• Olympus E-P1: prueba de campo
  • Ricoh GR Digital III: toma de contacto
Prueba de producto
ANGULAR EXTREMO PARA TODOS

Olympus FE-5020 y FE-4000: primeras impresiones

 
23
JUL 2009

Por si quedaba alguna duda de que las ópticas angulares constituyen una de las modas más pujantes en el escaparate de cámaras compactas, Olympus acaba de añadir su propio granito de arena. Con los objetivos de 28 milímetros ya casi estandarizados, ahora no se trata sólo de ampliar la cobertura hasta los 24 y 26 milímetros, sino de acercar esta prestación a cámaras tan sencillas y asequibles como las nuevas FE-5020 y FE-4000. QUESABESDE.COM ya ha podido conocerlas de cerca.

No nos cansaremos de repetirlo: cualquier atisbo de originalidad es bienvenido en un segmento como el de las compactas, en el que la mayoría de modelos se parecen demasiado unos a otros. A veces, la papeleta se resuelve con alguna prestación de dudosa utilidad práctica, bien sea en forma de filtros para dar un toque de color a las imágenes o, cómo no, con más megapíxeles.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus presentó ayer sus FE-5020 (a la izquierda) y FE-4000.

En otras ocasiones es la óptica -afortunadamente- la que sale ganando. Y no por la vía de añadir más zoom, sino apostando por ampliar la cobertura angular hasta límites con los que sólo modelos bastante más sofisticados y caros se habían atrevido hasta ahora.

Efectivamente, no son las Olympus FE-5020 y FE-4000 las primeras compactas con angulares de 24 y 26 milímetros. La conocida Lumix DMC-LX3 de Panasonic o la veterana Samsung NV24 HD hace ya tiempo que ofrecen este tipo de angular.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El mérito es, precisamente, acercar una óptica reservada hasta ahora a las altas esferas del escaparate a modelos mucho más básicos y asequibles. Sobre el papel, parece una idea estupenda; veamos qué tal es en la práctica.

Pequeñas y ligeras
Teniendo presente en todo momento que estamos hablando de dos modelos sencillos y de precio moderado, lo cierto es que el diseño es un punto a favor de esta pareja.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El plástico, lógicamente, se deja notar entre las manos. Aun así, tanto el tamaño como el grosor del cuerpo impresionan bastante, y más aún teniendo en cuenta el angular que ambas equipan.

Curiosamente, pese a que la FE-4000 luce un zoom menor y un angular de 26 milímetros, es un poco más contundente que la FE-5020, cuyo objetivo presume de una focal mínima de 24 milímetros y consta de un barril considerablemente mayor.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese al buen tamaño y resolución de la pantalla trasera (2,7 pulgadas y 230.000 puntos), nos hemos topado con que la visibilidad del monitor se complica bastante cuando estamos disparando a pleno sol.

Manejo sencillo
Dejando a un lado el buen trabajo de miniaturización realizado, lo que se percibe rápidamente es que las dos cámaras son fieles a su naturaleza de compactas sencillas.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con un manejo totalmente automático, aunque el menú principal asusta un poco por su escasa manejabilidad -por muchos colores que se le pongan-, basta indagar un poco para darse cuenta de que no es tan complicado hacerse con el control de estos 12 megapíxeles.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El botón central (identificado con un "OK"), por ejemplo, da acceso a los controles de sensibilidad (desde 100 hasta 1600 ISO), balance de blancos, resolución y calidad de imagen. Dependiendo del modo de disparo, claro, algunos de estos ajustes quedan invalidados, o mejor dicho, limitados a su modo automático.

Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es muy práctico también el acceso a los diferentes modos de disparo de la cámara. El mismo botón que permite volver de la revisión de las imágenes a la modalidad de captura sirve también para elegir entre el modo programado (el que da mayor margen de control al usuario), el i-Auto, la estabilización digital, la grabación de vídeo o las típicas escenas.

Angular extremo
Pero si algo hace especiales a estas dos FE es, como ya hemos avanzado, su objetivo. No tanto por sus 5 y 4 aumentos ópticos, sino por la inusual cobertura que ofrecen en este segmento y rango de precios.

La FE-4000 apuesta por un objetivo 26-105 mm f2.6-5.9, mientras que la FE-5020 va un poco más allá con su zoom de 24-120 milímetros. La luminosidad de esta última (f3.3-5.8) no es su fuerte, cierto, pero por este precio es difícil pedir más.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto la puesta en marcha de las dos cámaras como el despliegue de sus ópticas es bastante ágil, aunque es notable el ruido que tanto el mecanismo del zoom como el del enfoque producen.

En las unidades de preproducción probadas (no es posible, por tanto, publicar todavía las muestras obtenidas durante esta rápido análisis) el enfoque automático se ha comportado de forma bastante decente. Su arranque es un poco lento, pero una vez en marcha el mecanismo se muestra bastante ágil y preciso en su tarea (teniendo siempre presente el segmento en el que nos movemos).

Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El mando que controla el zoom (un poco pequeño, pero no hay espacio ni grosor para más) también aprueba con nota en lo que se refiere a velocidad de reacción. El zoom óptico, por cierto, no es operativo durante la grabación de secuencias de vídeo con ninguna de estas dos compactas.

Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese al temor a encontrarnos con un objetivo que entusiasmara sobre el papel pero decepcionara a la hora de la verdad, ha sido un alivio comprobar que en ninguno de los dos casos las aberraciones geométricas o cromáticas se salen de lo que podría ser tolerable en este rango de precios.

Y, por lo que hemos podido ver hasta ahora, lo mismo ocurre con la calidad de imagen que ofrecerá esta pareja. Justa, pero suficiente en la mayoría de los casos, sobre todo si se coloca en la balanza de la relación entre calidad, precio y prestaciones.

¡Magia!
Aunque nuestro acento está puesto en las cuestiones ópticas, desde la firma también se hace hincapié en los "filtros mágicos" que estrena esta nueva hornada de compactas.

Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una especie de adaptación de los filtros creativos de las cámaras SLR y Micro Cuatro Tercios que da lugar a cuatro modos: "pop art", "dibujo", "ojo de pez" y "estenopeico". Nos quedamos, sin duda, con estos dos últimos, y echamos de menos una especie de "blanco y negro antiguo" que sustituya a ese efecto de dibujo tan excesivo y aparentemente poco útil.

Olympus FE-5020
Olympus FE-5020
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro aspecto a mejorar es el acceso a estas funciones. Y es que, pese a que Olympus les dedica un apartado exclusivo en el menú de la cámara, no hay ningún atajo para llegar hasta allí de forma más sencilla o pasar de uno a otro filtro sin tener que salir de la opción y volver a empezar.

Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus FE-4000
Olympus FE-4000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, puestos a hablar de trucos de magia, sin duda nos quedamos con ese que permite poner al alcance de muchos bolsillos un angular de 24 o 26 milímetros como el que lucen estas Olympus.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar