Actualidad

Olympus cesa la producción de su línea de audio portátil m:robe

 
11
NOV 2005

Tan sólo hace un año de la presentación de la primera hornada de dispositivos m:robe, con los que Olympus iniciaba su andanza en el sector de la reproducción portátil de audio. La escueta saga de reproductores -basados tanto en memoria flash como en disco duro- llega ahora a su fin como consecuencia de la fiera competencia del sector.

Olympus presentaba en octubre de 2004 su primera línea de reproductores portátiles de audio bajo la denominación m:robe. Una oferta marcada por dispositivos de bella factura, pero de escaso calado en el mercado con respecto a otras grandes firmas del sector como Apple, Sony o Samsung.

Y es que éste es, aparentemente, el motivo por el que la firma japonesa ha decidido cesar toda la producción de dispositivos m:robe, poniendo el punto y final a su andadura en el panorama del audio portátil, según recoge la agencia Reuters.

Una saga de diseño singular
La línea m:robe no será recordada por su gran número de reproductores, aunque sí por su diseño, innovador y llamativo. Una cualidad que explota de manera clara el MR-100, con su panel de control táctil de acentuado color rojo. Equipado con un disco duro de 5 GB, este reproductor no pasará a la historia por un amplio abanico de prestaciones.

Olympus m:robe MR-100
Olympus m:robe MR-100

El MR-100 fue presentado junto al MR-500i, extraño híbrido entre reproductor musical y cámara digital de 1 megapíxel. Sus principales bazas vienen marcadas por el uso de una pantalla LCD táctil de 3,7 pulgadas y un disco duro de 20 GB para el almacenamiento de archivos musicales y fotográficos.

Las últimas incorporaciones m:robe se inscriben en el sector de almacenamiento de baja capacidad en memoria flash, con versiones de hasta 1 GB. Nacían los prometedores MR-F10, F20 y F30, pertenecientes a una nueva serie F que se desmarca de las anteriores propuestas al ofrecer un más que amplio abanico de funciones.

Olympus m:robe MR-500i
Olympus m:robe MR-500i

Destaca entre ellos el modelo F30, cuya pantalla de tecnología OLED permite visualizar fotografías de formato JPEG y acentúa su más que marcado diseño futurista. Un reproductor de tamaño exigente, pero con una ingente cantidad de características auxiliares tales como la radio FM, el micrófono para grabaciones personales o la posibilidad de registro de fuentes externas a través de su entrada de línea.

La saga m:robe, finalmente, no ha podido soportar el empuje de las firmas más poderosas del sector. Su desaparición implica la extinción de una de las líneas de reproductores de audio de diseño por excelencia.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar