• Sony Bravia KDL-40WE5: toma de contacto
  • Olympus FE-5020 y FE-4000: primeras impresiones
Prueba de producto
DESPACITO Y CON BUENA LETRA

Olympus E-P1: prueba de campo

 
20
JUL 2009

No pocos estarán de acuerdo en que no era ninguna exageración hablar de la E-P1 como la cámara más esperada del año. Mientras las primeras unidades llegan a los escaparates, ríos de tinta han corrido ya sobre un modelo que pretende convertirse en el puente más firme entre la orilla de las réflex y la de las compactas. Tras pasar unos cuantos días con esta Micro Cuatro Tercios y sus dos objetivos a cuestas, esta polifónica prueba de campo pretende colocar en la balanza los mejores argumentos y los puntos débiles de una cámara que despertará pasiones y algunos odios.

Mientras a lo largo y ancho de la red proliferan todo tipo de pruebas, comparaciones y experimentos aprovechando la diversidad de ópticas que admite el estándar Micro Cuatro Tercios y la E-P1, en QUESABESDE.COM ya hemos tenido la oportunidad de convivir unos cuantos días con una unidad final de la cámara y poner un poco de orden entre tanta información dispersa.

Olympus E-P1 y M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
Olympus E-P1 y M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
Olympus E-P1 y M.Zuiko 17 mm f2.8
Olympus E-P1 y M.Zuiko 17 mm f2.8

¿Es la Olympus EP-1 la cámara que muchos usuarios esperaban? ¿Responde a las elevadas expectativas? ¿Es cierto que da un buen repaso en calidad y control de ruido a las SLR del sistema Cuatro Tercios? ¿Qué tal es el rendimiento de los dos primeros objetivos Zuiko para este sistema? ¿Y qué hay del enfoque automático? Una interminable lista de preguntas que ya es hora de empezar a responder.

Pequeña, pero no tanto
Pocas cuestiones son tan subjetivas como dilucidar si una cámara es grande, pequeña o -peor aún- tan pequeña como se esperaba. No volveremos ahora a abordar este tema, ya tratadoen su momento, pero tras pulsar la opinión de varios potenciales compradores de esta E-P1 es interesante comprobar la disparidad de puntos de vista.

Olympus E-P1
Olympus E-P1

Que a día de hoy es complicado miniaturizar más la cámara parece obvio. También que algunos la vean demasiado grande, o al menos, que no concuerde con la idea de "compacta para llevar a todas partes" que se habían formado.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

En lo que sí hay más coincidencia es en que el objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 desplegado hace que el conjunto pierda parte de ese supuesto encanto en miniatura. La explicación es bastante sencilla: el equipo no es mucho más pequeño que una E-450 con el Zuiko de 14-42 milímetros y cuesta unos cuantos euros más.

Olympus E-P1
Olympus E-P1

Consideraciones métricas al margen, tras varios días de convivencia no cabe sino reafirmarse en que la construcción admite pocas pegas. Aunque algunos se echan las manos a la cabeza por el plástico en su estructura interna, por fuera la E-P1 parece lo que tiene que parecer: una cámara diferente y bien rematada.

¿Es perdonable la falta de visor y flash integrado? Posiblemente un precio más moderado hubiera hecho más digeribles estas ausencias, que en todo caso estamos dispuestos a tolerar en futuras versiones a cambio de -por ejemplo- una pantalla abatible.

Despacio, por favor
Pese a que las cuestiones estéticas y ergonómicas son básicas en una cámara como ésta, las dejamos a un lado de momento para centrarnos en su rendimiento práctico y en sus puntos clave.

Olympus E-P1
Olympus E-P1

¿Qué tal funciona el enfoque por contraste? La verdad es que no está nada mal si tenemos en cuenta que ésta es la primera cámara de Olympus -de ópticas intercambiables, se entiende- en la que este mecanismo está solo. Incluso cuando la luz es escasa y pese a no disponer de ningún tipo de lámpara de ayuda al enfoque, funciona razonablemente bien.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

El problema viene -como tantas otras veces- de la mano de las comparaciones. Y es que tras haber podido probar tanto la Lumix DMC-G1 como la GH1 de Panasonic (ambas del sistema Micro Cuatro Tercios y con enfoque por contraste), la verdad es que la E-P1 está un paso por detrás.

Dos de las tres cámaras Micro Cuatro Tercios actuales: la Olympus E-P1 (a la izquierda) y la Panasonic Lumix DMC-G1.

Según hemos podido calcular, el proceso de enfoque dura aproximadamente 1 segundo. Si a ello le sumamos los 2 segundos que tarda la cámara en ponerse en marcha y le ponemos otro medio inexplicable segundo al trabajar con el flash externo, el resultado es evidente: la E-P1 está lejos de ser una cámara veloz.

Olympus E-P1
Olympus E-P1

Ningún problema para quienes piensen en un reportaje tranquilo, pero un inconveniente bastante gordo para los que ya se hacían ilusiones con los "robados" urbanos que esta cámara podría posibilitar.

La Olympus E-P1 con el flash FL-14 montado.

El pequeño flash FL-14, además de provocar que el enfoque automático sea un poco más lento, también quema irremediablemente el primer término de la imagen cuando disparamos en TTL y el sujeto está a menos de 1 metro de distancia de la cámara.

Olympus FL-14
Olympus FL-14
Olympus FL-14
Olympus FL-14

Curiosamente, hemos probado este mismo flash con cámaras Cuatro Tercios y no ha mostrado el mismo problema. Una prueba de que se trata de un simple fallo de comunicación con la E-P1 y que debería de poder solventarse -esperemos- mediante una actualización de firmware.

Los primeros M.Zuiko
Si hay un aspecto que ha despertado interés en torno a esta denominada Pen digital es las posibilidades que abre su bayoneta Micro Cuatro Tercios. Y es que mediante adaptadores para las diferentes monturas, la lista de objetivos compatibles es interminable.

Los adaptadores, como este para ópticas Cuatro Tercios, abren la puerta al uso de un gran número de objetivos con la E-P1.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con los objetivos desarrollados expresamente para el estándar Micro Cuatro Tercios. De hecho, Olympus sólo dispone de dos por ahora (M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 y M.Zuiko 17 mm f2.8), así que echar mano de las opciones de Panasonic o de alguno de estos adaptadores puede ser una buena idea.

Olympus E-P1
Olympus E-P1

En cualquier caso, entre las tareas pendientes de las dos compañías, ampliar su catálogo de ópticas para esta bayoneta debería figurar ya como una cuestión prioritaria: un zoom con algo más de teleobjetivo, un zoom angular y más ópticas fijas y luminosas serían un buen comienzo.

M.Zuiko 17 mm f2.8 y M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6
M.Zuiko 17 mm f2.8 y M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6

Nos conformamos por ahora con estos dos Zuiko, que han mostrado -en líneas generales- un comportamiento bastante bueno con esta E-P1.


Muestras: Máxima resolución © Martín Gallego, QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con una Olympus E-P1 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Fotografías tomadas en en JPEG con ligeros ajustes de contraste y saturación:




La buena noticia es que el zoom de 14-42 milímetros constituye -obviando su diseño y tamaño- una excelente óptica estándar. La no tan buena es que el objetivo fijo de 17 milímetros tiene un rendimiento muy similar a este zoom y no se comporta como una óptica de primera clase. Tras ver los resultados, nos ha recordado mucho al 25 mm f2.8de tipo "pancake" de Olympus para el estándar Cuatro Tercios: correcto, pero no extraordinario.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

Es interesante comprobar que el rendimiento en las esquinas de las dos ópticas con la máxima abertura y la focal de 17 milímetros es muy similar o incluso algo superior en el zoom de 14-42 milímetros.


Muestras: Máxima resolución © Martín Gallego, QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con una Olympus E-P1, un objetivo M.Zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Fotografías tomadas en JPEG con ligeros ajustes de contraste y saturación:






De hecho, este pequeño objetivo fijo tiene, claramente, un problema más marcado con las aberraciones cromáticas que su compañero de aventuras, aunque si en lugar de f2.8 optamos por un diafragma de f4, el efecto se minimiza considerablemente.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

Respecto al visor externo, la verdad es que ha resultado ser un poco decepcionante, más aún si tenemos en cuenta que -como suele ser habitual en este tipo de accesorios- no es especialmente barato.

La E-P1, con el visor externo opcional para el M.Zuiko 17 mm f2.8.

El problema es que, sencillamente, las guías de encuadre no coinciden con lo que realmente después aparece en la foto, con lo que la utilidad del visor es cuestionable, a no ser que estemos dispuestos a acostumbrarnos a esta peculiaridad a cambio de un toque de elegancia en nuestra cámara.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

¿Y qué pasa con las correcciones que se aplican a las ópticas mediante software? Efectivamente, los ingenieros de Olympus han reconocido la existencia de este proceso tanto en los archivos JPEG que genera la cámara como al procesar los RAW con la última versión de Olympus Studio.


Muestras: correciones ópticas © QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con una Olympus E-P1 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Fotografía tomada en JPEG y archivo RAW procesado con Dcraw sin realizar ningún ajuste:


JPEG

RAW
Para comprobarlo, basta con revelar los ficheros RAW con un programa que no aplique las correcciones de la casa (Dcraw, en este caso) para comprobar que, en efecto, la distorsión se corrige a costa de aplicar un leve recorte en la imagen.
Menos ruido
Del mismo modo, si echamos un vistazo a las muestras publicadas, salta a la vista que la E-P1 supone un paso adelante en lo que a control de ruido se refiere dentro de la galaxia Cuatro Tercios. Una mejora que permite utilizar la cámara sin mayores problemas hasta 1600 ISO -el ruido está presente, pero es tolerable- o incluso 2000 ISO si la iluminación no es muy mala.
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Olympus E-P1 y un objetivo M.Zuiko 17 mm f2.8. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
Pero, ¿se trata de una mejora en el sensor de imagen o los aplausos deberían ser para el nuevo procesador TruePic V? Aunque a la mayoría de los usuarios esta cuestión les parecerá un mero detalle totalmente prescindible si el resultado final ha mejorado, hemos querido enfrentar la E-P1 a la joven Olympus E-620 para comprobarlo.
Muestras: EP-1 vs E-620
Las capturas se han realizado a 1600 ISO con una Olympus E-P1 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, y una Olympus E-620 con un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado a 1600 iso con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, y una olympus e-620 con un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
E-P1
las capturas se han realizado a 1600 iso con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, y una olympus e-620 con un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte
E-620
Trabajando a 1600 ISO en formato JPEG y con el modo de reducción de ruido estándar, las diferencias saltan a la vista. Pero, ¿qué ocurre si volvemos a extraer las imágenes directamente desde los archivos RAW de la cámara con la ayuda de Dcraw y la interfaz Megui, siguiendo los consejos de Sergi Monsegur, nuevo colaborador de QUESABESDE.COM?
Muestras: EP-1 vs E-620
Las capturas se han realizado a 1600 ISO con una Olympus E-P1 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, y una Olympus E-620 con un objetivo Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Imágenes tomadas en RAW y procesadas con Dcraw. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado a 1600 iso con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, y una olympus e-620 con un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en raw y procesadas con dcraw. haz clic en la imagen para ver un recorte
E-P1
las capturas se han realizado a 1600 iso con una olympus e-p1 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, y una olympus e-620 con un objetivo zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en raw y procesadas con dcraw. haz clic en la imagen para ver un recorte
E-620
Tal y como imaginábamos, las diferencias se diluyen notablemente, por lo que cabe pensar que el mérito no reside tanto en el Live MOS de 12 megapíxeles, sino en la excelente labor del nuevo procesador de imagen.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

Experimentos extraños al margen, lo cierto es que los resultados que ofrece la cámara -o mejor dicho, el conjunto formado por el cuerpo y estas dos ópticas- son realmente buenos. Los colores, la nitidez de las tomas, el rango dinámico -cuidado con las luces altas, como siempre- están a la altura de las expectativas.

Muestras: RAW
Las capturas se han realizado con una Olympus E-P1, un objetivo M.Zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. Imágenes tomadas en formato RAW y procesadas con Olympus Studio 2.3
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con olympus studio 2.3
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con olympus studio 2.3
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con olympus studio 2.3
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con olympus studio 2.3
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con olympus studio 2.3
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con olympus studio 2.3
Si la idea era trasladar el rendimiento de las cámaras Cuatro Tercios a un conjunto de dimensiones más reducidas e incluso mejorarlo en algunos aspectos, sin duda Olympus ha hecho un excelente trabajo.
Con buena letra
Pese a esta buenas impresiones generales en lo que respecta al rendimiento y la estética de la cámara, la Olympus E-P1 se enfrenta -como todas las primerizas- a unos cuantos problemas que posiblemente podrán irse limando en futuras versiones.
Muestras: Máxima resolución
Las capturas se han realizado con una Olympus E-P1, un objetivo M.Zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6.
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6.
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6.
las capturas se han realizado con una olympus e-p1, un objetivo m.zuiko 17 mm f2.8 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6.
El elevado precio, la falta de agilidad provocada por un enfoque algo lento y ese M.Zuiko 17 mm f2.8 que no es tan magnífico como algunos esperaban son, de forma resumida, algunas de sus principales limitaciones.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

Dejamos en manos del respetable decidir si esa corrección a posteriori que necesitan las ópticas para tener un buen rendimiento es una herejía para el prestigio de los Zuiko o una simple curiosidad para el 95% de los usuarios.

M.Zuiko 17 mm f2.8
M.Zuiko 17 mm f2.8

¿Estaríamos dispuestos a pagar unos cuantos cientos de euros más por objetivos ópticamente perfectos que no requieran este tipo de "trucos"? Dicen los rumores que Leica podría estar ya manos a la obra con este tema.

Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1
Olympus E-P1

Pero, cuestiones técnicas al margen, el mayor obstáculo al que se enfrenta esta E-P1 es nacer con demasiados compromisos, algunos de ellos difíciles de compatibilizar entre sí, como intentar contentar a los usuarios avanzados que quieren complementar su SLR y simultáneamente a un público mucho más popular.

Olympus E-P1
Olympus E-P1

Si es o no la cámara que muchos esperaban será cada usuario quien tenga que decidirlo. Lo que está claro es que, a día de hoy y con todas sus imperfecciones, es lo más parecido a una compacta de calidad o una SLR en miniatura del mercado. Y todo ello sin ser ni una réflex ni una compacta.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar