la hora de revisar las imágenes.

En cualquier caso, también es cierto que nos ha sorprendido la gran efectividad del estabilizador de imagen mecánico que emplea esta cámara y que permite disparar a velocidades muy bajas (incluso a 1/6 de segundo) sin problemas de trepidación. Un detalle que, unido a la espectacular luminosidad de la óptica, nos permitirá trabajar en la mayoría de situaciones sin tener que llegar siquiera a los a 400 ISO.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Olympus XZ-1. Imágenes tomadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.3. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
Los valores de obturación van de los 60 segundos a 1/2.000 de segundo, una cifra un tanto justa si trabajamos con escenas muy luminosas y queremos aprovechar las aperturas de diafragma más extremas para controlar la profundidad de campo. Pensando precisamente en estas situaciones, la XZ-1 incorpora un sistema de filtros automáticos de densidad neutra (ND) que pueden activarse desde el menú principal de ajustes.

Aunque la calidad de imagen y el rendimiento cromático de la cámara son en líneas generales muy decentes, entre sus puntos en contra hay que mencionar el pobre rendimiento del balance de blancos automático al enfrentarse con luces artificiales.

Filtros artísticos
Aunque posiblemente la mayoría de usuarios que se acerquen a una cámara como ésta se sentirán atraídos por sus controles manuales y las prestaciones avanzadas, en el dial principal de modos también hay espacio para los ya conocidos "filtros artísticos" que desde hace tiempo Olympus incluye en muchos modelos de su gama.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata de un total de media docena de efectos (pop art, enfoque suave, estenopeico, diorama...) que con mayor o menor fortuna pueden dar un toque diferente a nuestras fotos y ahorrarnos el paso por el ordenador.

Otra opción interesante que encontramos en el dial de función es el modo "Bajas Luces", que se encarga de optimizar las fotos nocturnas o con poca luz de manera bastante eficiente, aunque sólo en formato JPEG.

Muestras: filtros artísticos
Las fotografías se han realizado con una Olympus XZ-1
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
Diorama
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
Enfoque suave
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
BN antiguo
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
Estenopeico
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
Pop art
las fotografías se han realizado con una olympus xz-1
Tono dramático
Tampoco falta el modo de escenas (SCN), con un total de 18 opciones, y el sistema iAuto, que se encarga de escoger, en función de la escena, los ajustes que considera más adecuados para cada situación.
Autonomía discreta
La XZ-1 emplea una batería de iones de litio (LO-50B) de 925 mAh con una autonomía bastante discreta. De hecho, durante los días que hemos podido probar la cámara nos ha costado llegar a los 200 disparos sin tener que pasar por el cargador. O mejor dicho, por el conector USB que se ocupa de recargar la batería.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque este tipo de soluciones están cada vez más extendidas y tienen sus ventajas -no hace falta un cargador más en la maleta e incluso podemos cargar la cámara desde el ordenador-, también es verdad que no parece lo más adecuado para una cámara de este nivel.

Además, no olvidemos que el conector USB no es estándar, con lo que el supuesto espacio que nos ahorraríamos al prescindir de un cargador es relativo al tener que acarrear siempre el susodicho conector junto al adaptador y el cable de alimentación que proporciona Olympus. Y puesto que la carga de la batería se realiza dentro de la cámara, no es posible seguir trabajando mientras vamos cargando otra batería de repuesto. Sí, definitivamente no nos convence en absoluto la idea.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además del flash integrado (que se esconde en la parte izquierda superior del cuerpo), la zapata permite usar unidades externas de flash. Este mismo conector abre la puerta al uso de un visor electrónico opcional y a otros accesorios compatibles también con el sistema Pen de la compañía.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejamos para el final el vídeo, una función que cumple aquí un papel bastante secundario por mucho botón de grabación directo que se le haya puesto a la cámara. Los clips de 1280 x 720 puntos a 30 fotogramas por segundo se graban recurriendo al poco eficiente códec Motion-JPEG, que, eso sí, nos permite reproducir los archivos resultantes sin grandes problemas de compatibilidad en cualquier ordenador.

Las secuencias se han grabado con una Olympus XZ-1. Haz clic en la imagen para descargar el archivo de vídeo
Entre los datos positivos de esta prestación hay que mencionar la posibilidad de usar el zoom durante la grabación de los vídeos. Además, el movimiento de la óptica se ralentiza, de tal forma que podemos conseguir transiciones más suaves y sin que el sonido del motor del zoom se cuele en las secuencias.
Casi perfecta
Aunque Olympus tuvo antaño en su catálogo cámaras compactas muy interesantes y con unas ópticas de luminosidad casi impensable (recordemos aquellas Camedia C-5050 y C-7070), hace tanto de aquello que la nueva XZ-1 parece marcar un antes y un después en el escaparate de la compañía.

Más allá de ese f1.8 rotulado en su carcasa y en la óptica, lo cierto es que la luminosidad de este zoom saca nada menos que dos pasos EV de ventaja a una de sus mayores competidoras, la PowerShot S95 de Canon, en sus focales más largas. Cierto que la Samsung EX1 también luce un diafragma de f1.8, pero la XZ-1 se sitúa por delante en lo que respecta al alcance de su objetivo.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si en lo que respecta a la óptica no hay motivos para la queja -algo más de angular, tal vez pedirán algunos-, la ergonomía y el manejo de la cámara constituyen sin duda su punto más débil. La rueda frontal es una brillante idea que no está aprovechada al máximo. Los menús de pantalla, la distribución de los mandos y las opciones de configuración sencillamente no están a la altura del rendimiento y las prestaciones de la XZ-1.

Una pena, porque en lo tocante al resto de parámetros (calidad de imagen, velocidad de respuesta y enfoque, sin ir más lejos) el conjunto resulta muy equilibrado.

Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus XZ-1
Olympus XZ-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto que, pese a esos pequeños fallos (insistimos en que cabe la posibilidad de que un día de estos vea la luz una actualización de firmware que minimice algunos de ellos), sin duda estamos ante una de las compactas más apetecibles del momento, totalmente recomendable para aquellos fotógrafos avanzados que anden buscando un modelo de bolsillo con controles manuales, formato RAW y una óptica sobresaliente.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
Olympus XZ-1
Artículos relacionados (5)
Prueba de producto
06 / ENE 2011
Más artículos relacionados
0
Comentarios