• bq Aquaris M4.5: análisis
  • Motorola Moto G (2015): análisis
Prueba de producto
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Olympus E-M10 Mark II: análisis

15
25
AGO 2015
Texto y fotos: Iker Morán

Hace ya un par de años que la saga OM-D de Olympus consiguió recolocar a la firma –tras un periodo un poco a la deriva- en el escaparate fotográfico menos anodino. Y es que estas cámaras se han situado con el paso del tiempo entre las más interesantes del mercado en cuanto a prestaciones, precio y tamaño, y la renovación de la OM-D E-M10 sigue precisamente por esta misma línea.

Olympus OM-D E-M10 Mark II
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La más sencilla y asequible de la familia se ha puesto hoy mismo al día en forma de OM-D E-M10 Mark II, heredando algunas de las funciones de sus hermanas mayores y convirtiéndose -tanto por diseño como por competitividad- en una cámara sin espejo muy tentadora. Recién anunciada y con un precio de lanzamiento de 600 euros, hace unas semanas tuvimos la ocasión de probarla durante unos días.

Diseño OM

La segunda generación de la E-M10 sigue la estela de sus predecesoras en lo tocante a diseño. De hecho, tomar otra senda en este sentido habría sido una locura por parte de Olympus, puesto que la estética de esta gama es una de sus mejores bazas.

De todos modos, y pese a que se mantienen las líneas básicas, hay alguna que otra concesión a las novedades que no estamos seguros de que vaya a convencer a todo el mundo. Hablamos –como ya habrán adivinado quienes se hayan fijado en las imágenes de la cámara- de esa apuesta por elevar los diales superiores.

olympus om-d e-m10 mark iiolympus om-d e-m10 mark iiolympus om-d e-m10 mark iiolympus om-d e-m10 mark iiolympus om-d e-m10 mark iiolympus om-d e-m10 mark ii
Diales más altos

La mayor altura de los diales de control es el cambio de diseño más llamativo. Una novedad que puede no gustar estéticamente, pero que mejora la manejabilidad del conjunto

olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Iker Morán (Quesabesde)
olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Iker Morán (Quesabesde)
olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Iker Morán (Quesabesde)
olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Iker Morán (Quesabesde)
olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Iker Morán (Quesabesde)
olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Iker Morán (Quesabesde)

Aunque estéticamente nos deja un poco fríos la solución, tampoco hay que exagerar, porque en líneas generales seguimos ante una cámara innegablemente bonita. Además, esos milímetros de altura del dial de modos y de las dos ruedas de control –que por ese precio tener dos es un lujo- hacen que el manejo resulte un poco más cómodo. En realidad ya lo era en la E-M10, pero la posición de los dedos es ahora algo más natural.

El interruptor también estrena ahora mando y posición, situándose en la parte superior izquierda. Pese a ser práctico y estar bien ubicado para poder poner en marcha la cámara en un momento, nos hemos encontrado con un problema: al contar con tres posiciones y ser la última de ellas la encargada de elevar el flash, el exceso de ímpetu o las prisas han hecho que muchas veces, en lugar de solo encender la cámara, también hayamos activado el flash.

olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Las diferencias con la E-M5 Mark II, sobre todo respecto a la resistencia y el manejo, justifican los 600 euros que cuesta esta OM-D

Pequeños detalles que se van puliendo tras horas de uso con la cámara y con los que -en todo caso- será fácil sobrevivir. Sobre todo si tenemos en cuenta que lo realmente importante es que el manejo general de la cámara está bien resuelto. Además de las ya citadas ruedas de control, la E-M10 Mark II ofrece tres botones de función en la parte superior que podemos configurar a nuestro gusto.

Es verdad que las diferencias con la OM-D E-M5 Mark II siguen siendo notables, no tanto en cuanto a diseño pero sí en lo referente a la resistencia del cuerpo o en algunos detalles del manejo. Pero eso es algo lógico teniendo en cuenta que hay que mantener cierta distancia entre las gamas y justificar las diferencias de precio.

Por cierto, si la empuñadura resulta pequeña para nuestras manos (una queja recurrente, sobre todo si se usan ópticas un poco grandes), siempre está la posibilidad de incluir la empuñadura opcional, que además cuenta con un ingenioso sistema de liberación.

Estabilizador de 5 ejes, ahora sí

Fiel a los 16 megapíxeles y alejada por ahora de esa apuesta de mayor resolución que ha hecho Panasonic dentro del sistema Micro Cuatro Tercios (¿veremos pronto alguna Olympus de 20 megapíxeles?), sin duda la gran novedad de la E-M10 Mark II apunta a su estabilizador de imagen integrado.

Y es que frente al sistema de 3 ejes usado en la generación anterior, ahora esta OM-D recurre al mecanismo de 5 ejes que tan buena fama ha dado a algunas cámaras de Olympus en los últimos años. Un sistema compatible con todas las ópticas que montemos en la cámara y que, según hemos podido comprobar durante los días de uso, ofrece una mejora media de unos 3 pasos, aunque podemos llegar a los 4 pasos por debajo de la velocidad de disparo recomendable si la cámara está bien sujeta.

Muestras: JPEG
Fotografías realizadas con una Olympus OM-D E-M10 Mark II y el objetivo Olympus M.Zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 EZ
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez
fotografías realizadas con una olympus om-d e-m10 mark ii y el objetivo olympus m.zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ez

La gran novedad de esta Mark II es su estabilizador de imagen, que promete 4 pasos y a veces los llega a alcanzar

No obstante, desde Olympus nos confirman que no se trata exactamente del mismo estabilizador visto en la E-M5 Mark II y que de hecho presentaba alguna mejora respecto a la OM-D E-M1. Así, este sistema promete 4 pasos (y los llega a alcanzar en ocasiones) frente a los 4,5 de su hermana mayor.

Pero más allá de comparaciones entre los diferentes modelos, lo que es cierto es que se trata de una función eficaz y de gran utilidad. Tampoco hay que olvidar que los movimientos de Sony y Panasonic ofreciendo una interesante combinación de estabilizador en el cuerpo de la cámara y en la óptica suenan prometedores, aunque es verdad que a día de hoy la propuesta de Olympus es la más pragmática. Al menos por ahora, insistimos.

Muestras: RAW
Fotografías hechas con una Olympus OM-D E-M10 Mark II y los objetivos Olympus M.Zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 EZ y M.Zuiko 17 mm f1.8

Volviendo al estabilizador de 5 ejes, su presencia se nota también en la grabación de vídeo. Así, los resultados son muy buenos trabajando sin ningún tipo de soporte y en movimiento, aunque es cierto que no llegan a igualar los espectaculares clips estabilizados que conseguimos con la E-M5 Mark II. Posiblemente la diferencia entre ambos mecanismos radica más en este terreno que en el de las fotos.

Y hablando de vídeo, la renovada E-M10 Mark II también pone al día sus prestaciones en este campo, ofreciendo ahora grabación Full HD a 50, 25 y 24p. Para quienes busquen 4K, Olympus por ahora se ha conformado con una opción para crear secuencias time-lapse con esta resolución.

Seguro que esta prestación despierta cierto interés entre algunos usuarios, y es verdad que es muy sencilla de usar, pero al menos nosotros la cambiaríamos encantados por algo que hace mucha más falta si hablamos de grabación de vídeo: una conexión para micrófono auxiliar.

Visor mejorado

Si el citado estabilizador de 5 ejes es uno de los protagonistas de esta nueva generación, el visor electrónico también merece su atención. Pieza cada vez más importante dentro de las cámaras sin espejo para competir contra las réflex tradicionales y convencer a aquellos que creen que un visor óptico es mucho mejor, la E-M10 Mark II dobla la resolución de este elemento respecto a su predecesora (2,36 millones de puntos), apuesta por la tecnología OLED y ofrece una magnificación mayor (0,62x).

Unos datos similares a los de la E-M5 Mark II, con la que insistimos en compararla pese a que en este caso el visor electrónico es algo mayor, con una ampliación de 0,72x. Un punto más en el que Olympus ha hecho un buen trabajo a la hora de separar gamas, aunque eso no sea siempre una buena noticia para el usuario.

El nuevo visor dobla la resolución del de su predecesora (2,36 millones de puntos), apuesta por la tecnología OLED y ofrece una magnificación mayor (0,62x)

olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Y qué ha pasado con el sensor, del que apenas hemos hablado? El CMOS de 16 megapíxeles sigue en su lugar, y lo mismo ocurre con el procesador de imagen TruePic VII, con lo que los resultados no presentan grandes cambios respecto a la E-M10 pese al salto generacional.

Así que en este punto el guion es de sobra conocido: buena calidad de imagen, excelente color, unos JPEG casi perfectos y un control del ruido y el rango dinámico competitivo –y suficiente para la inmensa mayoría de los usuarios-, aunque no puntero en este segmento de precios.

olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin novedades en la calidad de imagen, toca fijarse en detalles como la obturación de 1/16.000 segundos o las opciones ampliadas del Wi-Fi

Las diferencias, como estamos viendo, hay que buscarlas en otros apartados y no en la calidad de imagen, por mucha lupa que le pongamos al asunto. Así, resulta interesante comprobar que ahora contamos con la opción de trabajar con obturación electrónica hasta 1/16.000 segundos o que la velocidad de disparo crece ligeramente de 8 a 8,5 fotogramas por segundo.

La conexión Wi-Fi ya presente en el modelo anterior para poder no solo transferir imágenes sino también controlar la cámara de forma remota llega con opciones ampliadas. Y por supuesto los amantes de los filtros no se aburrirán con las 14 opciones que ofrece esta E-M10 Mark II.

Puesta al día para la más pequeña

Acercar a todos los bolsillos prestaciones que hasta hace nada quedaban reservadas para los modelos más caros ha sido siempre la misión de esta gama de modelos de entrada. Algo que la OM-D E-M10 Mark II hace a la perfección ofreciendo un estabilizador de 5 ejes como principal novedad respecto a la generación anterior.

Si a esto le sumamos un diseño realmente atractivo –sí, con algún que otro pero debido a esos diales elevados-, un excelente visor, un enfoque automático que responde realmente bien, una amplísima gama de ópticas y una calidad de imagen muy competitiva, estamos ante una cámara que con un precio de lanzamiento de 600 euros no tardará en figurar en nuestras listas de gangas recomendables.

Con un estabilizador de 5 ejes pero sin cambios en el sensor, esta OM-D nos permite acceder a muchas de las prestaciones de la E-M1 a un precio más asequible

olympus om-d e-m10 mark ii
Olympus OM-D E-M10 Mark II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Los amantes de las novedades, como siempre, es posible que esperasen algo más en cuanto al sensor o al procesador utilizado. Pero, de nuevo, no podemos perder de vista que estamos accediendo a muchas de las prestaciones de la E-M1 por solo una parte de su precio.

Por el camino se quedan, claro, detalles que para muchos pueden ser básicos y les lleven a pensar más en la E-M5 Mark II como una alternativa válida. El cuerpo sellado, el estabilizador optimizado para tomas de vídeo o la ráfaga de hasta 10 fotogramas por segundo se encargan de recordarnos que estamos hablando de dos gamas y precios diferentes.

Productos relacionados (2)
15
Comentarios
Cargando comentarios