• Panasonic Viera TX-P50VT20: análisis
  • HTC Desire: análisis
Prueba de producto
M.POLIVALENTE

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED: prueba de campo

2
21
JUN 2010

Los objetivos todoterreno -esto es, pensados para cubrir la mayoría de escenas- son una garantía de éxito en los escaparates y una de las opciones más populares entre los aficionados. Polivalente y de peso moderado, el nuevo M.Zuiko de 14-150 milímetros es el cuarto objetivo para la saga Micro Cuatro Tercios de Olympus y el primero con una focal larga. Pensado como complemento ideal para los que quieran olvidarse de cambiar de óptica en su E-PL1, en QUESABESDE.COM ya hemos podido probar durante unos días la primera unidad de este zoom que llega a España.

La eterna discusión sobre si es más conveniente usar ópticas de focal fija o grandes zooms todoterreno -queridos por muchos pero desterrados de la bolsa de los más sibaritas- es un clásico que trasciende más allá de bayonetas y sistemas. El nuevo M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED de Olympus es la primera incursión del catálogo Micro Cuatro Tercios de la compañía japonesa en este último segmento.

No es, sin embargo, el primer zoom de este tipo disponible para la joven bayoneta. El Lumix G 14-140 mm f4-5.8 HD de Panasonic hace ya tiempo que cubre este segmento, aunque su mayor tamaño y precio, así como la optimización del enfoque para la grabación de vídeo, lo sitúan en un rango algo distinto al del M.Zuiko.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado las comparaciones, nos hemos propuesto comprobar sobre el terreno si el más joven de los objetivos Micro Cuatro Tercios de la compañía, acompañado de una Olympus E-PL1 convenientemente actualizada con su última versión de firmware, está a la altura de las expectativas despertadas entre los aficionados.

La primera impresión
Tal vez sea porque los ingenieros de Olympus nos tienen mal acostumbrados con sus miniaturizaciones de ópticas para su microsistema, pero el caso es que este zoom de 14-150 milímetros resulta a primera vista algo largo si desplegamos toda su focal.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, resulta curioso comprobar que sus 83 milímetros de longitud sobrepasan los 72 milímetros que luce el Zuiko 40-150 mm f3.5-5.6 para cámaras Cuatro Tercios.

No obstante, hay que reconocer que, montado en la E-PL1 y recogido el zoom, el conjunto no se ve excesivamente grande. Se sitúa en los límites de lo estéticamente aceptable, podríamos decir.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El nuevo Olympus M.Zuiko 14-150 mm f3.5-5.6 ED junto al zoom estándar M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6.

Tal vez un barrilete que se desplegara en dos tramos hubiera sido la solución para hacerlo más corto. Sin embargo, cabe pensar que las implicaciones de diseño y precio posiblemente no hagan viable esta idea.

Bien construido
La bayoneta del objetivo es metálica y está -igual que los conectores electrónicos- muy bien rematada. Es en este zona, por cierto, donde podemos encontrar la inscripción "Made in China" de la óptica, aunque los datos oficiales nos informan de que tanto su diseño como las lentes asféricas utilizadas tienen su origen en la mítica factoría nipona de Olympus en Tatsuno.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Volviendo a la construcción, el aro del zoom mantiene después de unos días de intenso uso una dureza de giro que nos gusta. El aro de enfoque, por su parte, está bien dimensionado, con un tacto suave pero firme. Los dos anillos se muestran también libres de holguras.

Aunque pensábamos que la ausencia de parasol era una peculiaridad de esta temprana unidad probada, desde Olympus nos han confirmado que el modelo final tampoco se suministrará con este accesorio.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin irnos del frontal de la óptica, la tapa del objetivo es muy estrecha y hemos tenido algún problema para accionar los pulsadores a la hora de quitarla. Quizás sería buena idea para un futuro modelo sobredimensionarlos.

El diámetro de filtro es de 58 milímetros, por lo que no será complicado encontrar multitud de accesorios. Por cierto, el filtro polarizador es bienvenido, puesto que no viñetea en las esquinas aunque, puestos a elegir, sería más recomendable uno de tipo "slim".

Por dentro
Con una construcción de 15 elementos distribuidos en 11 grupos, en su estructura hay espacio para tres lentes asféricas y dos elementos de baja densidad.

El sistema de enfoque interno permite que no varíe la longitud del objetivo al enfocar ni gire la parte frontal del mismo. Algo que se agradece cuando, por ejemplo, tenemos montado un polarizador.

Tan sólo la luminosidad de f4 en su punto más angular (14 milímetros equivalentes a 28 en paso universal) nos parece algo elevada, aunque ese f5.6 a 150 milímetros (equivalentes a 300 milímetros) es un valor muy correcto para un objetivo de estas dimensiones y precio.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Olympus M.Zuiko 14-150 mm f3.5-5.6 ED montado en la E-PL1 (arriba) y en la Panasonic Lumix DMC-G2.

Como era de esperar, el enfoque automático es uno de los puntos fuertes de esta óptica comparada con los primeros objetivos Micro Cuatro Tercios de Olympus. Igual que el M.Zuiko 9-18 mm f3.5-5.6, el nuevo sistema MSC usado en este 14-150 milímetros repercute en un funcionamiento más suave y silencioso del foco. También su rapidez y precisión son más que correctas.

Tan sólo en las focales más largas cuando cambiamos de un punto de enfoque lejano a uno próximo echamos en falta algo más agilidad.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la focal de 14 milímetros la distancia mínima de enfoque es de 20 centímetros, lo que nos ayuda a hacer tomas efectistas con estética gran angular. Los aproximadamente 30 milímetros de distancia mínima de foco en la focal más larga también permiten adentrarse un poco en el terreno macro, con una capacidad de aumento de 0,48x.

Distorsión, nitidez y viñeteo
La respuesta rápida a cualquier duda sobre el rendimiento de este objetivo en sus diferentes focales y aberturas es bastante sencilla: si diafragmamos a f8, conseguiremos evitar cualquier problema, sea cual sea la posición seleccionada en el recorrido de la óptica.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es aquí donde este M.Zuiko muestra todo su esplendor con focales cortas, medias y largas: ausencia de aberraciones, correcta nitidez en el centro y las esquinas y viñeteo controlado.

Cerrado el diafragma a f22, se aprecia una considerable pérdida de calidad en todo el recorrido, por lo que lo mejor será olvidarse de este valor, o en todo caso reservarlo para cuando no haya más remedio.

Foto: Quesabesde
Recortes realizados a partir de imágenes tomadas con la E-PL1 y el M.Zuiko de 14-150 milímetros con diferentes focales y aberturas de diafragma.

En las pruebas realizadas hemos detectado ligeras aberraciones cromáticas en las esquinas de la imagen al usar las focales de 14 y 75 milímetros, así como una ligera pérdida de nitidez también en el centro a 150 milímetros y f5.6. Si nos fijamos en los bordes de la imagen, los resultados obtenidos empleando la máxima abertura en las focales más cortas también se resienten.

En cuanto a deformación, con la focal de 14 milímetros es bastante evidente el efecto de barrilete, si bien en el resto de focales este problema está totalmente controlado.

Foto: Quesabesde
Recortes realizados a partir de imágenes tomadas con la E-PL1 y el M.Zuiko de 14-150 milímetros con diferentes focales y aberturas de diafragma.

Respecto a la pérdida de luminosidad en los bordes, en la posición más angular hay que cerrar hasta f8 para que desaparezca totalmente el viñeteo. A 150 milímetros y f5.6 éste también es apreciable, aunque mucho más contenido. Basta con cerrar un punto para tenerlo bajo control.

A la calle
El M.Zuiko de 14-150 milímetros es un objetivo ideal para los que gustan ir ligeros de carga pero quieren estar preparados para (casi) cualquier situación. El peso del conjunto (630 gramos incluyendo la óptica, la batería, la tarjeta y la correa) hacen que no resulte incómodo llevarlo colgado al cuello mientras vamos de paseo.
Muestras: M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6
Las fotografías se han realizado con una Olympus E-PL1 y un objetivo M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
Y es que, cuestiones técnicas al margen, poder pasar de 28 a 300 milímetros con sólo un cuarto de vuelta del anillo del zoom da mucho juego a la hora de fotografiar.
Muestras: M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6
Las fotografías se han realizado con una Olympus E-PL1 y un objetivo M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6
Tan sólo habrá que tener cuidado al trabajar con la máxima distancia focal, puesto que el estabilizador mecánico integrado en el cuerpo de la cámara tampoco hace milagros. Ayudándonos del visor electrónico opcional para mejorar la sujeción contra la cara, hemos obtenido imágenes nítidas disparando a 1/20 de segundo con la focal más larga.
Muestras: M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6
Las fotografías se han realizado con una Olympus E-PL1 y un objetivo M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6.Imágenes tomadas en RAW y procesadas con Adobe Camera Raw
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6.imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6.imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6.imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6.imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6.imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con una olympus e-pl1 y un objetivo m.zuiko 14-150 mm f4-5.6.imágenes tomadas en raw y procesadas con adobe camera raw
El objetivo, por cierto, soportó más de un chaparrón durante los días de prueba. Y al menos por lo que hemos podido comprobar hasta ahora, todo sigue funcionando perfectamente pese a que su construcción -eso rezan los datos oficiales- no sea a prueba de agua y polvo.
Correcto y funcional
Juzgado dentro de los cánones de su precio (puede encontrarse a día de hoy por algo menos de 600 euros) y segmento, el M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED consigue aprobar el examen sin grandes problemas.

Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Olympus M.Zuiko 14-150 mm f4-5.6 ED
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Está bien construido, es liviano y su funcionalidad es incuestionable. Como era de esperar, algunos aspectos no salen tan bien parados, como el rendimiento con las focales y aberturas más extremas o el tamaño, algo abultado para los estándares del sistema Micro Cuatro Tercios.

En cualquier caso, resulta un compañero ideal para la E-PL1, y seguramente muchos usuarios lo verán como el único objetivo que en realidad necesitan.

Etiquetas
2
Comentarios
Cargando comentarios