• Nikon D600: análisis
  • Samsung Galaxy Ace 2: análisis
Prueba de producto
PARA AMANTES DEL RETRATO

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8: análisis

1
15
OCT 2012

No arrasará en los escaparates, pero es de ese tipo de objetivos que cualquier sistema fotográfico debería tener en sus filas. Con esta filosofía se presenta el M.Zuiko 75 mm f1.8, que sigue la senda iniciada por los recientes 12 mm f2 y 45 mm f1.8 y aspira a convertirse en el teleobjetivo corto de referencia para el estándar Micro Cuatro Tercios. Con un rendimiento excepcional ya desde la máxima apertura y una construcción a la altura de su precio (en torno a los 800 euros), esta pieza, que con la OM-D E-M5 forma una gran pareja, hará las delicias de los adeptos a la fotografía de retrato.

Sin perder de vista que el M.Zuiko 75 mm f1.8 se comporta en realidad como un teleobjetivo de 150 milímetros cuando lo montamos en una cámara Micro Cuatro Tercios, sorprende que Olympus no haya desarrollado una óptica con este rango focal y esta luminosidad desde el Zuiko OM 85 mm f2, hace ya muchísimos años.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ni en su fugaz aventura de objetivos con autofoco para cámaras de carrete ni en el escaparate Cuatro Tercios encontramos una óptica similar. Mientras tanto, otras firmas han procurado incluir en su oferta como mínimo un modelo parecido (en ocasiones dos), con luminosidades de f1.8, f1.4 e incluso f1.2.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, si enfrentamos la creciente saga de ópticas Micro Cuatro Tercios con las disponibles para la montura Cuatro Tercios, descubriremos que los modelos parecen complementarse más que duplicarse. ¿Tiene Olympus escondido un as en la manga para que algún día podamos utilizar aquellos estupendos Zuiko en sus cámaras más recientes? Eso se rumorea desde hace mucho (demasiado) tiempo, así que confiemos en que no quede todo en agua de borrajas.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero volviendo al presente, pese a encontrarnos ante una focal clásica, es cierto que con el paso de los años se han ido refinando los diseños ópticos. Este M.Zuiko 75 mm f1.8 dispone de 10 piezas organizadas en 9 grupos, de las cuales 5 son de vidrios especiales.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si añadimos que debido al mecanismo de enfoque interno no se estira el barrilete ni gira la lente frontal al enfocar (cosa buena para colocar filtros), la propuesta pinta muy bien. Además, su peso de 305 gramos lo hace el más liviano de su categoría, y también es el más pequeño con sus 64 milímetros de diámetro y 69 de longitud.

Entre las manos

A simple vista este M.Zuiko aparenta ser un objetivo muy sencillo. La única pieza móvil es el aro de enfoque, muy agradable al tacto, estriado, con la dureza justa al girar y con ausencia total de holguras. Nada más. Ni anillos ni interruptores. Un minimalismo que, la verdad, se agradece.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte trasera sobresale la bayoneta metálica, con 11 pines de contacto de aspecto impecable, así como la lente posterior que impide la entrada de polvo y suciedad al interior del objetivo. La tapa frontal, correcta, es la habitual en esta gama, con dos pequeños pulsadores para su extracción. Como puede deducirse por las fotos que ilustran este artículo, el parasol no viene de serie.

En marcha

Disponible sólo en plata, el objetivo desentona ciertamente una vez lo colocamos en la OM-D EM-5 negra que hemos utilizado para esta prueba.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ya con la cámara en marcha, el enfoque es muy rápido, preciso y silencioso en cualquiera de sus modos, incluido el de seguimiento. Trabajando con el autofoco y elegida la opción de ajuste manual ("SAF + MF"), se activa una lupa en el visor en cuanto tocamos el aro del objetivo para que podamos enfocar a mano con mayor precisión. De gran ayuda, este mecanismo está muy bien resuelto.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La secuencia de enfocar a distancias cortas para hacerlo luego casi hasta el infinito es prácticamente instantánea. Precisamente la mínima distancia de enfoque, de 84 centímetros, nos ha parecido un poco excesiva. En cualquier caso, se aproxima a las marcas de objetivos de focal parecida de otras firmas.

Los resultados

El rendimiento de este M.Zuiko se salda con una nota excelente. Tan sólo encontramos un ligero oscurecimiento en las esquinas al usar el diafragma de f1.8 (corregido en parte si se activa en la cámara la compensación de sombras), pero ya a partir de f2.8 este fenómeno pasa desapercibido. La distorsión es muy leve y se manifiesta en forma de acerico.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con un objetivo M.Zuiko 75 mm f1.8 montado en una Olympus OM-D E-M5.

Pero es en la resolución de imagen donde este objetivo destaca: nos ha sorprendido gratamente la poca diferencia en cuanto a calidad entre el centro y la esquina del fotograma. Ya con la máxima apertura disfrutamos de una calidad de imagen excelente, con levísimas aberraciones cromáticas en la esquina que son sólo perceptibles tras realizar un minucioso examen de la imagen ampliada al 100%.

Muestras: M.Zuiko 75 mm f1.8
Las fotografías se han realizado con un objetivo Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 montado en una Olympus OM-D E-M5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5.

La resolución se mantiene en unos valores muy elevados en el centro y las esquinas de la imagen hasta f16. A partir de este punto la difracción pasa factura y se lleva por delante parte del detalle. A f22 es tan evidente que nos tenemos que volver a preguntar si tiene sentido hacer que el diafragma cierre hasta este extremo. Un ejemplo de ello es que a f1.8 las fotografías tienen más calidad en la esquina que en el centro a f22.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero excepto en esta apertura, por lo demás el comportamiento de la óptica es impecable. Si exponemos correctamente no será necesario apenas tocar las fotos en el ordenador para dar con unos resultados espectaculares.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con un objetivo Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 montado en una Olympus OM-D E-M5. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Camera Raw.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw.
las fotografías se han realizado con un objetivo olympus m.zuiko 75 mm f1.8 montado en una olympus om-d e-m5. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw.

Estamos sin duda ante un objetivo que envejecerá bien incluso cuando tenga que enfrentarse a futuras generaciones de cámaras armadas con sensores más potentes y resolutivos.

Enfocar o desenfocar

Tal y como ya hemos recordado, el M.Zuiko 75 mm f1.8 ofrece una focal equivalente a 150 milímetros en paso universal. No obstante, la profundidad de campo va a ser mayor que la de un teleobjetivo de 150 milímetros tradicional, por lo que tendremos que regirnos por normas propias para saber qué saldrá enfocado y qué no.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si somos amigos de que todo salga enfocado en nuestras fotos (en paisajes, elementos arquitectónicos o bodegones, por ejemplo), basta con que trabajemos a f11. Si por el contrario se trata de conseguir un desenfoque selectivo, lo conseguiremos trabajando desde f1.8 hasta f4. El "bokeh" que proporciona este M.Zuiko, por cierto, nos ha parecido muy armonioso y nada estridente, incluso con puntos brillantes posteriores.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El apartado de las luces altas también lo resuelve bien este teleobjetivo, que no produce halos extraños ni difracciones aun con los rayos del sol entrando directamente en el fotograma. La naturalidad de las tomas es asombrosa cuando se trata de escenas nocturnas que incluyen fuentes de luz intensas. Todo indica que el tratamiento antirreflejos ZERO (Zuiko Extra-low Reflection Optical) aplicado por Olympus a las lentes de este objetivo cumple con creces su cometido.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El estabilizador integrado en el cuerpo de la OM-D E-M5 también parece llevarse bien con esta óptica. Según hemos podido comprobar, es posible obtener imágenes aceptablemente nítidas de objetos estáticos disparando a pulso a 1/10 de segundo.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Según hemos podido comprobar, en retratos disparados bajo la luz de una bombilla a 1/60 de segundo algunas zonas de la cara de los sujetos aparecen perfectas y otras -los labios o los ojos- salen ligeramente movidas. En estos casos habrá que subir la velocidad de obturación para asegurarnos congelar el movimiento del retratado. La alta luminosidad del objetivo ayuda, pero no nos podemos saltar las normas básicas para fotografiar objetos en movimiento.

Calidad óptima, precio correcto

Tras cargar varias semanas con este M.Zuiko 75 mm f1.8 y la OM-D E-M5, lo cierto es que pocas pegas se le pueden poner al objetivo. El leve viñeteo en la máxima apertura o la ligerísima distorsión en forma de acerico pasan a un segundo plano cuando comprobamos la superlativa resolución de las imágenes.

Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La posibilidad de conseguir desenfoques selectivos aprovechando su gran luminosidad o de mantener dentro de foco todos los elementos encuadrados cerrando el diafragma es una dualidad de la que muy pocos objetivos equivalentes a 150 milímetros pueden presumir.

Su excelente calidad y su cuidado diseño hacen que esos 800 euros que cuesta no nos parezcan en absoluto excesivos.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

1
Comentarios
Cargando comentarios